La portada de mañana
Ver
Exteriores no contempla romper con Israel como pide Sumar pero logra que la UE endurezca su postura

Caníbales

40 votantes equivocados

El sábado parecíamos niños, pero no: éramos más de cuarenta adultos mayorzotes escondidos detrás de unas arizónicas: esperábamos que el coche de Z. saliera de su garaje de camino a un recado engañoso para esprintar -cargando comida, bebida, regalos, hielo, altavoces…- meternos en su casa y, en quince minutos, montarlo todo, escondernos, callarnos.

(Lo más difícil fue callarse, claro).

***

A mí no me gustan las fiestas sorpresa. Ni las bodas. Ni la Nochevieja. Ni todas esas fechas que te obligan a mentalizarte y planificar la diversión. Lo que pasa es que no me gustan por prejuicio y luego me divierto porque, cerca de gente a la que quiero, los prejuicios se me disuelven con la misma facilidad que el chocolate.

Chocolate bueno, y hasta sin gluten para el cuarenta cumpleaños de una mujer extraordinaria, de una rubia maravillosa, de mi alma favorita. Y ella no sospechaba nada, pero en su pequeño jardín se apretujaba su tribu.

***

Nosotros conseguimos callarnos y ella consiguió no llorar demasiado.

***

“¿Por qué son tan importantes los amigos en tus novelas?”, me preguntaron el lunes en una entrevista. “Porque”, dije muy intensa y muy sincera, “a partir de los cuarenta uno vale tanto como su tribu, como la gente que le quiere”.

***

M. y yo somos tímidos. Dejamos pasar la primera ola de besos y buscamos un rincón umbrío donde contrastar nuestras particulares encuestas cualitativas.

Nos daban resultados similares:

- El voto del PP no se mueve del barco, esté o no Chanquete de capitán.

- El voto de IU cabreado con el PSOE no quiere a Pablo, pero no sabemos cuantificarlo.

- El voto a Podemos por postureo anda medio arrepentido. Igual no vota, igual vota a Albert. No parece volver al PSOE.

- El voto a Podemos por conciencia, indignación o hartazgo del sistema, mantiene voto.

- El voto a Albert se siente reforzado por su líder, es el único que se siente así.

- El voto al PSOE, ay…

Y con ese “ay” intentamos zanjar el tema.

***

De cuarenta personas somos los únicos hablando de política.

***

- Después de estos seis meses de gobierno en funciones, todos los ministros parecen aguados, desteñidos, endebles, borrosos…

- ¡Para, para…! Administra un poco los adjetivos…

- Vale, pero mira el presidente: nunca fue de trazo claro, con o sin plasma, pero se debe sentir más fuerte. Fíjate que habló con los periodistas y todo.

- Sí... Para meterles prisa porque empezaba el fútbol.

- Ay…

- No digas eso, que pareces votante del PSOE.

***

En esa misma entrevista me interrogaron también por la política (era una gran entrevistadora, empeñada en no dejarme indemne). Me preguntó si creía que en diciembre habíamos votado como adolescentes irresponsables.

- No, para nada. Votamos pensándolo mucho, les confirmamos que las cosas habían cambiado, les exigimos que nos escucharan, les marcamos unos cuantos matices nuevos y les pedimos que se entendieran, que sacaran lo mejor de la suma…

- (…)

- Los adolescentes en plena fase de negación son estos candidatos que repiten como si nada, pidiéndonos que corrijamos el voto porque el del 20D se les ha hecho bola.

- (…)

- Claro: cuentan con la desilusión y el cansancio; cuentan con que la abstención les devuelva un resultado convencional y digerible. Ojalá votemos todos...

***

M. y yo salimos de la sombra suspirando, ay. La música era buenísima y, en un ambiente de felicidad absoluta, la tribu de la homenajeada bailaba esta gran versión de Prince.

- ¿Sabes lo que me gustaría?

- Cualquier tontuna.

- Hacer un recopilatorio de votos nulos. En junio van a ser apoteósicos: inteligentes, irreverentes, indignados, reivindicativos…

De fracturas y luces

- Mejor que no sean nulos.

- Lo sé, pero ahora que hasta se hace arte con los mensajes de Tinder, podríamos exponer los votos nulos. Conozco a varios que han votado a Simeone y lo explicaban en la papeleta...

- Anda, tira, baila, calla…

Más sobre este tema
stats