Presupuestos Generales Estado

El debate de Presupuestos se convierte en un ensayo de la campaña electoral

Pedro Sánchez junto a Carmen Calvo en el debate de totalidad de los Presupuestos.

Yolanda González | Fernando Varela

El Congreso de los Diputados se convirtió este martes en una especie de anticipo de campaña electoral para las generales. A la espera de lo que ocurra este miércoles, con la votación de las enmiendas a la totalidad, el ambiente que se respiraba era preelectoral. Pocos diputados —daba igual el color político— confiaban en que en menos de 24 horas se produzca un giro que dé oxígeno a Pedro Sánchez. Los optimistas, escasos, recordaban cómo una vuelta de tuerca del PNV permitió que Mariano Rajoy saliese de la Moncloa el pasado junio para dar paso al líder del PSOE. Pero convencían a pocos. De lo que más se hablaba en los pasillos de la Cámara baja era del calendario. Y la fecha que cotizaba más al alza para ese adelanto entre los parlamentarios del partido del Gobierno es el 28 de abril. PP y Cs, por su parte, creen que van de farol. La última palabra la tiene Pedro Sánchez. 

A ese tono de mitin electoral que pudo escucharse en el grueso de las intervenciones contribuyó que el Gobierno y el PSOE lleven desde el viernes discutiendo sobre la fecha en la que mejor les vendría disolver las Cámaras. Discusión que arrancó cuando Moncloa dio por roto el diálogo con los independentistas. Y que siguió sobre la mesa después de ver a PP, Cs y Vox pidiendo elecciones en Colón en una concentración que a ojos de los socialistas sólo perjudicará a "las tres derechas".

En este contexto, en el arranque del debate de las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos se habló menos de Presupuestos y más de la crisis entre Cataluña y el Estado. Un anticipo de la campaña que está por venir, sea cuando sea: la ruptura con el Govern será uno de los ejes.

La encargada de abrir el debate fue la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que no ocultó que el clima es poco favorable para que las cuentas de Pedro Sánchez salgan adelante. 

"Crecer a costa de la confrontación"

El Ejecutivo parece tener ya construido parte del relato que justifique el adelanto electoral. “Ambos tratan de crecer en votos a costa de la confrontación sin importarles los destrozos”, reprochó la ministra de Hacienda. Se refería a la derecha y a los independentistas.

La ministra arremetió contra  "la intolerable escalada de crispación" de PP, Cs y Vox y condenó el intento de PDeCAT y Esquerra de pretender que el Gobierno aceptase "lo inaceptable" a cambio de su respaldo. 

"Sé que del PP y de Ciudadanos no puedo esperar nada", admitió. "Al resto les pido que reconsideren su posición", entre otras cosas porque "van a tener difícil explicar que han votado con la derecha para conseguir que este país no avance".

En sus réplicas a Casado y Rivera, Montero puso en el foco asuntos delicados para ambos líderes. A Casado le recordó el debate sobre la ley del aborto, cuestión que divide al partido, porque la posición del líder del PP de volver a a ley de plazos del 85 no es mayoritaria en las filas conservadoras. A Rivera, "la foto con la extrema derecha" del pasado domingo en Colón.

Casado y la ruptura de puentes

El PP es de la idea de que Sánchez va a hacer esfuerzos para aguantar todo lo que pueda. Y así se lo dijo Pablo Casado en su intervención. A su juicio, el Gobierno quiere "perpetuarse con unas cuentas públicas" para "permanecer un mes más con Falcon y un mes más paseando por el Palacio de Pedralbes". "Ustedes quieren financiar una campaña electoral a cuenta del contribuyente", siguió con sus ataques al tiempo que demandaba elecciones. 

El líder de los conservadores quiso sacar pecho de la gestión económica de los Gobiernos de Rajoy y de Aznar, hablando de los dos "milagros económicos" del PP, una mención que llevó a Montero a replicarle que "el milagro económico del PP está en la cárcel", en alusión al exministro Rodrigo Rato.

