El resumen de 2018

Un año de encuestas: de la resurrección del PSOE en la Moncloa al desplome del PP a manos de Cs y Vox

Los líderes de PSOE y PP, Pedro Sánchez y Pablo Casado, en la Moncloa.

No puede decirse que los últimos años hayan sido tranquilos en el panorama político español, y desde luego 2018 ha seguido esa tendencia. Las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre y la entrada de Vox por primera vez en un parlamento autonómico son tan solo el último hito de un año que ha visto cómo una moción de censura triunfaba por primera vez en la historia democrática de España, y en el que el PP ha pasado en apenas dos meses de gobernar en un escenario de relativa estabilidad a verse obligado a renovar toda su cúpula.

Las encuestas, como reflejo de la opinión de la sociedad, no han sido ajenas a estos fenómenos, que se han traducido en varios vaivenes demoscópicos. infoLibre ha analizado los sondeos publicados en 2018 por Abc, La Sexta, la Cadena Ser, El Periódico y el grupo Henneo –realizados por GAD3, Invymark, 40Db, Gesop y Metroscopia, respectivamente–, que en los últimos doce meses han puesto al frente de la carrera por la Moncloa a PP, PSOE y Ciudadanos, cada uno en diferentes momentos del año, y que comenzaron a detectar el auge de Vox a partir de su masivo acto en Vistalegre en octubre. Unidos Podemos, por su parte, ha quedado relegado al cuarto puesto en los sondeos.

  PP

Si hay uno de los cuatro grandes partidos que va a recordar 2018 como un mal año, también en términos demoscópicos, ese es el PP, que lo inició liderando las encuestas y que ahora pelea por no perder el segundo puesto ante Ciudadanos. Las diferencias son evidentes: en los dos sondeos publicados en el mes de enero, el PP se situaba como primera fuerza, con entre un 24,7% (según Abc) y un 26,1% (según La Sexta) de los votos, mientras que en los cuatro hechos públicos este diciembre los conservadores se sitúan en una horquilla de entre el 18% (Grupo Henneo) y el 22,9% (La Sexta), en todos los casos por detrás del PSOE y empatado o por detrás de Ciudadanos.

Los síntomas de debilidad de los conservadores, no obstante, venían de más atrás, explica Narciso Michavila, presidente de GAD3, que asegura que el declive del PP –que ganó las elecciones generales de 2016 con el 33% de los votos– comenzó a raíz de su gestión de la crisis de Cataluña a finales del año pasado y la aplicación del artículo 155 en la comunidad para convocar elecciones. "Es cierto que el PP había registrado el desgaste típico de estar en el Gobierno, pero en el 1-O se encontraba en torno al 33%", sostiene Michavila, que afirma que fueron esos meses los que abrieron una fuga de grandes proporciones en el electorado conservador de la que se benefició Ciudadanos.

La proyección de voto del PP, con altibajos de algunos puntos, se ha mantuvo durante casi todo 2018 estable en valores de entre el 22% y el 26%, dependiendo de la casa encuestadora y con la excepción de Gesop, que en sus encuestas para El Periódico ha colocado consistentemente al PP rondando el 21%. Pero los conservadores han tenido una segunda bajada importante que se ha producido en el último mes, a raíz del auge de Vox en las elecciones andaluzas. Precisamente este mes ha sido el único de todo el año en el que una de las encuestas analizadas (la de Metroscopia para Henneo) ha proyectado para el PP un resultado por debajo del 20% (un 18%), mientras que en Abc los conservadores pierden casi cinco puntos y medio en tres meses (del 25,9% al 20,5%) y en La Sexta el descenso es de 2,4 puntos en mes y medio (del 24,2% al 21,8%).

  PSOE

Por el contrario, para el PSOE 2018 ha traído noticias positivas a nivel demoscópico. Después de varios años, los socialistas han conseguido situarse a la cabeza de todas las encuestas a raíz del triunfo de la moción de censura y de la llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno. El PSOE registró sus picos más altos de apoyo en las semanas inmediatamente posteriores a su entrada a la Moncloa, acaecida el 2 de junio: de las encuestas analizadas, las de Abc y El Periódico eran las que mejores perspectivas ofrecían para los socialistas, a los que pronosticaban un 28,8% y un 28,6% de los votos, respectivamente. Estos números chocan por lo brusco de su aumento: apenas unas semanas antes, las encuestas daban al PSOE entre un 20,5% y un 22,6% de los sufragios.

Conforme ha ido avanzando el año, los socialistas han ido acusando el desgaste de la acción de gobierno, aunque no han perdido la primera posición y aún se encuentran en porcentajes ligera o notablemente superiores –en función de la empresa demoscópica– a los que la mayoría de las encuestas proyectaban en los meses previos a la moción de censura. En las cuatro encuestas analizadas publicadas en diciembre, el PSOE se mueve entre el 22,2% (Metroscopia para Henneo) y el 24,2% (GAD3 para Abc), aunque ha ido perdiendo fuelle desde octubre, cuando se encontraba en torno a poco más del 25%.

Michavila explica que la brusca subida del PSOE en las encuestas al llegar al Gobierno tiene que ver con varios factores. "Lo raro sería que, habiendo un cambio de Gobierno, no hubiera cambios en la proyección de voto", apunta el presidente de GAD3, que señala que el triunfo de la moción de censura activó a un votante de izquierdas que volvió a ilusionarse al ver la salida de la derecha del Ejecutivo. Pero además, sostiene Michavila, el ascenso de Sánchez a la Presidencia del Gobierno fomentó "la recuperación de un antiguo votante socialista que se había ido a Podemos" y que volvió al PSOE . "Ese es el movimiento de voto más potente ahora mismo", apunta.

