La portada de mañana
Ver
La red infinita del lobby de la vivienda: fondos, expolíticos, un alud de 'expertos' y hasta un pie en la universidad

Ayuso se vuelca en una guerra cultural con Vox para monopolizar el 12 de octubre

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante el acto cívico militar en la Puerta del Sol.

El miércoles 12 de octubre se celebra la Fiesta Nacional de España, un día pensado para conmemorar "la integración de los Reinos de España en una misma Monarquía", según reza la ley que lo estableció como día festivo en 1987. La elección del día 12 de octubre no fue casual, sino que buscaba conmemorar la fecha en la que Cristóbal Colón pisó por primera vez tierras americanas. Para conmemorar esta fecha, el Ejecutivo madrileño que preside Isabel Díaz Ayuso ha organizado una amplia agenda de actividades bajo el lema de ‘Todos los acentos caben en Madrid’.

Una celebración que comenzó el pasado 4 de octubre y que alberga más de 100 actividades distribuidas en 46 escenarios de la región madrileña. Además, la Real Casa de Correos, sede del Ejecutivo, ha colocado las banderas de los 22 países hispanohablantes. Este despliegue de recursos contrasta con el que se dedicó, el pasado mes de julio, a la celebración del Orgullo. Entonces, Ayuso se opuso a colocar la bandera LGTBI en la sede de Sol porque, a su juicio, la de España ya representaba la Igualdad.

Es más, ni la presidenta madrileña ni el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, participaron en ninguno de los actos del Orgullo LGTBI, llegando a protestar por la duración de la fiesta: “Antes se celebraba ese día y ya estamos un mes entero aguantándolo”, afirmó Ayuso. En cambio, en esta ocasión, la líder del gobierno regional no ha tenido reparo alguno en alargar más de una semana los actos de celebración del 12 octubre. El propio metro de Madrid (que depende de la Comunidad) reparte, de manera gratuita, tarjeteros para conmemorar el evento.

Lo cierto es que Isabel Díaz Ayuso ha convertido esta celebración en uno de sus frentes para dar la batalla cultural a Vox y también a su propio partido, ya que Alberto Núñez Feijóo ha evitado, hasta la fecha, esta cuestión. En su discurso abundan en posicionamientos políticos de exaltación de la conquista, que combinan con la denigración tanto de las culturas precolombinas como de la izquierda latinoamericana y el indigenismo, fenómeno que para la presidenta madrileña es "el nuevo comunismo”.

La líder madrileña cree que se le está haciendo mucho "daño" a España, a la Hispanidad y "a lo español en el mundo". Según sus palabras, hay que "fomentar la Hispanidad porque es la mayor obra como país" y luchar contra “las corrientes totalitarias han infectado el mundo desde 1968” hasta llegar a “derribar estatuas y hacer un revisionismo mentiroso de la historia, a exigir disculpas por ser lo que somos, lo que nos une y nos hace únicos”.

Su defensa de lo español llega a tal punto que creó un departamento (bajo el nombre de Oficina del Español) para la promoción de esta lengua. Una  dirección vacante después de la marcha de Toni Cantó. El expolítico de Ciudadanos abandonó el cargo creado exprofeso para él tan solo un año después de llegar al Ejecutivo madrileño. A Cantó lo ha sustituido un funcionario de la Consejería de Cultura y Deporte para realizar labores administrativas, según publica Newtral. 

Vox: "Gracias a América somos nación"

En cuanto a Vox, su discurso está aún más cargado de esencialismo nacionalista. El partido de Santiago Abascal ha hecho su traducción de la noción de Hispanidad, la Iberosfera, que aúna a Latinoamérica y Estados Unidos con España en el centro, recuperando así al fin una misión a la altura de su grandeza histórica. O eso parecen pretender.

