La portada de mañana
Ver
El Gobierno pone la primera piedra para un frente común europeo que cambie la relación con Israel

Plaza Pública

Compás de espera en la negociación entre PSOE y ERC

Numerosos acontecimientos que se producirán la próxima semana condicionan los avances en la negociación entre PSOE y ERC para la investidura de Pedro Sánchez. Desde un tenso evento deportivo, hasta decisiones de carácter político y judicial dificultan un acuerdo que daría paso a un gobierno estable de izquierdas en España. Todo se vincula al acuerdo sobre un calendario realista que permita desbloquear el conflicto en Cataluña. ¿Es esto posible?

Reconociendo la dificultad de conciliar posiciones muy diferentes y consciente de las enormes presiones actuales y las que llegarán, la negociación entre el PSOE y ERC debe seguir hasta acordar los términos del apoyo de ERC a una investidura que conlleve el refuerzo del autogobierno de Cataluña y le aporte futura estabilidad y una mejora de los derechos sociales de la ciudadanía en todo el país. Esto lo veo posible y tengo confianza en el nuevo PSOE.

Pero hay que superar el vértigo que provoca hacer depender de ERC la investidura y responder a los viejos problemas con nuevas soluciones, coherencia y sentido de responsabilidad de Estado. Porque rechazar la alternativa de pactar y “aparcar” las reclamaciones de máximos de una parte de Cataluña, esto es, la autodeterminación y la secesión unilateral, supondría agravar la situación de confrontación y parálisis política, empeorando el clima de convivencia ciudadana.

Aragonès advierte que en la negociación con el PSOE habrá que encontrar soluciones para los presos

Aragonès advierte que en la negociación con el PSOE habrá que encontrar soluciones para los presos

Necesitamos remansar el conflicto, encauzarlo desde el diálogo dentro de las potencialidades que ofrecen las leyes, un sistema autonómico asimétrico y la propia Constitución, aún sin reformarla. Una opción necesaria pero hoy imposible por el crispado escenario político.

Debemos ganar tiempo y aparcar de común acuerdo, por lo menos durante ocho años, el fondo de un conflicto que no desaparecerá por arte de magia ni a base de judicializar la política. Un tiempo en el que pueden cambiar muchas cosas en diferentes direcciones, un tiempo para tratar de encauzar el fondo del conflicto por vías legales de inclusión.

Supongo que quienes solo han empeorado el problema durante años, prefieren no correr riesgos y despreciar el diálogo, apostando por una gran coalición en España, incluso con exclusión de Pedro Sánchez. ¿No son conscientes de que así se pudrirá el conflicto y se favorecerá el odio de la parte más nacionalista de Cataluña hacia el conjunto de España? Además, una coalición del PSOE con el PP provocaría una total inestabilidad para la gobernanza de un Estado plural y aumentaría los riesgos para la democracia y la cohesión social. ______________Odón Elorza es diputado del PSE-PSOE por Gipuzkoa

Más sobre este tema
stats