El futuro del PP

Barones territoriales del PP maniobran para lograr una candidatura única en la sucesión de Rajoy

Cospedal, Rajoy y Martínez-Maillo en la Junta Directiva Nacional que convocó el Congreso extraordinario del PP.

Sin movimientos oficiales de candidatos al XIX Congreso Extraordinario, el Partido Popular vive en tensa calma a la espera de que la semana que viene, a partir del lunes, den un paso al frente quienes quieren liderar la formación conservadora tras echarse a un lado Mariano Rajoy. El plazo oficial comienza el lunes y culmina el miércoles a las 14.00 horas. Nada impide que quienes quieran participar en el proceso lo anuncien ya. Pero la idea más extendida es que van a apurarse los plazos. "Nadie quiere dar un paso hasta ver cómo está el panorama", analiza un destacado dirigente conservador.

En este contexto, cargos del partido, sobre todo dirigentes regionales –los llamados barones territoriales– admiten estar trabajando para lograr un consenso en torno a la idea de que al cónclave concurra un solo candidato.

La cita tendrá lugar los días 20 y 21 de julio en Madrid y, previamente, si hubiera más de un precandidato, los afiliados tendrán que pronunciarse en una votación prevista para el 5 de julio. De esta votación sólo pueden pasar dos precandidatos al congreso, donde ya votan los compromisarios.

Quienes apuestan por un candidato único justifican su posición en un contexto de "estabilidad interna del partido". Creen que en un momento como el actual, en la oposición, con un PSOE en inmensa minoría en el Congreso y con las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019 a la vuelta de la esquina todo lo que sea "dividir" al partido es algo de lo que hay que huir.

En su intervención ante la Junta Directiva Nacional de este lunes, Rajoy no ocultó que este proceso de elección de nuevo líder puede no estar exento de dificultades. Por eso pidió a los suyos grandeza y altura de miras. También, integración.

"Lo más tranquilo posible"

"Esto de la integración puede parecer sencillo sobre el papel, pero es complejo y hay heridas que pueden tardar en curarse. Por eso es necesario que hagamos esfuerzos para que el congreso sea lo más tranquilo posible", subraya un diputado.

Destacados dirigentes territoriales del PP coinciden en que el PSOE y Ciudadanos, formación con la que compiten por la hegemonía del centroderecha, están deseando encontrarse "a un PP dividido" y que no pueden regalarles esa imagen.

Estas demandas también se extienden a miembros del Comité de Dirección de Mariano Rajoy. Este mismo martes, en una entrevista concedida a Los Desayunos de TVE, el coordinador general, Fernando Martínez-Maillo, no ocultó su deseo de que haya una candidatura única. "Me gustaría que hubiera una candidatura unitaria, pero si no la hay, a votar y no pasa absolutamente nada", dijo.

"En eso estamos..."

También el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, defendió estos argumentos hace unos días en Almería, su circunscripción: "Evidentemente me gustaría llegar al congreso como siempre hemos llegado cuando las cosas la hemos hecho bien; con una candidatura única e integrados y en eso estamos".

¿Pero hay un candidato que genere el máximo consenso para esa lista única? Cuando se hace esta pregunta a los mismos barones la respuesta se divide entre quienes creen que es Alberto Núñez Feijóo quien concita el máximo consenso y quienes creen que la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría tiene posibilidades.

No obstante, recuerdan que en este proceso los primeros en votar son los afiliados y que el presidente de la Xunta de Galicia es muy bien visto por las bases gracias a sus mayorías absolutas. Y que Santamaría, por sus años en el Gobierno, ha estado bastante desconectada de las bases.

La mano derecha de Rajoy durante sus años en la Moncloa acudió este martes al Congreso de los Diputados para votar en el pleno. Y, en conversación informal con los periodistas, no aclaró nada sobre su futuro. Según dijo, todavía queda tiempo.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha quedado más desdibujada del mapa de la sucesión en los últimos días. Pero en el partido no la dan por descartada. "Hasta el día 20 hay tiempo", recuerdan sus defensores.

Esperar a la segunda ronda

El requisito para llegar como precandidato a las elecciones internas del 5 de julio es relativamente sencillo, al alcance de casi cualquier militante: 100 avales. Por eso, los promotores de la candidatura única no descartan que a esa cita lleguen varios candidatos con posibilidades reales de ganar, que dos de ellos pasen a la segunda votación (la del congreso) al tener resultados muy similares y que en las semanas previas al mismo se acabe fraguando una candidatura de unidad con personas de ambos equipos. 

"Todo está abierto. Yo no descartaría nada. Es legítimo que los barones se muevan para pedir un candidato de consenso. Pero también es legítimo que quien crea que puede aportar al partido dé un paso al frente", defiende un líder provincial añadiendo que si alguien se cree que todo está cerrado se equivoca. "Hace un mes no nos imaginábamos ni fuera del Gobierno ni a Rajoy dejando la dirección del PP. Todo es posible", concluye.

Rajoy deja su escaño y pide volver al Registro de la Propiedad

Rajoy deja su escaño y pide volver al Registro de la Propiedad

Más sobre este tema
stats