La portada de mañana
Ver
La red infinita del lobby de la vivienda: fondos, expolíticos, un alud de 'expertos' y hasta un pie en la universidad

Ábalos distingue entre sus contratos y los de Armengol, en los que ve "quebranto de las arcas públicas" y "estafa"

El exsecretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y la presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol, en el acto de presentación de las candidaturas al Congreso y al Senado de los Socialistas de Baleares, en marzo de 2019.

El exministro de Transportes, José Luis Ábalos, ve diferencias entre los contratos de mascarillas firmados desde su departamento y los del gobierno autonómico de Baleares durante la etapa de la socialista Francina Armengol. A su juicio, lo que ocurrió en esta comunidad fue "estafa" por parte de la empresa y conllevó un "quebranto de las arcas públicas".

Armengol, actual presidenta del Congreso de los Diputados, ha sido señalada porque mientras era presidenta autonómica contrató con la empresa investigada en el caso Koldo cerca de 4 millones de euros en material sanitario.

La presunta trama de mordidas en contratos de material anticovid en la que los investigadores sitúan al asesor de Ábalos, Koldo García Izaguirre, proporcionó unas mascarillas de menor categoría que las contratadas por el gobierno balear.

Ábalos sostiene que no hubo quebranto para las arcas públicas porque "si hay un supuesto enriquecimiento", ha sido a costa de las comisiones y no de los fondos públicos.

Ábalos complica a Sánchez la gestión política del 'caso Koldo' al aferrarse al escaño en el Grupo Mixto

Ábalos complica a Sánchez la gestión política del 'caso Koldo' al aferrarse al escaño en el Grupo Mixto

Al ser cuestionado por el caso de Baleares, en el que la administración compró un millón y medio de mascarillas FFP2 y le entregaron unas de categoría inferior ha señalado: "Eso es estafa", al tiempo que deja claro que en su Ministerio "no ocurrió eso".

El exsecretario de Organización del PSOE dice que no conoce el contrato de Baleares pero que si se han entregado unas mascarillas "falsas" --como también ocurrió en el Ayuntamiento de Madrid, según ha indicado-- entonces "ahí sí que hay un quebranto para las arcas públicas".

En la misma línea insiste que a él no se le pide cuentas por eso y sostiene que el precio que pagó fue "barato" para cómo estaba el mercado en ese momento de escasez.

Más sobre este tema
stats