Caso Gürtel

Crespo afirma que fue avisado en 2008 de una operación contra el PP preparada por Rubalcaba y sus “policías amigos”

Crespo niega las acusaciones pero admite que era el responsable de las empresas de Correa

infoLibre

El presunto número dos de la trama Gürtel trama GürtelPablo Crespo, aseguró este lunes ante el tribunal que le juzga por la primera época del entramado que en 2008 alguien le avisó de que el exministro del Interior socialista Alfredo Pérez Rubalcaba preparaba con "policías amigos" una operación contra el PP, informa Europa Press. 

Según explicó, "una persona que no viene al caso" le alertó entonces de que, desde el despacho de Rubalcaba y con la colaboración posterior de su sucesor Antonio Camacho, se impulsaba una investigación sobre la formación conservadora.

"En ese asunto estaba Correa por su relación con el yerno del señor Aznar", afirmó, concretando que tuvo conocimiento de este hecho en noviembre de ese año.

El exsecretario de Organización del PP gallego no reconoció este lunes las acusaciones en su contra a pesar de admitir que era "el responsable de las compañías" del cabecilla de la red, Francisco Correa.

"¿Reconoce usted las acusaciones en su contra?", preguntó la fiscal Concepción Sabadell, a lo que Crespo contestó: "No, en absoluto". "Era público y notorio que las sociedades eran del señor Correa", concretó poco después.

Durante su primer día de declaración ante el tribunal encargado de juzgar la primera época de actividades de la red, explicó que desde 1994 prestó sus servicios para el PP, primero en un puesto técnico y después como secretario de Organización del partido en Galicia.

Crespo se sentó en la silla asignada a los acusados acompañado de abundante documentación –varias carpetas y cuadernos que ha colocado en una mesa situada frente a él– y detalló, a preguntas de la fiscal Concepción Sabadell, su formación. "Tengo COU y primero de Derecho", dijo.

Además, aseguró que no reconoce las declaraciones prestadas ante la policía, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y el instructor de la causa en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Crespo comenzó a declarar este lunes después de que el líder del entramado societario en cuestión le exculpase durante su interrogatorio de cualquier irregularidad cometida y destacase que es "oro molido".

La Fiscalía constata en su escrito provisional de acusación que Crespo ejercía de "forma permanente" desde el año 2002, y de "manera esporádica y puntual" anteriormente, la gestión de las actividades empresariales de Correa –con el que, según el Ministerio Público, trató de enriquecerse ilícitamente a través de adjudicaciones públicas contando con la colaboración de cargos públicos– y  la supervisión de la actuación de otros acusados del denominado Grupo Correa: el contable José Luis Izquierdo, la administradora Felisa Isabel Jordán, el exvocal del PP en la Junta del distrito madrileño de Moncloa Javier Nombela y la empleada Alicia Mínguez.

Este escrito explica que Crespo ayudó al presunto cabecilla de la red a crear una trama de confección de facturas falsas con una "triple finalidad": sobornar a cargos públicos mediante la generación de una caja B –se emitían facturas falsas con importes "inflados" o reflejando servicios realizados inexistentes–; reducir la Base Imponible en las declaraciones a Hacienda de distintas sociedades simulando gastos irreales y ocultando los fondos recibidos; y, encubrir al verdadero titular de los fondos, su origen y destino.

Dentro del entramado societario de Correa, las fiscales Concepción Sabadell y Concepción Nicolás señalan que Crespo gestionaba y administraba alguna de las empresas más importantes de esta telaraña empresarial como Boomerangdrive o Rialgreen, siempre con la colaboración del presunto cerebro financiero de la Gürtel, Luis de Miguel, con el que constituyó Orange Market. También administró junto a Izquierdo, y bajo la supervisión de Correa, Pasadena Viajes, Special Events, TCM y Down Town.

Preguntado por esto, Crespo afirmó que estas empresas pertenecían a Correa y explicó a qué se dedicaban cada una de ellas. En este sentido, ha detallado que TCM hizo eventos para "particulares, para la Comunidad de Madrid, para el Ayuntamiento de Madrid, y para la Comunidad Valenciana", en este último caso junto a Orange Market, y ha destacado que esta sociedad trabajaba "con personal propio y personal subcontratado".

Asimismo, reconoció que se relacionó con De Miguel, al igual que con Ramón Blanco Balín, uno de los supuestos blanqueadores de capitales de la red, tal y como se lo solicitaba Correa. "Las empresas de eventos las dirigía yo", afirmó y subrayó que el líder de la Gürtel delegaba en él para despachar con Blanco, al que ha acusado de tener "conocimiento de la operación que se estaba montando entre el juez Garzón y otros personajes".

La Fiscalía solicita para el excargo conservador 85 años y 6 meses de prisión por los delitos de asociación ilícita, fraude a las Administraciones Públicas, cohecho activo, falsedad, malversación de caudales públicos, malversación en concurso con delito de prevaricación, delito contra la Hacienda Pública por el concepto de IRPF de 2003 y 2004, blanqueo de capitales, tráfico de influencias y fraude y exacciones ilegales a las Administraciones.

El PP no aclara quién más tenía “tarjeta especial” como Correa para entrar en la sede de Génova

El PP no aclara quién más tenía “tarjeta especial” como Correa para entrar en la sede de Génova

Más sobre este tema
stats