tensión en la coalición

Díaz, en el Congreso de CCOO: "Vamos a derogar la reforma laboral a pesar de las resistencias, que las hay y son muchas"

Unai Sordo y Yolanda Díaz este sábado en el hotel Auditorium de Madrid durante el Congreso confederal de CCOO.

La petición de una reunión urgente por parte de Unidas Podemos por "intentos de injerencia" de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, sobre la reforma laboral ha seguido generando este sábado un choque hasta ahora inédito en el Gobierno de coalición. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha sido la primera en pronunciarse este sábado y lo ha hecho para dejar claro que su compromiso para acabar con la reforma del PP es firme "a pesar de todas las resistencias". A más de 300 kilómetros, en Mérida, los socialistas han respondido a la número tres del Ejecutivo en boca de Adriana Lastra, que ha defendido que se va a derogar la reforma laboral, aunque ha matizado que "lo va a hacer el PSOE".

Desde la clausura del 12º Congreso Confederal de Comisiones Obreras (CCOO) que se ha celebrado este fin de semana en Madrid, Díaz ha reconocido que "hay, y son muchas" las "resistencias" para derogar la reforma laboral. "A pesar de todas aquellas personas que, esté donde estén, jamás han tenido la intención de alterar el modelo laboral de precariedad que ha impuesto la derecha en nuestro país. Sé que sabéis lo que es la reforma laboral (...). Esa precariedad, esa injusticia, es la reforma laboral y eso es lo que queremos derogar definitivamente", ha defendido la vicepresidenta segunda que ha logrado que el auditorio se haya levantado a aplaudir con gritos de "¡Sí se puede!".

Aunque Díaz ha querido dejar claro que su compromiso con el Gobierno de coalición es "total", igual que "con el nuevo país que avanza" y "con la mayoría parlamentaria progresista", también ha defendido que ya es hora de dejar "las palabras" y pasar a los hechos.  La también ministra de Trabajo ha asegurado que desde su Ministerio se seguirá intentando avanzar en la "modernización definitiva" del mercado de trabajo y seguirá con las mesas de diálogo con los sindicatos y la patronal: "Vamos a afrontar una tarea nunca realizada en nuestro país en más de 40 años. No nos vamos a detener en la reforma laboral. Tenemos más ambición todavía, queremos llegar más lejos y queremos hacerlo con quien levanta este país todos los días".

Díaz ha señalado también durante su discurso en la clausura del Congreso de CCOO el camino a seguir por su Ministerio: los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), la ley rider, los descensos en las cifras de paro o los aumentos de las afiliaciones a la Seguridad Social. "Os aseguro que lo mejor está por llegar", ha prometido la número tres del Gobierno.

Al bajarse del escenario y entre gritos de "presidenta", Díaz se ha fundido en un abrazo con el secretario general de CCOO, Unai Sordo, que ha sido reelegido este sábado con un 93,74% de votos para su segundo mandato al frente del sindicato. Minutos más tarde, el propio Sordo también ha dejado un mensaje para el Gobierno: "Cuidado con jugar con fuego. Cuidado con precipitar finales acelerados de legislaturas. Cuidado con la experiencia de la repetición electoral y lo que pasó con la irrupción de la extrema derecha por hacer el tonto". "Tino y paciencia", les ha pedido. 

Sordo, tras recalcar que tiene "toda la voluntad de diálogo" con el Gobierno y la patronal, ha advertido que tanto CCOO como UGT están dispuestos a ir a "un proceso de movilizaciones" si se bloquean las reformas en las que están trabajando. "No vamos a tolerar que se bloqueen las reformas por las que estamos trabajando desde hace mucho", ha prometido al tiempo que ha señalado que no van a permitir "que se queden en agua de borrajas las negociaciones que hemos venido manteniendo hasta ahora". 

Minutos después, y desde el 13º Congreso Regional en Mérida (donde Guillermo Fernández Vara revalidará su liderazgo al frente del PSOE de Extremadura), Adriana Lastra ha dejado claro que el Gobierno va a derogar la reforma laboral, aunque ha matizado: "Y lo va a hacer el PSOE". Aunque sin mencionar a sus socios de Ejecutivo, la número dos de los socialistas ha defendido que se saldrá de la pandemia con la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral y con pensiones "dignas y garantizadas". 