  Unidos Podemos

El 2018 de Unidos Podemos en las encuestas ha sido de subidas y bajadas, aunque en ningún momento ha abandonado la cuarta posición en la que se encuentra después de haber sido sobrepasado por Ciudadanos a raíz de la crisis en Cataluña de finales de 2017. Con diferencia, las encuestas que dan proyecciones más bajas a la coalición liderada por Pablo Iglesias son las de GAD3 para Abc: las seis analizadas entre enero y diciembre lo situaban entre el 13,1% y el 15,9% de intención de voto. El pico más bajo se producía el 10 de junio, justo después de que Sánchez venciera la moción de censura, mientras que el más alto corresponde con el sondeo de septiembre, después de tres meses de Gobierno socialista.

El resto de encuestas analizadas son más halagüeñas para Unidos Podemos, que ha basculado entre el 16% y el 18,6% durante el año. Esa última cifra, la más alta que ha registrado la coalición en 2018 en los sondeos consultados, corresponde a la encuesta hecha pública el 16 de septiembre por La Sexta, y coincide temporalmente con el pico más alto de Unidos Podemos en las encuestas de 2018 de GAD3. Pero, por el contrario, el sondeo de septiembre realizado por Metroscopia para Henneo daba un 15,1% a la coalición, que se recupera en apenas tres meses y registra un 17,9% en el último barómetro de esta casa, publicado el 18 de diciembre.

Michavila explica que semejante disparidad entre unas y otras cifras a la hora de medir los apoyos de Unidos Podemos se explica por la dificultad añadida que tiene estimar una proyección de voto para los nuevos partidos, ya que el comportamiento de sus votantes está mucho menos analizado por una cuestión de antigüedad. "Soy consciente de que GAD3 somos los que más bajo damos a Unidos Podemos, pero hay que recordar que en Andalucía o en Cataluña han estado por debajo de lo que decían las encuestas", recuerda el sociólogo, que señala que, según sus datos y su interpretación, la coalición morada retiene a sus votantes "más ideológicos", pero ha perdido a quienes optaban por su papeleta como forma de expresar su rechazo hacia el resto de partidos y su deseo de cambio.

  Ciudadanos

La tendencia de Ciudadanos en las encuestas de 2018 ha sido claramente descendente, aunque dentro de una mejora muy importante de los resultados que consiguió en las urnas en 2016. El partido naranja comenzó el año liderando o peleando el liderato en todas las encuestas de enero y febrero, y en esos primeros meses del año llegó a registrar un 28,5% en el sondeo publicado por El Periódico en abril, en el que Ciudadanos se colocaba cómodamente en primera posición a nada menos que siete puntos y medio del PP, segundo.

No obstante, la llegada de Sánchez a la Moncloa supuso un duro varapalo para el partido liderado por Albert Rivera, que se ha visto relegado a pelear con el PP por la segunda plaza y ha pasado a tener una proyección de voto por debajo del 23%. Buen ejemplo de ello son los sondeos de Invymark para La Sexta: el publicado el 30 de mayo, dos días antes de que triunfara la moción de censura, daba un 26,4% a Ciudadanos, que se situaba en primer lugar; el inmediatamente posterior, de fecha 10 de junio –apenas una semana después de la llegada de Sánchez al poder–, reducía esta cifra al 22,2% y relegaba a Ciudadanos al tercer puesto.

"Ciudadanos es fruto del procés", y las variaciones en su intención de voto tienen mucho que ver con el estado de la cuestión catalana en cada momentoprocés, razona Michavila, que certifica que la subida de Sánchez al Gobierno "taponó" en aquel momento "las fugas" del PSOE hacia el partido naranja. No obstante, estas fugas han sido las que han nutrido una parte del crecimiento de Ciudadanos, que durante el año ha conseguido convencer a votantes del PSOE y, fundamentalmente, del PP, como a juicio de Michavila demuestran los resultados de las elecciones andaluzas.

"En Andalucía ha habido un corrimiento: el PSOE ha ganado votantes de Podemos, Ciudadanos los ha ganado del PSOE y del PP, y Vox le ha quitado también al PP", por lo que, al final, los que salen perdiendo son los conservadores y el partido morado, bosqueja el sociólogo, que asegura que "a nivel de toda España ocurre algo similar", salvo en comunidades como el País Vasco, con ecosistemas políticos propios.

  Vox

La gran sorpresa de 2018, también en términos demoscópicos, es la irrupción de Vox. Y lo es porque ninguna encuesta consiguió adivinar la fuerza con la que la ultraderecha ha entrado en las instituciones. De hecho, la formación de Santiago Abascal no fue incluida por separado en ninguno de los sondeos analizados hasta septiembre, cuando GAD3 para Abc pronosticó que Vox entraría al Congreso con un escaño y el 1,5% de los votos. Fue el único sondeo que tuvo en cuenta al partido antes del 9 de octubre, cuando llenó su acto en Vistalegre.

Fue en ese preciso momento, señala Michavila, cuando Vox comenzó su despegue, y eso comenzó a notarse en los sondeos. El 27 de octubre, Invymark proyectaba en La Sexta un 5,1% para Vox en las generales, y en noviembre era Gesop en El Periódico quien ofrecía una predicción parecida: un 4,3%. El resultado de la ultraderecha en las andaluzas les ha dado un nuevo impulso: de las cuatro encuestas analizadas que se han publicado desde entonces, Vox obtiene entre un 7,3% (en la de Invymark para La Sexta) y un 11,5% (en la de Metroscopia para Henneo).

Vox avisa de que no aceptará los acuerdos PP-Cs sobre leyes de género: "Esos pactos que los firmen con PSOE y Podemos"

Vox avisa de que no aceptará los acuerdos PP-Cs sobre leyes de género: "Esos pactos que los firmen con PSOE y Podemos"

Más sobre este tema
stats