La situación en el PP

Las diez grandes mentiras de Aguirre

Esperanza Aguirre, en un momento de la procesión de la Soledad, éste Sábado Santo en Madrid.

"¡Dígame usted cuándo he mentido yo!". La autora de esta frase es Esperanza Aguirre. La pronunció este martes en el pleno del Ayuntamiento de Madrid. Y se refería a un episodio que el Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Madrid está dispuesto a exprimir al máximo: "el asalto a la capilla" de la Universidad Complutense y la condena a la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre

Aguirre sostuvo que la concejal del equipo de Manuela Carmena "mintió cuando dijo que no estaba en el asalto a la capilla". A su juicio, Maestre "debe dimitir por un delito contra los sentimientos religiosos". "La sentencia y el desarrollo del juicio demuestran que ha mentido y un político no puede mentir. No es compatible", añadió. En este momento, la expresidenta de los conservadores madrileños invitó a sus rivales a bucear en las hemerotecas para cazarla en algún renuncio en los 33 años que lleva en política.

infoLibre ha hecho este ejercicio con los últimos años. Y no faltan ejemplos. Estas son las grandes mentiras conocidas de Esperanza Aguirre.

1. El "primer atentado político" en Madrid

El 23 de octubre de 2006, un incendio intencionado calcinó el Mini Cooper que utilizaba la mujer de Francisco Granados. Pero el coche figuraba como propiedad de una constructora. Por entonces Granados, consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid y persona de confianza de Aguirre, alegó que el concesionario donde había adquirido el vehículo no había podido tramitar el cambio de titular por problemas burocráticos. 

La reacción de Aguirre fue proteger a su consejero y acusar a los partidos de la oposición. Y llegó a calificar este suceso como "el primer atentado político cometido en la Comunidad de Madrid". De hecho, reclamó una investigación a Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior en aquellas fechas.

La realidad es que el coche utilizado por la mujer de Granados estaba a nombre de un constructor amigo del consejero, Ramiro Cid, a quien benefició en diversos negocios. Y del "atentado político" del que habló Aguirre jamás se tuvo noticia.

2. Ella descubrió la Gürtel

Abril de 2010. "Yo destapé la trama Gürtel". Así se pronunciaba la por entonces presidenta del PP de Madrid y de la Comunidad. Hacía un año que habían arrancado las investigaciones de este caso que todavía hoy sacude los cimientos de la formación conservadora. Según sostuvo, todo se remontaba a 2005 cuando ella se "opuso" a la venta de una parcela municipal en Majadahonda que iba a servir para beneficiar a Francisco Correa, cabecilla de la trama y a otros miembros de la trama. Hasta ese momento, la ahora líder de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid había desacreditado la investigación llegando hablar de una persecución a su partido con el objetivo de desprestigiarlo.

En realidad, el frenazo a la venta de ese terreno municipal se produjo con el estallido de una crisis interna en el PP de Majadahonda. José Luis Peñas, por entonces concejal del PP, fue el denunciante del caso. ¿Si Aguirre destapó el caso en 2005 por qué no tomó medidas antes contra sus cargos públicos que después fueron imputados?

La realidad es que Aguirre jamás denunció ni descubrió un caso de corrupción, ni en los tribunales ni ante los órganos del partido.

3. Adiós a la política... con billete de vuelta

"Para un político es absolutamente esencial elegir el momento de su retirada y la forma de ésta. He llegado a la conclusión de que éste es el momento adecuado para dejarlo". El 19 de septiembre de 2012, Aguirre se convirtió en la protagonista de todas las portadas de los periódicos anunciando que dejaba la política. Según dijo, siempre había concebido la política como una "actividad temporal" y había llegado el momento de dar un paso al lado. Esgrimía motivos personales. Según dijo, el cáncer que había padecido había tenido mucho peso en su decisión. 

Pero Aguirre nunca dejó la política, se fue a medias si se tiene en cuenta que siguió presidiendo el PP de Madrid. El Gobierno de la Comunidad de Madrid, sin embargo, lo dejó en manos de Ignacio González.

En estos momentos se despertaron todo tipo de especulaciones en el PP sobre su verdadera intención. Hay quien decía que no volvería; otros apostaban que se marchaba para apartarse de la primera línea en un momento en el que desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid iba a tener que tomarse decisiones muy complicadas, como recortes en materia de educación y sanidad. La conclusión era que no quería desgastarse. Ganaron quienes apostaban por una retirada temporal.

4. "No quiero ser candidata a la Alcaldía de Madrid"

No hacía ni dos meses de su marcha y ya empezaban los rumores. ¿Rivalizar ella con Ana Botella, alcaldesa de Madrid? Para nada. Era 19 de noviembre de 2012 y ofrecía una rueda de prensa en la sede del PP madrileño. Preguntada sobre si tenía en mente postularse para el consistorio madrileño, insistió en que no quiere ser candidata a la Alcaldía de Madrid ni tampoco alcaldesa.

