LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La empresa del 'caso Koldo' que logró 53 millones en contratos había sido sancionada por Hacienda

Educación

Más becas que nunca: las ayudas públicas a estudiantes han subido un 70% desde la etapa de Rajoy

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría

España es el segundo país con la mayor brecha socioeconómica en el alumnado a la hora de repetir curso: los más pobres repiten cuatro veces más que los que tienen más recursos. ¿Se esfuerzan menos, como sugiere el discurso de mano dura de la derecha? No, los datos demuestran que esa correlación está intrínsicamente relacionada con su entorno socioeconómico. Un 45% de quienes han nacido en hogares con estudios básicos se queda en ese nivel, y sólo el 32% alcanza estudios superiores, según un informe de Save the Children. Las becas nacen, precisamente, como mecanismo corrector de esa desigualdad.

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere hacer de la educación uno de sus pilares de cara la campaña electoral. En este contexto, se acaba de aprobar el Real Decreto que regula la convocatoria de becas, destinando la cantidad más elevada de la historia en estas ayudas para apostar por los jóvenes, un total de 2.520 millones de euros. Esto supone un incremento del 70% respecto al último año del Ejecutivo de Mariano Rajoy, cuando fue de 1.493 millones de euros.

Según los cálculos del Gobierno, esta partida beneficiará a más de un millón de estudiantes. La cuantía media de la beca será de unos 1.730 euros para estudiantes no universitarios y de unos 3.130 euros para los universitarios. El real decreto también aumenta la beca de residencia para estudios postobligatorios —se pasa de los 1.600 euros del curso actual a 2.500 euros para 2023/2024—. El Ejecutivo lo plantea como una ayuda destinada a los entornos rurales, en esa España vaciada donde los estudiantes deben marcharse para poder cursar estudios superiores y que, calculan, puede beneficiar a más de 125.000 estudiantes.

El real decreto tiene como otro de sus principales avances un nuevo subsidio universal para alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, con una cuantía de 400 euros y que servirá para más de 240.000 estudiantes, según precisó la ministra de Educación, Pilar Alegría. El presidente se reunió este lunes con un grupo de estudiantes becados en Fuenlabrada para conocer su experiencia y poner en valor la nueva partida. Su mensaje: esa partida servirá para garantizar la igualdad de oportunidades y el ascensor social, con un 18% más que el año anterior.

Agilizar la gestión de las becas

Alegría también aseguró que su departamento mejorará la gestión de las becas para que los estudiantes puedan conocer si cumplen los requisitos económicos para obtener una beca antes de matricularse en cualquier estudio. Durante los meses de marzo y abril, podrán presentar sus solicitudes, en agosto o septiembre se les comunicará si cumplen las condiciones y, en caso afirmativo, podrán percibir su beca en el último trimestre del año.

Desde el ministerio aseguran que la campaña de becas del 2021 se abrió en agosto. "La de este año la adelantamos a marzo, lo cual respondió a la petición de familias y alumnado que, al hacer la matrícula, ya saben si van a ser beneficiarios de beca", explican en conversación con infoLibre. "En diciembre habían cobrado un 77%, cuando el año anterior fue un 64%. Ese adelanto nos ha permitido pagar a un 15% más antes del tiempo habitual", añaden. Educación también avanza que este 2023 se va a financiar la contratación de 400 personas para que las comunidades autónomas resuelvan con mayor celeridad los expedientes.

El Gobierno se vuelca con la educación y la sanidad a dos meses de las elecciones autonómicas

El Gobierno se vuelca con la educación y la sanidad a dos meses de las elecciones autonómicas

Para poder acceder a estas becas, será necesario no superar los límites de los umbrales de renta y patrimonio familiar fijados para el curso académico. Por ejemplo, una familia de cuatro miembros no podría ingresar más de 40.796 euros anuales. Estas becas cubren al alumnado de Bachillerato, Formación Profesional de Grado Medio, FP de Grado Superior, Enseñanzas Artísticas Profesionales, Enseñanzas Deportivas, Enseñanzas Artísticas Superiores, Estudios Religiosos superiores, Enseñanzas de idiomas en escuelas oficiales públicas, ciclos formativos de grado básico y enseñanzas universitarias de Grado y Máster.

Educación mantiene modelo de Wert

El exministro conservador José Ignacio Wert anunció en 2013 el plan urdido por el Ministerio de Educación para reformar el sistema de becas y ayudas. El decreto de las becas modificó las modalidades de las prestaciones que se recibían hasta entonces, cambiando sustancialmente el procedimiento para la obtención de ayudas y dificultando el acceso a las mismas. La novedad esencial fue la división de las becas en dos cuantías diferenciadas, la fija y la variable –vinculada a la nota y de un mínimo de 60 euros–. La cuantía fija, con este método, podía ser de un máximo de 3.000 euros –1.500 por la renta del estudiante y otros 1.500 por su residencia–, mientras que las becas salario anteriores podían ir desde los 3.800 hasta los 6.000 euros. Aunque la izquierda criticó este cambio, el Ejecutivo de Sánchez ha mantenido el modelo con un presupuesto mucho mayor.

El pico del gasto por parte del Ejecutivo de Rajoy se produjo en el curso 2011-2012. A partir de entonces, la cuantía total comenzó a experimentar un descenso cuyos efectos se se acentuaron con el aumento del número de becarios y el encarecimiento de las tasas. Había más becarios, pero las ayudas eran menores. Mientras que en el curso 2011-2012 un total de 441.761 estudiantes se repartían 1.094.870 euros en ayudas para el estudio, en el curso 2016-2017 un total de 482.860 alumnos hicieron lo propio con 911.261 euros. Las cifras incluyen al estudiantado de Grado y Máster de las universidades públicas y privadas.

Más sobre este tema
stats