28A | Elecciones generales

Aznar entra en campaña para pedir que la derecha vote a Casado

Aznar en la presentación presentó de su libro "El futuro es hoy" en Las Palmas

Que a José María Aznar el PP de Mariano Rajoy le atraía más bien poco no es ningún secreto. En los últimos años dio sobradas muestras de ello desvinculando a su fundación, Faes, del partido conservador y renunciando a su título de presidente de honor. En un gesto que los marianistas llegaron a calificar "de absoluto desprecio", a las puertas del congreso extraordinario del PP llegó a decir que no recordaba si pagaba sus cuota de militante. También escocieron, y mucho, sus elogios a Ciudadanos cuando el partido de Albert Rivera empezaba a estar fuerte. 

Ahora, con la llegada de Pablo Casado a la dirección nacional del PP, Aznar ha vuelto al PP sin matices. Pero no sólo él. Sus colaboradores en Faes –el propio Casado fue uno de ellos– y en sus años en la Moncloa han encontrado refugio en Génova. Como dejó claro en la convención del PP del pasado febrero, ahora sí ve motivos para votar al partido que presidió. Un mensaje que extendió este viernes no sólo a los votantes de la formación sino a los que tienen en mente votar a Ciudadanos y Vox en las próximas generales.

Aznar, que el pasado octubre criticó a Rajoy por haber legado a Casado un centro derecha "troceado en tres" pese a que él se lo había encontrado "unificado", se ha apuntado al discurso del voto útil. Es uno de los mensajes en los que más va a insistir el PP en las próximas semanas. 

En Las Palmas, donde presentó su último libro, El futuro es hoy, el expresidente apeló "a la responsabilidad de unificar el voto constitucional en torno a Pablo Casado y el PP".

"No haría esta apelación si no creyese que esto es así y que el Partido Popular es el Partido Popular. Lo es, y quien lo representa tiene todas las cualidades para ser presidente del Gobierno".

"No puedo decirlo más claro"

Para el presidente de Faes, que presentó su nuevo libro acompañado del exministro de Industria José Manuel Soria, las próximas elecciones generales son una batalla entre Pedro Sánchez (PSOE), "el candidato de la secesión", y Casado. "No puedo decirlo más claro. O se unifica el voto constitucional o se corre un grave riesgo de perder las elecciones y, con ello, el sistema constitucional que conocemos", insistió.

El mensaje de Aznar, que tiene abiertas las puertas del PP para hacer campaña por Casado para las próximas citas electorales, coincide con los llamamientos del partido a concentrar el voto en torno a sus siglas.

Si hace unas semanas los conservadores veían más que posible reeditar el pacto a la andaluza –PP, Cs y Vox– una vez transcurridas las generales del 28 de mayo, las últimas encuestas publicadas han disparado algunas alarmas en el partido de Casado. El bajón de Ciudadanos no es compensado por la leve subida del PP.

En este contexto, hay que entender las apelaciones del presidente del PP a unir fuerzas PP, Cs y Vox, sobre todo en el Senado. Casado ha prometido que una de sus primeras acciones, si llega el Gobierno, será la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. Y si el PP no obtiene la mayoría absoluta, un escenario más que posible si se da valor a los sondeos publicados, esta promesa puede caer en saco roto.

Los conservadores han llegado a pedir a sus rivales que no se presenten en el Senado para no dividir el voto. Ahora, pretenden que Ciudadanos se incorpore a las listas del PP a la Cámara Baja y no presente lista.

El viernes pasado terminó el plazo para la presentación de coaliciones electorales. Ahora, el paso siguiente culmina el lunes 25, cuando los partidos deben presentar todas sus candidaturas al Congreso y al Senado en las Juntas Electorales.

Ciudadanos responde 'no' pero el PP mantiene la presión

Desde el partido liderado por Albert Rivera ya han cerrado la puerta a cualquier integración en las listas del PP al Senado. Pero no a intentar sumar después. Es una vía que al partido de Casado no le encaja en el caso de la Cámara Alta porque el sistema de reparto suele otorgar tres escaños a los candidatos del partido más votado y uno a la segunda formación con más apoyos.

"Somos dos formaciones distintas y nos vamos a presentar de esa manera", dijo en declaraciones a laSexta el secretario de Comunicación de Cs, Fernando de Páramo, este jueves. Según subrayó, su partido tiene "otro proyecto" político distinto al del PP.

"Desde luego que nos van a encontrar para llegar a acuerdos", aseguró recorcando que Cs apoyó la aprobación del 155 en el Senado bajo el Gobierno de Mariano Rajoy.

La preocupación del PP no sólo está en el Senado, donde la pérdida de la mayoría absoluta no es para nada descartable. En el Congreso, las encuestas más optimistas les ubican en el entorno de los 100 escaños.

Como ya hicieron en las anteriores elecciones generales, los dirigentes conservadores van a hacer batalla en sus respectivas circunscripciones del mensaje que alerta de que un voto a Ciudadanos –o a Vox– puede acabar beneficiando al PSOE.

En las anteriores elecciones generales el partido naranja sólo obtuvo escaño en 20 circunscripciones. Y hubo 16 provincias donde obtuvo más del 11% de los votos y esto se tradujo en cero escaños.

En el partido calculan que 1,5 millones de votantes de centro derecha no verán traducidos sus votos en escaños.

De forma paralela, Pablo Casado, que siempre ha presumido de no atacar a sus adversarios políticos del centro derecha para no ahuyentar a los votantes, lleva unos días destacando que votar a Cs y Vox no es los mismo que votar al PP.

Los fichajes de Casado que Rajoy no habría hecho

Los fichajes de Casado que Rajoy no habría hecho

Más sobre este tema
stats