"No, no, no quiero ser alcaldesa de Madrid". Posteriormente, se le cuestionó sobre si quería ser candidata, lo que zanjó con un: "Ni candidata ni alcaldesa". Por estas fechas ya empezaban los roces entre Aguirre y Botella. Pasó el tiempo y estas palabras quedaron en papel mojado. Aguirre fue la candidata del PP al Ayuntamiento de Madrid. Era, decían en su equipo, el broche que le faltaba a una carrera política en la que había sido todo. Menos alcaldesa. Pero no lo logró. Se quedó en la oposición.

5. El alcalde de la 'Púnica' que no conocía

El 27 de octubre de 2014 estallaba la operación Púnica. Por aquellas fechas Esperanza Aguirre era presidenta del PP madrileño y veía como, además de Francisco Granados, cuatro alcaldes resultaban implicados en el marco de esta operación: José Carlos Boza (Valdemoro), Gonzalo Cubas (Torrejón de Velasco), David Rodríguez (Casarrubuelos) y Agustín Juárez (Collado Villalba).

Pese a que quienes mejor conocen a la lideresa y al PP de Madrid insisten en que en el partido no se movía nada sin el visto bueno de la "jefa", como la siguen llamando sus fieles, ésta espetó en una rueda de prensa convocada en la sede regional de la formación que nada sabía de los citados regidores municipales. "A estos alcaldes ni los conozco", dijo.

En este caso, más que tirar de hemeroteca hubo que tirar de fototeca. Las imágenes desmentían a Aguirre. Una simple búsqueda en el Flickr del PP madrileño permitía localizar instantáneas de Aguirre con Juárez. En noviembre de 2011, por ejemplo, se podía ver a ambos con la exministra de Sanidad Ana Mato y el presidente del Senado, Pío García-Escudero. Meses antes, ambos aparecían en otra foto junto al ahora eurodiputado Esteban González Pons y el dirigente de Nuevas Generaciones Javier Dorado. Igual que se puede echar un vistazo a las fotos de la última cena de Navidad del PP madrileño, a la que acudieron Mariano Rajoy y Carlos Floriano, exresponsable de Organización y Electoral del PP.

6. Las "manzanas podridas" o las "ranas" de la lideresa

A la hora de hacer recuento de las personas de las que fue máxima responsable política y que están o estuvieron inmersas en escándalos de corrupción a Aguirre no le salen las cuentas. Siempre habla de dos cargos públicos que le salieron "rana", en alusión a los exconsejeros Francisco Granados y Alberto López Viejo. Pero la hemeroteca da cuenta de que fueron algunas más. Bastante más. La primera vez que recurrió a esta expresión fue en noviembre de 2014, pocos días después de ver cómo su exsecretario general en el partido y uno de los hombres a los que más responsabilidades había encomendado, Francisco Granados, entraba en la cárcel. En una entrevista concedida a la cadena Ser aseguraba que en treinta años de carrera política a había nombrado a "centenares de personas" y que solo dos le habían "salido rana". "Me salieron rana y me traicionaron", lamentó.

En la misma entrevista defendió que el fallo a la hora de seleccionar a sus colaboradores había sido muy bajo, "un 2 por ciento" de error en una vida política de 30 años. 

Poco antes de renunciar al cargo de presidenta del PP de Madrid, Aguirre compareció ante la comisión de corrupción en la Asamblea de Madrid, volvió a recurrir a las famosas "ranas". "He nombrado a más de 500 altos cargos y dos me han salido rana", insistía. De nuevo volvía a olvidarse de exdirigentes que habían dado muchos dolores de cabeza al partido. Por ejemplo de los tres que fueron imputados en el marco del caso Gürtel. Es el caso de Jesús Sepúlveda. Exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) entre 2003 y 2009 y exmarido de la ministra de Sanidad Ana Mato, fue imputado por su presunta implicación en este escándalo y expulsado del Partido Popular en 2013. Según la Agencia Tributaria, Sepúlveda recibió solo en metálico 477.090 euros entre los años 2002 y 2005 de esta trama corrupta. Todo ello sin contar con otros pagos en especie.

También se olvida Aguirre de Benjamín Martín Vasco y de Alfonso Bosch Tejedor, exdiputados en la Asamblea de Madrid. De los alcaldes de la Púnica y de Beltrán Gutiérrez Moliner, exgerente de los conservadores madrileños. Según las investigaciones del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, Gutiérrez habría gastado 58.000 euros en 2010 y 2011 con su tarjeta black de Caja Madrid. Éste dejó de ser gerente del PP de Aguirre. Pero siguió vinculado al mismo en la parte administrativa al ser un "funcionario de partido".

