Los abusos de la banca

Bankia reconoce un “quebranto” de 1.717 millones por invertir en negocios inmobiliarios “irregulares”

José Luis Olivas y Aurelio Izquierdo, de Bancaja

Bankia reconoce que de los 2.306 millones que invirtió en once negocios inmobiliarios, el banco sufrió pérdidas de 1.717 millones, según consta en un documento certificado del Banco de España, con fecha 5 de julio de 2013, al que ha tenido acceso infoLibre.

En todos los casos, las inversiones mencionadas "implican un perjuicio para los intereses de la entidad, que se ha materializado en un significativo quebranto", completa el Banco de España, que resalta que el gran número de sociedades intervinientes en alguna de las operaciones supone una dificultad añadida de control "e impide verificar el destino de los fondos de manera adecuada".

Operaciones "irregulares"

Las características de estas operaciones "irregulares" consisten, explica el Banco de España, en compras de suelo o de participaciones en sociedades cuyos activos eran únicamente terrenos, básicamente rústicos o urbanizables, en los que no era previsible que existieran expectativas de un desarrollo urbanístico que permitiera recuperar la inversión a corto o a medio plazo.

Además, las inversiones se formalizaron al final del ciclo inmobiliario, cuando el sector ya mostraba signos de haber entrado en una profunda crisis. Las valoraciones efectuadas para fijar el precio a pagar se basaron, según el supervisor, en que el suelo acabaría recalificado, "lo que supone que al vendedor se le asegura un beneficio difícilmente realizable".

Como consecuencia de este agujero y de las irregularidades detectadas en las operaciones, la comisión ejecutiva del Banco de España acordó el 5 de julio de 2013, tras consultar con el departamento jurídico, "trasladar al Ministerio Fiscal las operaciones señaladas en la propuesta" de la Dirección General de Supervisión.

Relevancia penal

La institución dirigida por Luis María Linde adopta esta decisión "en la medida en que pudieran resultar relevantes desde el punto de vista penal", tal y como especifica un certificado firmado por el secretario general del Banco de España, Francisco Javier Priego Pérez, que ha sido enviado al magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz dentro del sumario del caso Banco de Valencia.

En concreto, se trata de once inversiones, la mayor parte originadas en Bancaja antes de su integración en Bankia. Algunas de ellas ya están siendo investigadas en la Audiencia Nacional, como por ejemplo son los casos del Grupo Calabuig o de la empresa Grand Coral. Las otras nueve operaciones "irregulares" que menciona el Banco de España son las relacionadas con el Grupo Ortiz, el Grupo Ramón Salvador, Aedifica (Valencia C.F.), Royactura, Urbiland, Grupo Cotino, Ferrobús, Share Capital (familia Cotino) y Fuentes de Chiva. En los tres últimos casos, Bankia ya presentó una denuncia en Anticorrupción.

José Luis Olivas

El proceso de integración de las siete cajas que crearon Bankia, entre ellas Caja Madrid y Bancaja, generó un conjunto aproximado de 380 sociedades inmobiliarias, "procedentes en su mayor parte de Bancaja", según resalta el mencionado documento del Banco de España y que obra en poder del juez Santiago Pedraz.

Y estas empresas vinculadas al ladrillo dependieron durante tras la primera etapa de Bankia de José Luis OlivasJosé Luis Olivas, que había sido el presidente de Bancaja, y tras la fusión se convirtió en el número dos de Rodrigo Rato, entonces presidente de la sociedad. Pero según el Banco de España, a finales de 2011 el equipo gestor encabezado por Rato decidió reestructurar la entidad financiera, con la intención de simplificar su configuración.

El 23 de mayo de 2012, con Olivas ya fuera de Bankia tras la intervención del Banco de Valencia, el equipo de inspectores del Banco de España mantuvo una primera reunión en la sede de Bankia Hábitat en Valencia "con los responsables de los distintos departamentos que formaban parte de la nueva estructura, con el objetivo de iniciar una revisión en profundidad del grupo inmobiliario", especifica el documento aprobado por la comisión ejecutiva del Banco de España el 5 de julio de 2013.

Y en esa reunión el banco informó de que en algunas operaciones "había detectado indicios de actuaciones irregulares en perjuicio del Grupo BFA-Bankia", especifica el informe del supervisor, que continúa: "Además de determinar el quebranto que dichas operaciones habían representado para el Grupo BFA, la entidad pretendía conocer si se podía derivar algún tipo de responsabilidad para algunos de los antiguos gestores del grupo".

Batalla por el poder

El documento no identifica a ninguno de esos gestores, aunque un exconsejero de Bankia considera que el escrito se refiere claramente al propio Olivas y a su equipo procedente de Bancaja. Este exdirectivo, que está imputado en el caso Bankia y ha pedido a infoLibre mantener en secreto su identidad, sostiene que esta iniciativa tiene su origen en la batalla por el poder que entablaron Rato y Olivas, y que finalizó con la salida del segundo de Bankia, que se vistió como una simple dimisión.

