La portada de mañana
Ver
Los torturadores franquistas siguen luciendo medallas dos años después del anuncio de su retirada

proclamación felipe vi

Centenares de republicanos protestan bajo un fuerte control policial

Manifestación republicana en la plaza de Tirso de Molina.

Varios centenares de personas se manifestaron en la mañana de este jueves en las calles de Madrid para expresar su rechazo a la proclamación de Felipe VI como nuevo rey. Lo que comenzó como una concentración minoritaria en las cercanías de la Puerta del Sol, se convirtió en una manifestación improvisada por el centro de la capital.

Una veintena de personas protestó desde las 12 de la mañana en la calle Montera de Madrid –situada entre la plaza de la Puerta del Sol y la Gran Vía– al tiempo que el rey Felipe desfilaba tras su proclamación como monarca en el Congreso. Eran miembros de la Plataforma contra la impunidad y los crímenes del franquismo que, poco a poco, y ante un gran despliegue policial, fueron atrayendo a simpatizantes y nuevos manifestantes.

Aunque en un primer momento la Policía Nacional se negó a dejarles acercarse a la Puerta del Sol porque la manifestación estaba prohibida por la Delegación del Gobierno de Madrid y el Tribunal Superior de Justicia, finalmente los agentes cedieron viendo que cada vez eran más los ciudadanos que se unían a la protesta. Así, los manifestantes comenzaron un recorrido improvisado y marcado por los agentes, que en todo momento siguieron en gran número la manifestación.

Durante la marcha, los manifestantes gritaban consignas como "¡No hay otra manera: o con la monarquía, o con la clase obrera!", "¡No nos escoltéis, no somos el rey!" o "¡España mañana será republicana!". Algunos llevaban la boca tapada con esparadrapos en los que ponía "libertad".

La prohibición de símbolos republicanos en la coronación de Felipe VI llega a Estrasburgo

La prohibición de símbolos republicanos en la coronación de Felipe VI llega a Estrasburgo

Aunque hubo algún conato de enfrentamiento –siempre dialéctico– entre republicanos y monárquicos que paseaban por las calles, en todo momento existió una actitud pacífica y reivindicativa.También algunos vecinos se unían a la reivindicación o mostraban banderas tricolores en los balcones para júbilo de los presentes: "¡Esa bandera, es la verdadera!", replicaban.

De este modo, llegaron a ser aproximadamente medio millar los ciudadanos que reclamaban una III República Española. La última parada de la comitiva fue la plaza de Tirso de Molina en torno a las 13 horas, a donde siguió llegando gente hasta pasada media hora.

Desde Tirso de Molina, un grupo de manifestantes se ha desplazado a la comisaría de la calle Leganitos para pedir la libertad del representante de la Coordinadora Republicana de Madrid, Rafael Flores, que poco antes había sido detenido en la Gran Vía.

Más sobre este tema
stats