7. A vueltas con la carrera de Carmena

La campaña que condujo a Aguirre a las municipales de mayo no estuvo exenta de polémica. Una de ellas tuvo que ver con su máxima rival, y ahora alcaldesa, Manuela Carmena. El 6 de mayo, la expresidenta regional se veía obligada a rectificar unas declaraciones suyas en las que aseguraba que su rival no era jueza.

"Sí es juez, por tanto, no me duelen prendas y rectifico cuando me equivoco", dijo en un acto de partido en presencia de María San Gil.

Según explicó Aguirre en declaraciones recogidas por Europa Press, había leído en un periódico de tirada nacional que no era jueza, sino que procedía del Cuarto Turno cuando se la nombró para el Consejo General del Poder Judicial. "Estaba equivocada. Con posterioridad Carmena preparó sus oposiciones y las sacó". 

8. Los pagos a la Púnica: "A otra cosa, mariposa"

Este diario dio cuenta en el mes de agosto de cómo Aguirre había mentido cuando aseguró que las empresas del conseguidor de la trama Púnica, Alejandro de Pedro, no había realizado ningún trabajo para el PP de Madrid. Así lo prueba la contabilidad oficial del PP de Madrid, a la que tuvo acceso infoLibre. La empresa Eico Reputación Management, de Alejandro de Pedro, facturó 40.120 euros en 2011 a la formación.

Aguirre, que presidía el PP madrileño desde noviembre de 2004, había sido interpelada por una periodista, que le indicó que Adrián de Pedro, el hermano del conseguidor de la red corrupta, "sí reconoce en su declaración que hizo muchos trabajos para el Gobierno de Ignacio González, para el de usted también y para el Partido Popular de Madrid". En ese momento Aguirre interrumpe a la informadora y añade: "Para el mío, desde luego ninguno, y para el PP de Madrid, cero. Así que a otra cosa mariposa".

Días después, los datos desvelados por este medio dejaban al descubierto que Aguirre también había mentido cuando dijo que la Púnica no había trabajado para su Gobierno. La grabación de la declaración como imputada de la ex directora general de Medios de la Comunidad de Madrid, Isabel Gallego, lo probó. 

9. Cero insultos... salvo al hijoputa

Noviembre de 2015. En esta ocasión, Aguirre se refería a unas declaraciones de Carmena en las que la alcaldesa se quejaba de insultos en los plenos del Ayuntamiento. Para defenderse pidió de nuevo tirar de hemerotecas. Porque a su juicio era "un insulto" que dijese que ella había insultado "a algún representante político del Gobierno o de la oposición". Olvidaba el episodio del "hijoputa".

Así se refirió Aguirre en su día a Fernando Serrano, que en septiembre de 2009 fue el sustituto de Pablo Abejas al frente de la Comisión de Control de Caja Madrid. Serrano era próximo al exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y Abejas próximo a Aguirre.

Serrano fue uno de los protagonistas de la batalla por el control de la caja que se libró en el PP de Madrid en los años 2009 y 2010. Es el hombre al que Aguirre descalificó en una conversación privada con Ignacio González, que fue pillada por los micrófonos. "Yo creo que hemos tenido una inmensa suerte de poder darle un puesto a IU quitándoselo al hijoputa", fue la expresión. Era 29 de enero de 2010.Y Aguirre tuvo que salir a aclarar que no se refería a Ruiz-Gallardón.

10.  Financiación ilegal: "No... Que yo sepa..."

11 de febrero 2016. La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró en una improvisada comparecencia de prensa a las puertas de la sede del partido que "no ha habido financiación ilegal del PP de Madrid". "Que yo sepa", matizó. Horas antes se había registrado la primera planta del número 13 de la madrileña calle de Génova, donde se ubican los conservadores madrileños. Y donde, por tanto, estaba su despacho.

"Aquí no ha habido nada", "en absoluto, ni hay indicios ni está probado", sentenció Aguirre al ser preguntada sobre la supuesta financiación ilegal del PP de Madrid

Además de obviar los resultados que pueda tener la investigación de la Púnica, Aguirre olvidaba que, en octubre de 2010 un informe remitido por la Fiscalía Anticorrupción al juez instructor del caso Gürtel, Antonio Pedreira, ratificaba que el PP de Madrid financió ilegalmente las campañas electorales de Esperanza Aguirre en 2003, el año del tamayazo, y en 2004. Las ilegalidades, según informó por entonces el diario Público se cometieron "en connivencia con la red Gürtel y gracias al uso de la fundación Fundescam como canal opaco de captación de fondos y pago de facturas". 

El presunto delito estaría prescrito, motivo por el que no se continuó con las investigaciones.

Años después, en abril de 2012, la Agencia Tributaria denunció la financiación ilegal del PP en Madrid

Esperanza Aguirre: historia de 14 años de corrupción en el PP de Madrid

Esperanza Aguirre: historia de 14 años de corrupción en el PP de Madrid

Más sobre este tema
stats