Investigación

El balance final de la fundación que dirigió Abascal deja a oscuras los movimientos financieros de todo un año

El presidente de Vox, Santiago Abascal, interviene durante un acto del partido en Ciudad Real (Castilla-La Mancha).

Todo un año de movimientos financieros a oscuras. Así cabe resumir lo que sucedió entre la fecha en que acordó disolverse la fundación pública madrileña para la que el Gobierno madrileño había fichado a Santiago Abascal en febrero de 2013 y el momento efectivo de la disolución.

El acuerdo que daba carpetazo a la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social (FMPS), cuyo principal hito es haber destinado entre 2010 y 2011 un millón de euros a un estudio basado en 8.500 encuestas imposibles de rastrear, se produjo el 17 de diciembre de 2013. Pero la entidad no quedó definitivamente clausurada hasta enero de 2015, cuando su patronato aprobó el balance final de liquidación. Y ese balance, al que tras dos meses de peticiones ha accedido finalmente infoLibre, se refiere de forma exclusiva al periodo comprendido entre los días 1 y 29 de enero de 2015.

Aunque el acta de la sesión donde el patronato acordó disolver la entidad constata que Abascal aceptó mantenerse como secretario del patronato y asumir el puesto de liquidador, el Ejecutivo regional asegura que cesó casi de inmediato a petición propia: en enero de 2014. Una segunda acta del 13 de mayo de 2014 confirma que, en esa fecha, el líder de Vox ya no pertenecía al órgano rector de la fundación.

Los expertos consultados por este periódico coinciden en que, cotejados con las cuentas de 2013, los dos folios que integran ese balance final solo permiten alcanzar dos conclusiones. La primera es esta: que, según el cuadro contable de liquidación, la fundación había registrado el ejercicio anterior pérdidas por 37.601 euros, lo que significa que hay unas cuentas de ese ejercicio, el de 2014, que conducen a ese resultado.  ¿Pero a qué destinó la fundación esos 76.000 euros que resultan de sumar el efectivo restante tras el pago a acreedores y los 37.601 que en un año sin actividad llevaron la cuenta final a números rojos? No se sabe. Todo lo que pasó en 2014 es una incógnita. En el Registro de Fundaciones solo consta el balance final. Ni rastro de ninguna cuenta de resultados de 2014. El Gobierno de Madrid guarda silencio y ha emplazado de nuevo a este periódico a presentar una solicitud de información al amparo de la Ley de Transparencia si quiere conocer los datos relativos a 2014.

La segunda conclusión que arroja el balance final es que los 52.654 euros que la fundación tenía en caja al cierre de 2013 y a la que había que descontar los 13.817 adeudados a acreedores se habían quedado en 229,49 euros el 29 de enero de 2015. Esos 229,49 euros son los que el liquidador de la FMPS, un cargo de segundo nivel de la Administración madrileña, ingresó en la caja general de la Comunidad de Madrid el 22 de marzo de 2015. Solo en el trienio 2010-2012, esa misma fundación había ingresado 1,24 millones de euros en subvenciones de la Comunidad de Madrid y de su gran aliado financiero del momento, la hoy extinta Caja Madrid.

La vertiginosa irrupción de Santiago Abascal en la escena política puso a finales de 2018 el foco en la Fundación para el Mecenazgo. Constituida en 2002 y con un patronato dominado por altos cargos del Gobierno madrileño, la fundación fijó para el hoy líder de Vox un sueldo de 82.000 euros anuales

Por qué la fundación tardó un año en culminar su proceso de extinción es otro de los interrogantes sin resolver. La FMPS había cerrado 2013 con una plantilla de solo dos empleados: el propio Abascal y su ayudante. Ese año, la entidad dedicó a retribuciones y honorarios el 90% de su presupuesto. Y, como publicó este periódico, no cerró ninguno de los proyectos encomendados.

En octubre de 2018, la Cámara de Cuentas de Madrid emitió un informe donde reconocía que no había logrado auditar esa fundación. "Dada la insuficiencia de datos aportados –advirtió el organismo fiscalizador– no se ha podido examinar la fiabilidad de las cuentas durante el periodo en que la referida fundación se encontraba en activo".

 

Abascal califica el golpe de Estado de 1936 de "movimiento cívico militar"

Abascal califica el golpe de Estado de 1936 de "movimiento cívico militar"

Más sobre este tema
stats