Pese a que el PP cree que Sánchez no tiene tan claro convocar elecciones en abril, los conservadores empiezan a preparar el terreno. Y señalan que no van a pactar en nada con los socialistas. También lo preparan con Vox, formación a la que necesitan para reeditar pactos como el andaluz, pero con la que también pelean por un sector del electorado.

"Hace daño a la Justicia si hay partidos que usan la acusación popular para hacer política", denunció por la mañana el número dos del PP, Teodoro García Egea. Al PP le preocupa el altavoz que puede dar al partido de Santiago Abascal el juicio a los líderes independentistas que acaba de arrancar en el Supremo, donde ejercen de acusación popular.

Rivera, contra el bipartidismo

En una jornada en la que los Presupuestos fueron secundarios —hasta la presidenta del Congreso, Ana Pastor (PP), tuvo que recordárselo a los grupos parlamentarios— Albert Rivera subió a la tribuna presumiendo de que él sí iba a hablar de las cuentas públicas.

Pronto se le olvidaría. Porque él también está en modo elecciones. Y se presentó como el antídoto al bipartidismo clásico, a PP y PSOE.

"Vamos a hablar del Presupuesto y no del 'y tú más" en el que, a su juicio, socialistas y conservadores llevan enzarzados 40 años.

Pero no sólo habló del "y tú más" del bipartidismo. También les llamó "cansinos". Al PSOE, por recurrir al debate sobre la exhumación de Francisco Franco —el viernes aprobará un nuevo decreto que acercaría el momento de la salida de los restos del dictador del Valle de los Caídos—. Y al Partido Popular, por reabrir el debate sobre la reforma de la ley del aborto.

Tras la foto de la concentración del pasado domingo en la madrileña Plaza de Colón, Rivera intenta desvincularse de lo que se empieza a conocer como "las tres derechas". El líder de Cs evitó una imagen similar en las negociaciones que condujeron a que Juanma Moreno (PP) fuera investido presidente de la Junta de Andalucía con los votos de los diputados del partido naranja y los ultraderechistas de Vox.Rivera intenta, pues, combatir esa imagen de muleta del PP.

Es decir, intenta trasladar la idea de que lo que ocurrió en Andalucía no es extrapolable a lo que pueda ocurrir en el resto de citas electorales.

"Queremos votar", dijo después de comprometerse a no conceder indultos "si hay condena a los golpistas". 

Los independetistas no se mueven

El turno de los independentistas confirmó que PDeCAT y Esquerra no van a cambiar de opinión. Sin un compromiso del Gobierno para hablar de autodeterminación no darán su apoyo a los Presupuestos. El diálogo está roto. Los portavoces de ambas formaciones, Joan Tardà y Ferran Bel, respectivamente, mantuvieron su exigencia de que el derecho a la autodeterminación forme parte del temario del "espacio de diálogo" que hasta la semana pasada estaban intentando poner en marcha el Gobierno y la Generalitat.

Los dos grupos insistieron en su voluntad de seguir buscando una salida dialogada y atribuyeron la ruptura de los contactos "al chaparrón de la derecha" a los socialistas críticos con el PSOE.

Tardà y Bel se esforzaron en defender que haber incluido el derecho a la autodeterminación no comprometía al Gobierno y en cambio hubiese hecho posible un diálogo constructivo que, en cualquier caso, están convencidos de que llegará algún día porque no será posible una salida al conflicto que no tenga en cuenta la voluntad de los catalanes expresada en referéndum.

El proceso

El debate continuará este miércoles en una sesión que arranca a las 9.00. Finalizadas las intervenciones de los representantes de los grupos parlamentarios, los que han presentado enmienda y el resto para fijar posición, se producirá la votación. Sólo una. Si en esta votación se alcanza la mayoría simple —más votos a favor que en contra—, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado quedará rechazado y se devolverá al Gobierno. De lo contrario, el proyecto de las cuentas públicas continuará su tramitación parlamentaria.

Sánchez exigió hace un año a Rajoy someterse a una cuestión de confianza en caso de perder los Presupuestos

Sánchez exigió hace un año a Rajoy someterse a una cuestión de confianza en caso de perder los Presupuestos

Más sobre este tema
stats