LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los Gobiernos, el Congreso, la élite de los partidos y hasta el Ejército sirven de cantera al negocio del lobby

La nueva legislatura

Los barones dan a Sánchez margen para negociar convencidos de que pactar con Podemos es “imposible”

Los barones confían en que el pacto con Podemos sea "imposible" y dan margen para negociar a Sánchez

Ibon Uría

El 28 de diciembre, federaciones críticas con la dirección del PSOE forzaron la aprobación de una resolución [ver en PDF] que estrechó el margen de Pedro Sánchez para pactar, pues obliga al resto de partidos a renunciar al "separatismo y las consultas" como condición previa para negociar. Mes y medio después, este lunes, Podemos detalló su propuesta de Gobierno, donde el referéndum en Cataluña se califica de "imprescindible". Los socialistas, en cambio, quieren ahora dar margen a la negociación con Iglesias. ¿Qué ha cambiado? ¿Por qué incluso los barones críticos apuestan por hacer la vista gorda con el texto del Comité Federal?

En público, el portavoz del PSOE en el Congreso y cabeza visible de la comisión negociadora designada por Sánchez, Antonio Hernando, pidió a Podemos este martes que los negociadores de ambas formaciones se reúnan "lo antes posible". "Sin perder un minuto más" hay que ponerse "a trabajar", agregó. El diputado socialista confió en que el entendimiento sea posible "en algunos temas", aunque descartó que se alcance en la cuestión catalana. "Y así se lo trasladaremos a Podemos", sentenció. César Luena, número tres del partido, también apuntó que el PSOE "está dispuesto a trabajar" para acordar "un documento" entre ambos.

En esa misma línea, el secretario general Pedro Sánchez aseguró por la tarde que estará "encantado" de reunirse con Iglesias, pero cuando ambas formaciones lleguen a un acuerdo. Sobre el documento de Podemos añadió que el PSOE estudiará "el fondo" para ver en qué puntos hay coincidencias programáticas, y subrayó que lo importante es "negociar y trabajar" en torno a los contenidos. En cuanto a "los sillones", Sánchez dijo que "primero" quiere hablar "del proyecto político" que PSOE y Podemos pueden "compartir", y que el debate sobre posibles estructuras de Gobierno deberá ser "consecuencia de la negociación previa" acerca del programa.

Margen para negociar

Cuestionado por la aparente contradicción entre el texto del Comité Federal y la llamada a Podemos para negociar, Hernando negó que la dirección se esté "saltando" la citada resolución. "No lo creo", insistió, y a renglón seguido argumentó que el PSOE también se reunió con ERC y DiL. Un miembro de la dirección federal del PSOE asegura a infoLibre que la posición del partido es clara sobre el referéndum: "No vamos a pasar por ahí". Pero agrega que "en este contexto" hay que sentarse a negociar con Podemos. "No se entendería que no lo intentáramos de verdad, estamos convencidos de que es posible el acuerdo", apunta.

En privado, fuentes de diferentes federaciones socialistas consultadas por este diario ven altamente improbable un acuerdo con Podemos. El entorno de uno de los dirigentes más críticos con Sánchez lo tacha, directamente, de "imposible". Consideran además que la propuesta de Iglesias y los suyos no es sincera, y se dicen "molestos" por las formas del partido morado. Pero creen, no obstante, que no es momento de moverle la silla al secretario general o de exigir que se atenga a la literalidad de la resolución de finales de diciembre –que le impediría negociar con Podemos mientras no renuncie a la consulta catalana–.

Esas mismas vocen señalan que "no se va a avanzar en la negociación mientras el referéndum sea una exigencia", pero manifiestan que una cosa es "empezar a negociar en serio" y otra es "que los negociadores se sienten con Podemos para definir el escenario". En ese sentido insisten en que la dirección del partido tiene margen para dialogar con la comisión negociadora que designe la formación morada sin que consideren traspasadas las líneas rojas marcadas por el máximo órgano del PSOE entre congresos. "Creo que la respuesta del partido tras la oferta de Iglesias ha sido impecable", comenta un cargo muy próximo a un barón crítico con Sánchez.

