Casa del Rey

El dinero del fondo de Juan Carlos I y su amiga Corinna acabó en tres paraísos fiscales

Corinna, la amiga del rey, 'llega' al Congreso

infoLibre

Los 21 millones de euros del Fondo Hispano-Saudí, el proyecto promovido por el entonces rey Juan Carlos I en el que figuaraba como asesora Corinna zu Sayn-Wittgenstein, terminaron repartidos en trece sociedades radicadas en tres paraísos fiscales: Islas del Canal, Suiza y Bermudas. Es lo que sostiene una información publicada este viernes por El Español

El negocio se anunció en abril de 2006 como una iniciativa de Estado destinada a incentivar la inversión española en Arabia Saudí. Pero, que se sepa, no dejó un sólo euro en España ni generó puesto de trabajo alguno. El Fondo Hispano-Saudí fue inscrito formalmente en el Reino Unido. Y los activos de la sociedad, " lejos de terminar en bancos nacionales o gestionados por instituciones públicas, fueron trasladados a diversas sociedades radicadas, entre otros, en el paraíso fiscal de la isla de Guernsey", señala el diario.  Guernsey es el mismo destino elegido por el clan Pujol para ocultar buena parte de su fortuna.

En un primer momento, la Casa del Rey otorgó la gestión del proyecto a la consultora Morgan Stanley. Sin embargo, el fondo se controlaba desde una sociedad llamada Energy and Infrastructure GP, radicada en Guernsey, y operaba a través de de un entramado de empresas radicadas en paraísos fiscales.  

Según la documentación a la que ha tendio acceso El Español, ni el Gobierno de España ni el de Arabia Saudí han sido "responsables de forma directa o indirecta de cualquier decisión tomada por el fondo". Y los inversores, pese al aval de la Casa del Rey, actuaban sin garantías.

La Zarzuela y el CNI guardan silencio sobre la grabación en que Corinna acusa al rey emérito de ocultar dinero en Suiza

La Zarzuela y el CNI guardan silencio sobre la grabación en que Corinna acusa al rey emérito de ocultar dinero en Suiza

Más sobre este tema
stats