Andalucía

El alcalde de Granada ‘muere matando’

El alcalde de Granada José Torres Hurtado y la edil de Urbanismo, Isabel Nieto, durante la rueda de prensa en la que ambos han presentado su dimisión.

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, sabía que estaba políticamente amortizado tras su detención el pasado miércoles por la Policía Nacional en el marco de una investigación judicial sobre una supuesta red de corrupción en el Ayuntamiento basada en la concesión de favores a promotores a cambio de contrapartidas. Le había dicho a su entorno que estaba dispuesto a dimitir, tal y como le exigía su partido, pero que sólo lo haría si se llevaba por delante a su enemigo interno, el presidente provincial del PP, su teniente de alcalde, el senador y ex presidente de la Diputación Sebastián Pérez, que pretendía su puesto.

Este lunes se cumplió el guión del alcalde y Torres Hurtado murió –políticamente– matando. Aunque convencido de su inocencia, según asegura en público y en privado, dimitió antes de declarar el día 12 de mayo en el juzgado, pero al hacerlo forzó también la salida del Ayuntamiento de Sebastián Pérez.

La maniobra a la desesperada del PP no evita que el partido se quede a un paso de perder Granada, de casi 236.000 habitantes, su segunda mayor Alcaldía en Andalucía, tras Málaga. El PP, que a raíz de la detención del alcalde ha perdido el apoyo de Ciudadanos, imprescindible para mantener la Alcaldía, baraja el nombre de Rocío Díaz Jiménez, de 40 años, vicesecretaria del PP de Granada, senadora y concejal de Turismo y Participación Ciudadana, para realizar una contraoferta al partido naranja y evitar que el PSOE se aúpe a la Alcaldía, informaron a infoLibre fuentes de la dirección nacional.

La última opción del PP

Díaz Jiménez es "una mujer de partido, pero no criada toda la vida en el partido, sino con marcado perfil profesional", la describe un adversario político que ha trabajado con ella en el ámbito institucional. Este ofrecimiento sería el último clavo ardiendo al que se aferra al PP. "Es verdad que hay conversaciones avanzadas entre PSOE y Ciudadanos, pero con la salida del alcalde y Pérez el panorama cambia", afirman fuentes del PP en Granada, que creen que "con el nuevo escenario aún hay opciones" de seguir en el poder.

El alcalde y su concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, ambos imputados en el caso Serrallo y suspendidos de militancia, dimitieron de sus cargos por la tarde tras arrancar el regidor a la dirección nacional del PP el compromiso de que Pérez también renunciaría. El alcalde, que ha tenido hilo directo estos días con el líder del partido en Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, y con el vicesecretario general de Organización, Fernando Martínez Maíllo, deja su acta de concejal y dice adiós a la vida política tras haber sido diputado, senador, delegado del Gobierno en Andalucía y alcalde durante 13 años.

Fue Pérez, que llevaba desde el miércoles sin hablar públicamente, quien anunció ante los medios la dimisión de sus dos compañeros y la suya propia, reconociendo además que esta última venía motivada por una exigencia del propio Torres Hurtado. "¡Si a Sebastián lo he criado en mis pechos yo!", exclamaba Torres Hurtado de Pérez en 2013 para negar unas hostilidades que ahora ya nadie en el PP se toma demasiadas molestias en ocultar.

Fuerte pérdida de poder municipal

El PP tiene complicado mantener la Alcaldía de Granada, donde gobierna desde 2003. El partido de Juan Manuel Moreno Bonilla, que antes de las municipales de 2015 gobernaba cinco diputaciones y las ocho capitales de provincia, ostenta ahora únicamente dos diputaciones y tres capitales: Málaga, Almería y Granada. La pérdida de esta última sería un nuevo golpe para Moreno Bonilla. Las dimisiones pretenden que Ciudadanos "reconsidere" su decisión de apartar al PP del poder, explicó Sebastián Pérez. Es decir, con este movimiento el PP intenta que los cuatro ediles del partido naranja den marcha atrás y acepten mantener a su partido en la Alcaldía. Para hacerlo, Ciudadanos tendría que rectificar su actual posición, según la cual a estas alturas no le vale ni Torres Hurtado ni ningún otro candidato del PP.

El PP sólo logró que se produjera la ansiada dimisión de Torres Hurtado –y con un alto coste interno– después de que, por la mañana, los portavoces en Granada del PSOE, Francisco Cuenca, y Ciudadanos, Luis Salvador, anunciasen un acuerdo para una moción de censura que apartara del poder al alcalde por las malas. Ambos se habían hecho la foto en un hotel de la ciudad y habían firmado ya incluso la moción, con la intención de sumar después a los cuatro cuatro concejales de Vamos Granada (la marca local de Podemos) y al de IU. Francisco Puentedura, el edil de IU, firmó por la tarde.

Francisco Cuenca, candidato del PSOE

Este martes por la mañana hay prevista una reunión con los cuatro ediles de Vamos Granada, que se muestran dispuestos a firmar a pesar de que Ciudadanos sitúa como línea roja del acuerdo que Podemos no entre en el Gobierno local (a pesar de que Vamos Granada no ha mostrado el menor interés en entrar en el Gobierno local). La iniciativa necesita 14 firmas. PSOE, C's, Vamos Granada e IU suman 16. A la espera de conocer en detalle la contraoferta del PP y la respuesta de Ciudadanos, Francisco Cuenca (PSOE) se perfila como alcalde.

Antes de la dimisión de Torres Hurtado, en el PSOE contaban incluso con que la moción se presentase este martes y el pleno para arrebatar la Alcaldía a Torres Hurtado fuera el 29 de abril. Las renuncias cambian las cosas. La intención de los partidos firmantes de la moción es registrarla una vez estén las firmas de Vamos Granada, aunque fuentes socialistas admiten que es posible que con un alcalde en funciones –el edil de Cultura, Juan García Montero– la secretaria municipal "podría echarla para atrás". Ello provocaría que el relevo del alcalde tuviera que realizarse en un pleno de investidura, que previsiblemente se celebraría en mayo.

Ciudadanos se mantiene firme contra el PP

¿Tiene el PP margen para que C's dé marcha atrás? Preguntado al respecto por infoLibre, la respuesta del líder de C's en Granada, Luis Salvador, es rotunda: "No apoyaremos un Gobierno del PP. Estas dimisiones llegan tarde y mal". Según Salvador, el PP ha tardado en mover ficha, ha desoído sus peticiones de dimisión antes y después de las detenciones del miércoles y se ha metido solo en esta situación, que ya es irreversible. Si a la hora de investir alcalde al inicio del mandato, el PP hubiera presentado otro candidato que no fuera Torres Hurtado –como reclamó sin éxito Ciudadanos–, hoy el partido de Moreno Bonilla mantendría el poder en Granada. Según Salvador, "ya es tarde". Sea por moción de censura, sea por pleno de investidura, la "aritmética" es la misma, por lo que el poder del PP tendría los días contados en la ciudad de la Alhambra.

El PP ya empezó este martes a cargar con dureza contra Ciudadanos, al que acusan de haberse "echado a los brazos del PSOE" en Granada, Andalucía y España. El caso granadino, de consumarse la maniobra contra el PP, formará parte del argumentario del partido de Mariano Rajoy en una eventual repetición electoral.

Ciudadanos dice que “no hay marcha atrás” en la decisión de apoyar al PSOE en Granada

Ciudadanos dice que “no hay marcha atrás” en la decisión de apoyar al PSOE en Granada

Más sobre este tema
stats