Los abusos de la banca

Bankia se negó a informar al Banco de España sobre las cuentas de la sucursal en Miami que utilizó la 'Gürtel'

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, en una conferencia en Valencia, el pasado 12 de marzo.

Bankia no ha permitido que el Banco de España accediera a las cuentas de su sucursal de Miami, según especifican los acuerdos de la Comisión Ejecutiva de la entidad supervisora, celebrada el 5 de julio de 2013, según consta en un documento al que ha tenido acceso infoLibre.

Precisamente, esta sucursal jugó un papel importante en la expansión de la red Gürtel en Estados Unidos. El cerebro de la trama, Francisco Correa, y otros de sus integrantes, entre ellos el exalcalde de Boadilla del Monte Arturo González Panero, compraron varias viviendas de lujo en Miami. Para mover su dinero procedente de paraísos fiscales dispusieron, según el juez Pablo Ruz, de los servicios del director de la sucursal de Bancaja en la ciudad de Florida, Guillermo Martínez Lluch, que está imputado en la causa.

City National Bank

El órgano de gobierno del Banco de España, institución que dirige Luis María Linde, explica que Bankia se escudó en que "la legislación" del Estado norteamericano de Florida "prohíbe" informar al organismo regulador de otros países: "Como justificación, han entregado un dictamen jurídico elaborado por el asesor legal, Alcides l. Ávila", se indica en el documento del órgano supervisor.

El nombre de Alcides l. Ávila aparece en varias ocasiones en los correos secretos del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. En los mismos se constata que este ciudadano norteamericano asesoró a Blesa en la denominada por el expresidente de Caja Madrid como operación Palm, que consistió en la compra del City National Bank.

Según un informe del Banco de España, la adquisición de esta entidad financiera provocó un agujero de más de 500 millones de euros a la entidad presidido por Miguel Blesa. Este documento del organismo supervisor convenció al juez Elpidio José Silva de que Blesa tenía que ingresar en prisión.

Reserva Federal

El Banco de España se interesó, en el marco de una reunión con la Reserva Federal de Atlanta, por la legislación de este país, con la intención de acceder a las cuentas de la antigua sucursal de Bancaja en Miami. Y la institución del Estado de Georgia confirmó que el supervisor del país de origen no podía acceder directamente a datos de pasivo porque la ley en el Estado de Florida lo prohibía, tanto en el caso de filiales como de sucursales de bancos extranjeros.

No obstante, el Banco de España recuerda que la autorización concedida "en su día a Bancaja (ahora ya Bankia) se basaba en el compromiso de la entidad con el Banco de España de que sus servicios centrales contarían en todo momento con el mismo tipo de información con la que habitualmente tienen de sus sucursales en España", y que dicha información "estaría a disposición del Banco de España cuando éste la solicitara", según se especifica en el informe de la Comisión Ejecutiva del propio Banco de España.

La única información aportada por Bankia hasta junio de 2013 era que la sucursal estaba en proceso de cierre. En este sentido, la entidad tenía intención de traspasar todos sus activos y pasivos a su matriz. "Por lo tanto, se estima conveniente incluir en el escrito de requerimientos el instar a la entidad a que acelere el ritmo de contabilización en España de los activos y pasivos de la sucursal y nos comunique, en cuanto sea posible, su cierre definitivo", apunta el informa del Banco de España al que ha tenido acceso infoLibre.

Está cerrada

El Banco de España ha declinado informar a este periódico acerca de si ya tiene en su poder las cuentas de la antigua sucursal de Bancaja en Miami, mientras que Bankia únicamente ha confirmado el cierre de la misma.

El que fuera director de la sucursal Guillermo Martínez Lluch declaró en la Audiencia Nacional, en marzo de 2013, como imputado por los delitos de blanqueo de capitales y cooperación en la comisión de delitos fiscales. Según el juez Pablo Ruz, Martínez Lluch fue uno de los encargados de gestionar las cuentas con las que el presunto cerebro de la trama, Francisco Correo, llevó a cabo numerosas inversiones en Estados Unidos.

La investigación del juez contrasta con la defensa que hizo en 2009 el entonces presidente de Bancaja, José Luis Olivas, de la gestión de Martínez Lluch. "Él está tranquilo y nosotros estamos tranquilos", comentó Olivas, quien aseguró que Correa había cerrado sus cuentas en Bancaja años antes.

Bankia reconoce un “quebranto” de 1.717 millones por invertir en negocios inmobiliarios “irregulares”

Bankia reconoce un “quebranto” de 1.717 millones al invertir 2.306 millones en once empresas

Más sobre este tema
stats