Según esta fuente que formaba parte del consejo, el paso previo a la dimisión de Olivas fue el nombramiento como presidente de Bankia Hábitat del que fuera secretario de Estado de Economía, con Rato de ministro, José Manuel Fernández Norniella. Pero realmente quien se desplazó a Valencia, sede de Bankia Hábitat, por orden de Rato, fue Juan Bartolomé.

Otras fuentes aseguran a este diario que el propio Rato llegó a realizar gestiones para determinar el grado de implicación de Olivas en las irregularidades denunciadas en Bancaja y en sus empresas participadas. 

Llegado a ese punto, el Banco de España consideró "prioritario" llevar a cabo una revisión específica en profundidad de estas operaciones y de otras similares que se pudieran haber originado en el ámbito del grupo inmobiliario de la entidad", indica el supervisor en el documento de julio del año pasado. 

Grupo Ortiz

Y tras el control, el informe del Banco de España detectó irregularidades que explican una parte del agujero de Bankia. Así, el principal deterioro se originó en las inversiones y créditos concedidos al Grupo Ortiz, con pérdidas de 572 millones de euros. Teniendo en cuenta que la cifra global de la inversión en este grupo valenciano fue de 734 millones, el 78% de estos fondos están en números rojos.

Según la investigación de la vertiente valenciana del caso Gürtel, Enrique Ortiz fue unos de los siete empresarios de la construcción y la obra pública que habrían financiado en 2007 y 2008 actos de campaña del PP de forma irregular. Por eso este empresario, propietario del equipo de fútbol Hércules de Alicante, está imputado en Gürtel, pero también en el denominado caso Brugal.

Grupo Ramón Salvador

El segundo agujero inmobiliario tiene su origen en el Grupo Ramón Salvador. De una inversión total de 369 millones el menoscabo fue del 82%, lo que implica pérdidas de 303 millones. El empresario Ramón Salvador está imputado en una pieza separada del caso Banco de Valencia, en la que el juez Santiago Pedraz también ha imputado a toda la cúpula de la entidad financiera valenciana: el expresidente de Banco de Valencia y Bancaja José Luis Olivas; el exsecretario general Aurelio Izquierdo; el ex consejero delegado Domingo Parra, y el dirigente de Bancaja Hábitat José Cortina.

El tercero en este ránking de fallidos es el Grupo Grand Coral. Con una inversión del grupo BFA-Bankia de 409 millones el deterioro fue de 246 millones de euros, lo que supone un porcentaje del 60%. Bankia denunció esta operación, que en estos momentos instruye el magistrado de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez.

Grupo Calabuig

La siguiente operación fallida de Bankia en importancia fue la del Grupo Calabuig. El Banco de España cifra el agujero en 210 millones de una inversión total de 248 millones, lo que significa pérdidas en el 85% de la misma. Hasta cinco integrantes del Grupo Calabuig están imputados en una pieza separada del caso Banco de Valencia. 

Share Capital, vinculada con la familia Cotino, en la que uno de sus integrantes es Vicente Cotino, sobrino del actual presidente de las Corts valencianas, Juan Cotino, (PP) ha supuesto pérdidas de 164 millones. La inversión total fue de 180 millones, por lo que el porcentaje perdido es del 91%. El Grupo Cotino en España también provocó un agujero en Bankia, que el Banco de España cifra en 52 millones de los 98 invertidos (53%).

Otra de las operaciones que se encuentran en el foco del Banco de España fue la realizada en la sociedad Fuentes de Chiva. El quebranto sobre el total de 75 millones invertidos fue del 95%, lo que supone 71 millones. Esta operación fue denunciada por Bankia ante la Fiscalía Anticorrupción.

Aedifica

Las otras empresas que han sido analizadas por el Banco de España son el Grupo Aedifica, con una inversión de 109 millones, y con pérdidas de 57 millones (52%); Royactura, 44 millones de los que se han perdido 32 (74%); Ferrobús, en el que Bankia invirtió 13 millones perdiendo 9 (66%); y Urbiland, en el que el agujero fue de un millón de euros de un total de 27 millones (5%).

En el informe, el Banco de España resume también las conclusiones de su revisión de las operaciones de Bankia, que abarca únicamente a las sociedades del Grupo Calabuig, Grand Coral, Aedifica, Share Capital y Royactura. Según el organismo supervisor, en las mismas se han detectado irregularidades que, en la mayoría de los casos, "revelan ausencia de racionalidad económica en el origen de las operaciones materializadas, en su mayor parte, en el ámbito del Grupo Inmobiliario de Bancaja".

Andreu investiga un crédito de Bankia de 62 millones sobre terrenos rústicos “sin informe de valoración”

Andreu investiga un crédito de Bankia de 62 millones sobre terrenos rústicos “sin informe de valoración”

Más sobre este tema
stats