Plaza Pública

Patrias, patriotas, naciones y nacionalistas

Jesús Garrido | Alberto Domínguez | Koldo Méndez

La defensa y protección de la libertad o el derecho a decidir es la mayor de las obligaciones de cualquier formación política que se proclame progresista. Son características del socialismo la lucha contra las injusticias, la explotación y la desigualdad en todas sus formas, entre hombres y mujeres, personas y naciones. Precisamente por esta circunstancia combate la opresión y fomenta la relación libre e igualitaria entre naciones, la unión Internacionalista de trabajadoras y trabajadores libres. Esto convierte a los y las socialistas en defensores de los derechos fundamentales de las personas, no de sus fronteras territoriales, esto último significaría reclamar derechos de una nación sobre otra en virtud de relaciones desiguales e injustas.

Por tanto, los socialistas tienen que apoyar sin ambigüedad que la sociedad catalana ejerza su derecho a decidir sobre la forma de gobierno que prefiere darse, y en base a su respuesta se articule una respuesta normativa que permita su concreción. Por otro lado, en este encuentro con las urnas el socialismo debe expresar un rotundo rechazo al separatismo propugnado por la derecha catalana y por la izquierda independentista, pues el estado soberano que estas formaciones ofrecen no resuelven los problemas de la clase trabajadora catalana, sino que perpetúan las relaciones de explotación laboral, social y económica a la que monarquía y la derecha nacionalista española ha estado sometiendo a dicha sociedad. Precisamente los patriotas de ERC nos han mostrado el camino incorrecto al apoyar los recortes económicos y sociales de CiU en pos de una teórica libertad social que no está avalada ni garantizada, sólo sirve a los intereses de la tradicional burguesía nacionalista catalana.

Por otro lado, el socialismo tiene que aprovechar el proceso soberanista para explicar su propuesta federal. La conciencia individual o colectiva que inclinará la balanza en cualquier sentido reside en la pedagogía previa, pues la verdadera democracia reside en acudir a las urnas plenamente formados e informados de las propuestas que las organizaciones políticas ofrecen y de la realidad política y social. El PSOE está obligado a presentar una propuesta federalista, que Izquierda Socialista reclama desde sus orígenes allá por 1981, la cual tiene que ser explicada con total transparencia a la vez que la ciudadanía debe exigir su correcta y rigurosa exposición. No puede tratarse de una mera reforma administrativa, sino que debe acometer transformaciones profundas, tanto en la actual forma de Estado como en el reconocimiento de hechos diferenciales de tanta envergadura como, por ejemplo, la existencia de lenguas, haciendas y códigos civiles propios.

Atendiendo a sus valores fundacionales, el PSOE debe comenzar definiendo una propuesta federalista, republicana, de lucha de clases y laica, que reconozca la plurinacionalidad de España y rechace la monarquía como institución que por naturaleza es el máximo exponente de la inequidad y la diferencia entre ciudadanos, entre hombres y mujeres libres e iguales. La institución monárquica cercena la culminación de la democracia: elegir libremente la persona que ostentará la Jefatura del Estado. Paralelamente, debe acometer la reforma del Senado para convertirlo en una cámara realmente eficiente y útil a la federación.

El conflicto que surja en el seno de una sociedad que se siente diferente a otra a la que ya pertenece solo se resuelve con pedagogía e igualdad, pero no se le puede hurtar el derecho a decidir por ella misma. Federalismo significa cooperación voluntaria, respeto mutuo, conjunción de esfuerzos en pos de objetivos que estarían vetados en caso de elegir recorrer el camino en solitario. Una sociedad desarrollada económica, social y culturalmente no se puede permitir rechazar la cooperación con otras sociedades si la pedagogía realizada pone en valor las ventajas del federalismo, así como los inconvenientes de la separación y la soledad.

La anunciada reforma de la Constitución que anuncian PSC y PSOE tiene una oportunidad para la credibilidad de la misma y a la vez, en sintonía con sus valores fundacionales, en la cita electoral convocada por el presidente de la Generalitat para el próximo 27 de septiembre, el PSC debe incluir en su programa, y el PSOE debe apoyar, el derecho a decidir del pueblo catalán. Para las elecciones catalanas ya no se propone la celebración de una consulta, se propone la independencia de Catalunya, y eso es algo inasumible desde una visión y progresista y de izquierdas como la que propugnamos.

Nadie combate la libertad; a lo sumo combate la libertad de los demás. La libertad ha existido siempre, pero unas veces como privilegio de algunos, otras veces como derecho de todos.

Karl Marx.

_______________________

Jesús Garrido

es Portavoz Federal de Izquierda Socialista PSOE; Alberto Domínguez es Portavoz Esquerra Socialista -PSC; Koldo Méndez es Portavoz Ezker Sozialista PSE-EE-PSOE

Francisco Caamaño: “El PSOE debe preguntarse qué tipo de federalismo quiere”

Francisco Caamaño: "El PSOE debe preguntarse qué tipo de federalismo quiere"

Más sobre este tema
stats