El partido ultra ha celebrado este sábado un evento llamado Viva 22, que albergó una pseudorepresentación teatral sobre la historia de España. “Asumimos el pasado sin hemiplejias, sin leyendas negras y tampoco rosas. Asumimos nuestra historia sin mordaza, sin miedo y con orgullo. No nos van a arrebatar las victorias ni las derrotas de las que tanto hemos aprendido” arguyó el líder de Vox, que también presumió de querer “levantar” las estatuas que otros “quieren tirar”. En realidad, Vox tira de fondo de armario en cuanto a las imágenes utilizadas.

Esta misma semana algunos de los dirigentes de la formación ultra como el jefe de la delegación de Bruselas, Jorge Buxadé, la portavoz de la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, y el eurodiputado Herman Tertsch han participado en la Segunda Cumbre Iberoamericana que se celebra en Madrid. “Cuando el 12 de octubre de 1492 Rodrigo de Triana gritaTierra, ese incipiente estado moderno que se había forjado en 800 años de reconquista contra el Islam, se hace de veras nación. España se configura como esa unidad con una finalidad en la historia y en el universo. Y eso es algo que le debemos agradecer a América. Gracias a América somos nación”, aseguró Buxadé.

Se trata del enésimo intento de Vox por ampliar su influencia a América Latina y Estados Unidos y reivindicar sus valores –libertad frente al totalitarismo, dicen– entre todo hispanohablante que les quiera escuchar.  En ese sentido, reivindican la evangelización de los salvajes indígenas por parte del ilustrado español medieval –mitos, por otro lado, ampliamente discutidos por los historiadores– y se defiende el pasado imperial y colonizador. Un discurso nacionalista con tintes católicos que también enarbola Ayuso.

Esa defensa del imperialismo español llevó a Ayuso y a la formación de Abascal a criticar la carta del papa Francisco a la Iglesia mexicana, en la que –igual que hicieron Juan Pablo II y Benedicto XVI– pedía perdón "por los errores del pasado" Ayuso no entendía que un papa hispanohablante dijera tales cosas cuando el legado de España es "el catolicismo y por lo tanto la civilización y la libertad" al continente. "No sé qué hace un Papa, jefe de Estado del Vaticano, argentino, pidiendo perdón en nombre de los demás”, señaló, por su parte, Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso.

Los orígenes del 12 de octubre

El origen de la fiesta del 12 de octubre y explica uno de los motivos por los que genera rechazo entre algunos colectivos, ya que a principios del siglo XX esta fecha se instituyó como una manera de celebrarla raza latina "en su sentido biológico", siguiendo las ideas nacionalistas que empezaban a tomar fuerza por entonces.

Ayuso catea Historia: ni España tiene 2.000 años ni los Reyes Católicos lograron una "unidad nacional"

Ayuso catea Historia: ni España tiene 2.000 años ni los Reyes Católicos lograron una "unidad nacional"

La significación del festejo adquirió un carácter diferente en 1958, cuando el dictador Francisco Franco decretó establecerla oficialmente como Fiesta Nacional bajo el nombre de Día de la Hispanidad. El objetivo era evocar la lucha histórica del "catolicismo frente al protestantismo" en un momento en el que Franco definía a España como la reserva espiritual de Occidente. Un planteamiento que no difiere en exceso del que predican Ayuso y Abascal.

No fue hasta 1987 cuando el Congreso legisló para adaptar la Fiesta Nacional al formato actual. La Cámara, no obstante, decidió eliminar cualquier referencia a la Hispanidad del nombre de la celebración, denominándola únicamente "Fiesta Nacional de España", si bien se mantuvo la fecha para lograr el consenso de todos los grupos.

En los últimos años, durante el 12 de octubre han comenzado a promocionarse actividades culturales por parte del Estado, que por ejemplo declara esa fecha como día de puertas abiertas en todos los museos estatales de España. No obstante, una parte de la izquierda rechaza esta celebración ya que la asocia al militarismo y la monarquía. Este miércoles, como cada año, se realizará el habitual desfile que culminará con la recepción de la Casa Real. 

Más sobre este tema
stats