Forzar a Podemos

De hecho, incluso en el sector crítico con la dirección se ven ventajas en la posible negociación con Podemos. La primera, que el PSOE no habría cedido a la pretensión de Iglesias de que se celebre una nueva reunión entre los secretarios generales de ambas formaciones. Serían los negociadores los que asumirían las conversaciones. La segunda, que implicaría que el partido morado levanta el veto a Ciudadanos y negocia con los socialistas sin lograr que abandonen el diálogo con el partido de Albert Rivera. Y, finalmente, que la base para esas conversaciones sería el documento del equipo de Sánchez, y no el de Podemos.

El inicio de esas conversaciones, en todo caso, parece lejano. Los socialistas rechazaron una nueva reunión entre Sánchez e Iglesias, como reclamó el partido morado. Podemos, por su parte, explicó por boca de Íñigo Errejón, su portavoz parlamentario en el Congreso, que no debatirá propuestas con el PSOE hasta que acepte "un Gobierno de coalición" y descarte, por tanto, el pacto con Ciudadanos. "Constituiremos la comisión negociadora en el mismo momento en que tengamos constancia de que estamos dispuestos a dar pasos para un Gobierno de coalición y de cambio. Hay que decidirse: el Gobierno de cambio es un Gobierno de coalición", dijo Errejón.

Las federaciones socialistas desconfían de ese pacto improbable. Creen que más que "un acuerdo de Gobierno" Podemos plantea "una coalición con dos gobiernos", donde Iglesias acosaría a Sánchez de forma permanente desde una Vicepresidencia con amplias competencias. "Veo normal que quieran entrar en el Gobierno, pero no sus formas: sin que nos hayamos sentado ya nos intentan fijar la estructura de Gobierno", se queja un crítico con Sánchez que reclama "humildad" a los de Iglesias. "Creo que Pablo [Iglesias] debería moderarse, porque va de humillación en humillación hacia el PSOE", añade en conversación con este diario.

En clave de campaña

Sánchez dice que se hará “la foto con Iglesias” sólo después de llegar a un acuerdo

Sánchez dice que se hará “la foto con Iglesias” sólo después de llegar a un acuerdo

El objetivo final de la estrategia socialista es "intentar que Podemos se retrate". Esto es, cerrar el máximo de acuerdos posibles entre el PSOE y otras fuerzas y, después, trasladar la presión a Podemos, buscando una abstención de los de Iglesias que Ferraz no da por imposible por ahora. De ese modo, comentan fuentes socialistas, si se repitieran las elecciones serían Podemos y el PP los que, con su voto contra Sánchez, forzarían la nueva convocatoria. Aunque el escenario es inédito, los cargos del PSOE creen que el partido que aparezca como "culpable" de la necesidad de celebrar otras generales sufrirá un castigo en las urnas. Fuentes de la formación morada coinciden precisamente en la impresión de que la estrategia del PSOE no tiene como prioridad alcanzar un pacto de gobierno, sino "cargar sobre Podemos la responsabilidad de un fracaso" en la búsqueda de acuerdos.

"La semana después de las elecciones parecía que el PSOE tenía la culpa de todo, pero siempre hemos dicho que no vamos a gobernar a cualquier precio. Que quede claro que es Podemos quien no tiene ganas de negociar. Que se retraten y, si al final tiene que haber elecciones, que las haya", resume un dirigente de una federación crítica con Sánchez. Esta misma fuente reconoce el "mérito" del resultado electoral de Podemos, pero considera que Iglesias "subestima" al PSOE. "Si piensan que podemos convertirnos en el PASOK griego de un día para otro, se equivocan", afirma.

De modo que la posible negociación con Podemos tiene dos lecturas: la primera, la búsqueda de un acuerdo casi imposible y del que el PSOE desconfía. La segunda, como primer acto de una nueva campaña electoral. En ese mismo contexto se enmarcan los numerosos actos sectoriales que estos días celebra Sánchez, del que sus críticos comentan que "ya ha empezado su campaña para repetir como candidato". El secretario general del PSOE, por ejemplo, se reunió este lunes con asociaciones de autónomos, el martes con responsables de organizaciones agrarias, y este miércoles desayuna con embajadores de la Unión Europea.

Más sobre este tema
stats