LAS POLÍTICAS DE FEIJÓO

La administración paralela de Feijóo: más fondos públicos que nunca tras un falso ahorro "histórico"

Feijóo y Rueda, vicepresidente y conselleiro de Presidencia. Sobreimpreso, evolución de las transferencias de fondos públicos CC-BY-SA

En sus primeras semanas como líder del PP, el todavía presidente de la Xunta reitera dos exigencias al Gobierno de España: bajar impuestos y reducir el "tamaño" y el "gasto burocrático" del Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos. En buena medida, reproduce su estrategia de oposición al Gobierno de coalición del PSdeG y el BNG en Galicia (2005-2009), al que prescribió "austeridad" para una administración que debe gastar menos "en sí misma".

En línea con estas reivindicaciones, el PP presentó desde la Xunta tras su regreso al poder en 2009 "planes de reestructuración" de la administración paralela, es decir, de las entidades que había calificado como chiringuitos. Apenas media década después, en 2014, el propio Alberto Núñez Feijóo dio por concluida la primera fase del plan y calificó de "históricos" los ahorros conseguidos. Pero el Consello de Contas –el órgano encargado de supervisar la gestión económica y financiera de la Xunta– viene reiterando una versión muy diferente de lo sucedido. En sus sucesivos informes de auditoría ha afirmado que, en realidad, dicho ahorro era "residual" y, pese a una "reducción neta" del número de entidades, la "importancia económica" de su desaparición era "menor", unos 17 millones de euros en 2016.

La Xunta se mostró especialmente molesta por estas conclusiones y, en la tramitación de las alegaciones, había solicitado su "expresa supresión", elevado el ahorro a 90 millones y reclamado que constase el "gran esfuerzo" realizado en este sentido. Contas replicó que los datos respaldaban sus conclusiones y mantuvo su texto tal y como estaba escrito.

Proliferación de agencias

Además del ahorro logrado –"histórico" según la Xunta, "residual" según el Consello de Comtas– al eliminar algunos de estos organismos, en los últimos años los fondos públicos gestionados a través de la administración paralela no solo no disminuyen, sino que aumentan. El último informe elaborado por Contas se publicó en verano de 2021 y hace referencia al año 2019. Como en ediciones anteriores, destaca que "un buen indicador para conocer la evolución del sector instrumental" es analizar el volumen de transferencias y subvenciones que los Presupuestos Generales de la Xunta dedican cada año a estas entidades. Y lo cierto, apunta, es que esta cantidad no ha dejado de subir desde 2011, cuando rondaba los 800 millones de euros. En 2019 ya rondaba los 1.200, en gran parte "como consecuencia de la generalización del modelo de agencia".

El Gobierno de Feijóo transfirió a entidades instrumentales "áreas importantes de gasto" que antes se gestionaban en la Administración General de la Xunta

A diferencia de lo que ha ocurrido en la Administración del Estado y en otras comunidades", señala Contas en el informe, la Xunta ha optado en los últimos años por utilizar el modelo de agencia para "gestionar de forma descentralizada importantes áreas de gasto" que " hasta ese momento se desarrollaban de forma centralizada". Es decir, ha reducido competencias a áreas de gobierno como direcciones o secretarías generales y las ha sumado, con el presupuesto correspondiente, a organismos como Modernización Tecnológica, Innovación, Infraestructura o Turismo, entre otros. en ellas, además, no ve "acreditado" que la Xunta "esté aplicando los mecanismos de gestión transparente" previstos en la ley.

La transparencia sigue siendo, precisamente, una de las asignaturas pendientes de la Administración paralela, como ha recordado el propio Consello de Contas desde que, en 2010, la Xunta impulsara la Ley de organización y funcionamiento de la Administración General y del sector público de Galicia. Esa norma incluía la creación de un "registro de entidades del sector público" en el que todos estos organismos deberían inscribirse y depositar sus cuentas para tener un mayor control. Tras años de críticas tanto por parte de la Xunta como del Tribunal de Cuentas del Estado, el Ejecutivo de Feijóo inició la tramitación de este expediente en julio de 2021. Más de un año después y cuando ha pasado más de una década desde la ley que obligaba a su creación, el expediente sigue tramitándose "pendiente de aprobación", por lo que el Consello de Contas deberá seguir utilizando como referencia la información sobre Galicia contenida en el Inventario de Entidades Públicas del Ministerio de Hacienda, una práctica que Feijóo criticó abiertamente porque "de administración paralela en Galicia sabemos más en el Xunta”, argumentó en 2019.

Aquí puedes leer el texto original en gallego.

"El balance que nos deja Feijóo es una Galicia que baja en población, industria, empleo y servicios públicos"

"El balance que nos deja Feijóo es una Galicia que baja en población, industria, empleo y servicios públicos"

Más sobre este tema
stats