La APDHA alerta del peligro de las rutas migratorias al registrar 1.900 fallecidos durante 2022

El buque de salvamento Marítimo Guardamar Calíope ha socorrido a primera hora de la tarde de este lunes a unos 35 kilómetros al este de Lanzarote a 59 personas de origen subsahariano.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha presentado este lunes en Cádiz su Balance Migratorio 2022, en el que alerta de la peligrosidad de las rutas migratorias que el año pasado registraron, al menos, 1.901 víctimas, "la segunda cifra más alta de la historia" solo superada por 2021 cuando hubo 2.126 personas fallecidas, ha informado Europa Press.

Según su balance, la ruta canaria continúa siendo "la más mortífera" y acumula 1.330 de las 1.901 víctimas de 2022. Allí se produce casi el 70% de las muertes, dado que perdieron la vida en el océano Atlántico "con destino a alguna de las Islas Canarias". Esta es la ruta por la que más personas han llegado a territorio español, un 56% del total de personas durante el año pasado.

En una nota, la APDHA ha señalado que, entre las muertes contabilizadas en 2022, se incluyen las de quienes perecieron el 24 de julio en "la masacre" de la frontera de Melilla, y que el descenso en las llegadas de un 23% "no se traduce en el mismo descenso de las muertes y desapariciones".

"Estas insoportables cifras de muertes en la frontera sur son aún más dramáticas si tenemos en cuenta que se producen a pesar de un descenso de las llegadas a las fronteras españolas", ha lamentado la organización. En concreto, se ha producido una reducción de casi el 23% con respecto al año 2021, una disminución que se eleva al 39,24% si se contempla la entrada en Ceuta de personas provenientes de Marruecos de mayo de 2021.

La APDHA ha indicado que al comparar el descenso en el número de llegadas y el alto número de víctimas, se constata un incremento de la mortalidad y con ello "de la peligrosidad de las rutas respecto a 2021". "Se produce un mayor número de personas muertas o desaparecidas por cada persona que llega", ha advertido APDHA en la presentación de su informe.

Según la organización, "se trata de un balance marcado, no por lo cuantitativo sino por lo cualitativo, por la masacre sucedida en la frontera de Melilla, el pasado 24 de junio", en la que perdieron la vida "un número indeterminado de personas migrantes, pero siempre superior a 23, a causa de la actuación de la Gendarmería marroquí y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas", ha denunciado. "Esa actuación ha de ponerse en el centro de cualquier análisis que se haga de las políticas migratorias y de fronteras del año 2022", ha subrayado la asociación.

Además de la ruta canaria, la APDHA ha señalado que continúa el incremento de naufragios y víctimas en la ruta argelina, tanto en Alborán como en la zona de Levante, un aumento del que alertaron y "no debe quedar invisibilizado", al considerar que "470 personas han perdido la vida en su viaje desde las costas argelinas hacia Murcia, Alicante, Islas Baleares, Almería o Granada".

El balance también recoge que en 2022 llegaron a las costas andaluzas un total de 7.350 personas en 936 embarcaciones. Almería, con 4.033 personas, y Cádiz con 2.245, fueron las provincias que a la que arribaron más migrantes. El resto de llegadas se produjeron en Granada (887) y Málaga (185).

El documento también analiza el perfil de las personas que llegan a las costas españolas. De acuerdo con los datos obtenidos, en la ruta canaria predominan las personas migrantes de origen subsahariano, un 57,82%, mientras que en el cómputo de la península y Baleares la mayoría de las personas que llegan tienen origen norteafricano, en un 77,51%. En el cómputo global, el informe señala que el 66,92% son de origen norteafricano frente al 32,57% que son de procedencia subsahariana. Además, el 90,68% de las personas que llegaron en 2022 a España eran varones, y solo un 9,32% eran mujeres.

Según la organización, "las cifras extraídas del informe ponen de relieve que la apuesta política del Gobierno español de Pedro Sánchez por intensificar la externalización del control migratorio en manos de Marruecos es una decisión de corto recorrido". En esa línea ha manifestado que "Marruecos no es capaz de gestionar adecuadamente la situación de sus propios nacionales y que difícilmente podrá aplicar a las personas migrantes en tránsito otro enfoque que no sea el de violencia y vulneración de derechos".

La APDHA ha abogado por construir "nuevas políticas migratorias que garanticen los derechos humanos en frontera y en territorio". "La sangría incesante de vidas humanas o la falta de apoyo para las familias de las víctimas requieren una modificación de las políticas migratorias", ha recordado, para solicitar la creación de "vías legales y seguras para las personas migrantes, aquellas que proceden de países en situaciones socioeconómicas más complejas".

El 80% de noticias sobre migraciones no incluyen voces de migrantes y la mitad no usan el término 'persona'

El 80% de noticias sobre migraciones no incluyen voces de migrantes y la mitad no usan el término 'persona'

Más sobre este tema
stats