Lastra ha defendido que es posible un "crecimiento justo, una recuperación para todos" y que se acabaron "los chantajes de la derecha y los cuentos del miedo". "Nadie recuerda lo que ha hecho la derecha, porque simplemente no existe", ha afirmado la vicesecretaria general del PSOE. 

La tensión por la querella a Batet por la retirada del escaño a Rodríguez

La derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral no ha sido el único punto de tensión entre los dos socios del Gobierno. El anuncio en la noche del viernes de la querella se que interpondrá contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tras la retirada del escaño a Alberto Rodríguez tampoco ha contribuido a rebajar tensiones.  Aunque el ministro de Consumo, Alberto GarzónAlberto Garzón, lo ha intentado este sábado

Durante la presentación de la campaña Hijos del azúcar en la estación Madrid Puerta de Atocha, Garzón ha explicado que esta querella es de Rodríguez "a título personal". "Se trata de una acción jurídica a título personal por parte de alguien que, como el resto del espacio político, estamos indignados por este proceso", ha afirmado el ministro de Consumo que ha defendido que es "natural" que la persona que es "víctima de este proceso haya pensado iniciar una serie de acciones legales".

Otro miembro del Gobierno, en este caso del ala socialista, también se ha pronunciado sobre este asunto. Desde Santiago de Compostela, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha defendido "no judicializar la vida política" y, por ello, se ha mostrado "contraria" a esta querella. "La vida política tiene su propio cauce de difusión y de debate. Los problemas políticos se resuelven políticamente y no interponiendo querellas", ha afirmado.

A última hora de este sábado y desde el aeropuerto de Tenerife, Rodríguez ha anunciado que abandona Podemos. Asimismo, ha denunciado que "el PSOE, que es el que ostenta la presidencia del Congreso, sin reunir a la Mesa y con informe demoledor de los letrados del Congreso, ha robado el acta, no a Alberto Rodríguez, a más de 64.000 canarios".

A pesar de este choque doble en el Gobierno de coalición, desde Unidas Podemos han insistido en que el Ejecutivo no está en peligro. El diputado morado por Bizkaia, Roberto Uriarte, ha asegurado que la legislatura "durará dos años más" y que "no habrá otro Gobierno" porque está "fuerte".

El PP 'entiende' a UP: "Deben estar cansados de que Sánchez les diga una cosa en privado, otra en Bruselas y otra en España"

Ante estas tensiones dentro de la coalición, desde el PP se han puesto del lado de Unidas Podemos en la crisis por la reforma laboral. En concreto, el portavoz nacional conservador  y alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha señalado que la formación tiene "la legítima inquietud y duda" de querer saber cuándo se va a derogar la reforma laboral de 2012 y "se deben haber cansado de que Pedro Sánchez les diga una cosa en privado, otra cosa en Bruselas y otra cosa en España". 

En un acto en Málaga con otros miembros del partido, Almeida ha insistido en que la actitud del presidente del Gobierno "lo único que demuestra es que sólo tiene un objetivo, que es permanecer en el Palacio de la Moncloa" porque "uno es que lleva escuchando ocho años a Pedro Sánchez decir que va a derogar la reforma laboral". Aunque el regidor madrileño ha asegurado que espera que el líder del Ejecutivo no cumpla con esta promesa, ha afirmado que "en término políticos, uno en este caso entiende más a Unidas Podemos que a Pedro Sánchez". 

Con respecto a la retirada del escaño a Alberto Rodríguez, Almeida ha criticado a Batet, porque "la tercera autoridad de España, por cálculo partidista, no puede pretender evadir el cumplimiento de una sentencia judicial" del Tribunal Supremo. Asimismo, ha pedido el cese de Ione Belarra como ministra por hablar de prevaricación y ha insistido en que "el problema es un presidente del Gobierno que antepone su permanencia en el poder a la dignidad de las instituciones".

Por su parte, desde Más País, Íñigo Errejón, ha aconsejado al Gobierno no complicarse la negociación los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 por el asunto de la derogación de la reforma labora. "Juega con fuego", ha escrito el líder de la formación en un mensaje de Twitter. 

La reforma laboral que realmente Bruselas exige a España: atajar el abuso de la temporalidad y recortar el paro juvenil

La reforma laboral que realmente Bruselas exige a España: atajar el abuso de la temporalidad y recortar el paro juvenil

Más sobre este tema
stats