La coordinadora de Presupuestos del Ayuntamiento de Madrid, al fiscal: "Soy un poco pava"

El fiscal pide al juez que imponga a Luis Medina una fianza de casi 900.000 euros

infoLibre

La coordinadora de Presupuestos y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado, manifestó en su declaración ante el fiscal Luis Rodríguez Sol que entendía que Luis Medina y Alberto Luceño querían ayudar a Madrid con su ofrecimiento para traer material sanitario y afirmó que si hubiera sabido que buscaban cobrar comisiones, lo hubiera llevado a la Policía, según informa Europa Press.

"Soy un poco pava. Entendía que querían ayudar a Madrid. No hablaron de porcentajes y ni les pregunté. A lo mejor lo debería haber hecho", se lamentó el 16 de marzo de 2021 la responsable de Compras del Consistorio capitalino. Elena Collado fue la persona que negoció con Luceño la compra de mascarillas, guantes y test anticovid en un momento en el que el mercado estaba "roto" por la escasez de oferta.

Al inicio de la declaración, recogida en el sumario del caso que investiga el juez Adolfo Carretero, el fiscal le preguntó acerca del tipo de expediente que se usó para gestar los contratos objeto del procedimiento judicial.

"En el estado de alarma había protocolos de emergencia y nos repartimos las tareas. Cualquiera que nos podía ofrecer material sanitario se dirigía a nosotros y en ese momento nos dimos cuenta de que era imposible comprar nada si no se adelantaba un mínimo de un 50%", relató entonces.

Collado incidió en que los contratos de emergencias de aquella época estaban "amparados por la ley" y había que buscar fórmulas para proveer de material a los funcionarios del Ayuntamiento de Madrid.

"Un empresario de éxito"

"¿Cómo se le presentó Alberto Luceño?", le inquirió el fiscal, a lo que ésta le explicó que se le presentó como un "empresario de éxito" que había tenido empresas textiles y que estaba acostumbrado a importar de China porque había vivido varios años.

Collado comentó que de esa operación de compra-venta "hay decenas" de WhatsApp y de correos, además de un expediente que "se puede reclamar", ya que pasó por el Consejo de Administración de la Empresa Funeraria y del mismo estaban al corriente todos los grupos municipales que conforman dicho Consejo.

"Lo grupos políticos estaban informados absolutamente de todo y estaban bastante preocupados por lo que había pasado y por qué", manifestó.

Seguidamente, el fiscal de Anicorrupción le preguntó sobre cómo contactó con Luis Medina, un extremo del que Collado asegura no recordar. "Me llegó el teléfono y le llamé. Me dijo que tenía un amigo que tenía empresas en China y que tenía experiencia en el mundo del comercio internacional chino y que tenía proveedores fiables", manifestó.

En ese momento, el fiscal le pregunta si hizo comprobaciones sobre Luceño, a lo que Collado le indicó que vieron que tenía una empresa de consultoría.

"Hicimos una búsqueda en Internet. Entendimos que era real", explicó la responsable de Compras. Tras ello, Rodríguez Sol le insiste: "¿No visteis más datos?". "No, la empresa tenía un capital social de 3.000 euros", le respondió la compareciente.

La funcionaria explicó también cómo se negoció el precio de 6 dólares por cada unidad de mascarilla, una operación en la que Medina se embolsó un millón de euros.

"Fue un poco más barata. Lo mandamos a Madrid Salud para cotejar el certificado. En Internet vimos que mascarillas similares estaban a 40 euros. No se si ustedes habéis comprado en marzo de 2020 material. Nos pareció muy buen precio", señaló, comentando además que eran de muy buena calidad.

La alto cargo del Ayuntamiento relató que, en cambio, se denunció a una empresa llamada Sinclair por la mala calidad de las mascarillas y la Policía Municipal de Madrid lo puso en manos de los Juzgados por presunta estafa.

"Ayudar a Madrid"

En otro momento, el fiscal le preguntó sobre qué interés tenía Luceño en hacer negocios con el Ayuntamiento, a lo que ésta manifestó que entendía que quería "ayudar a Madrid" y que nunca le habló de porcentajes, en cuya caso hubiera llevado el asunto a la Policía.

En cuanto a la estafa de los guantes, reconoció que era "lo peor que le había pasado en su vida en la Administración" porque se pegó un susto que casi se desmaya.

"Queríamos guantes tipo bola, más espesos como se usan en otras pandemias como el ébola. Nos pareció adecuado el precio, incluso bajo. La Policía fue a recogerlos y nos mandaron una foto. Vi que era un guante normal. Recuerdo que estaba en mi casa y dije que tenía que ser una estafa", recordó.

"Llamé a Luis Medina y le dije: por favor, Alberto no me coge el teléfono. Me dijo que se iba a arreglar y que nos devolvían el dinero. Respiré. Hablé con todo el mundo. Fue el día más largo de mi vida. A las 08:00 horas ya estaba hecha la transferencia de 4 millones", narró.

"Yo creo que todos nos sentimos traicionados. Tras esperar ese momento, lo que habíamos luchado y lo que habíamos dejado de dormir, de pronto ves que te han estafado. Sé que ha pasado en todos los sitios, pero es durísimo. Me parecía profundamente injusto, de verdad. Y no sé dónde estaba la mala fe en este caso", agregó.

Almeida, denunciado por no llevar ante la justicia la estafa de las mascarillas

Almeida, denunciado por no llevar ante la justicia la estafa de las mascarillas

Más sobre este tema
stats