x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Detrás de la historia

Miguel López de Legazpi: la fundación de la colonia española en Filipinas

  • Manila quedaba fundada en 1571 sobre una población indígena previa y se establecía como capital de Filipinas, una colonia que duraría hasta 1898
  • Este agosto infoLibre recupera personajes y acontecimientos que, desde la sombra, han marcado la historia de España

Publicada el 23/08/2017 a las 06:00 Actualizada el 23/08/2017 a las 13:31
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Miguel López de Legazpi, gobernador de Filipinas en el s. XVI.

Miguel López de Legazpi, gobernador de Filipinas en el s. XVI.

La Hormiga de Oro
El 24 de junio de 1571 se celebraba una ceremonia por la que quedaba fundada la ciudad de Manila, bajo las órdenes de Miguel López de Legazpi. Se establecía así la capital de Nueva Castilla, nombre que se le dio a la colonia de Filipinas, un territorio que España se apropió pese a no tener derecho legal a hacerlo.

Legazpi (1502-1572) nació en Zumárraga (Guipúzcoa) en el seno de una familia acomodada. Por las labores que desempeñó como escribano en procesos judiciales se cree que tuvo algún tipo de formación en leyes. Al ser el hijo menor de la familia, no tenía prácticamente herencia que recibir, así que en 1528 se marchó a México a hacer carrera. En ciudad de México estuvo trabajando unos años en el Tribunal de la Inquisición, siendo secretario desde 1535, y participó en procesos inquisitoriales entre 1536 y 1543. 

En 1559 Felipe II envía una carta al virrey de México en la que le solicita que envíe una expedición hacia las "islas del Poniente" (Filipinas), por entonces no reclamadas por ninguna potencia occidental. Las islas Filipinas ya habían sido cartografiadas por Fernando de Magallanes en 1521, pero según un tratado firmado en Zaragoza en 1529 ese territorio debía pertenecer a Portugal.

Esta expedición tenía varios objetivos para la Corona española: encontrar la ruta que permitiera volver desde Filipinas a México por el Pacífico, acceder al mercado de especias, establecer un asentamiento que asegurase la presencia española en Oriente, y como era habitual, la predicación de la fe cristiana. 

El cartógrafo y principal impulsor de la expedición, el agustino Andrés de Urdaneta, se mostró contrario a que la expedición se dirigiera a las Filipinas por ese tratado. El virrey encargó su liderazgo a Legazpi por petición de Urdaneta, que lo conocía por ser ambos miembros de la misma cofradía religiosa. 

Sin embargo, tras la muerte del virrey en 1564, la Audiencia de México se hizo cargo de los preparativos de la expedición y cuando esta partió, entregó al guipuzcoano sus órdenes selladas con instrucciones de abrirlas en alta mar. Allí, quedaba claro que el tratado no era importante para los miembros de la Audiencia: el destino era Filipinas.

Viaje sin retorno
  Los cinco barcos (dos de ellos de gran tonelaje y tres más pequeños) iban armados y con unos 200 soldados a bordo. El 21 de noviembre de 1564 la expedición parte desde el puerto de Navidad, en México. El 1 de diciembre el barco más pequeño se separó de la expedición, y en teoría logró regresar desde Filipinas dos meses antes que la expedición principal, aunque no se sabe el motivo de su separación.

En el camino a Filipinas, la expedición se detuvo en varias islas y las reclamó para la corona española: las actuales islas Marshall, Guam o el atolón Wotho. Finalmente, llegaron a Cebú (Filipinas) el 27 de abril de 1565, y comenzaron sus relaciones con los indígenas allí presentes que, como es lógico, desconfiaron de ellos. 

Legazpi exigió la rendición de los indígenas, y cuando estos se negaron a las condiciones de los españoles, utilizó las armas contra ellos, que finalmente se rindieron y aceptaron la paz. Una vez controlada la situación, uno de los barcos inició el regreso a México, a donde llegaron el 1 de octubre de 1565, casi un año después.

El guipuzcoano fue nombrado Gobernador y Capitán General en 1569, y comenzó a fundar ciudades y organizar la nueva colonia española de Filipinas, y trató de establecer un sistema basado en la encomienda americana: los grupos tribales se agrupaban en aldeas dirigidas por un encomendero y con un eclesiástico encargado de la evangelización. 

La colonización por lo general se hizo sin resistencia, ya que la fuerza militar española era tremendamente superior, y hubo más control sobre los abusos y la explotación a los indígenas. No obstante, sí que hubo algunos grupos de resistencia, que perduraron durante siglos hasta la marcha definitiva de los españoles en 1898. 

El Capitán General aprovechó un asentamiento indígena para fundar Manila (que ellos llamaban Maynila por un arbusto local), que estaba dominada por población musulmana. Tras unos momentos de tensión, los líderes nativos aceptaron la soberanía española, y el 24 de junio de 1571 quedaba fundada Manila, donde moriría Legazpi el 20 de agosto de 1572 a causa de un infarto. 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.