las declaraciones de los aludidos

Dionisio Ramos: “Transmití a gente del PP que en el PSOE algunos no querían pactar con IU”

Cifuentes declara que el derecho de reunión y manifestación  "no es absoluto".

"¿Por qué Tamayo me coloca en el centro de la trama? No lo sé. A Tamayo me lo presentó José Luis Rodríguez Zapatero en El Escorial, uno o dos años antes de que sucediera el tamayazo. Después sólo le vi un par de veces. Nada más", aseguró este jueves Dionisio Ramos en conversación telefónica con infoLibre.

Los manuscritos de Eduardo Tamayo –que publica este viernes tintaLibre, el mensual de infoLibre– consisten en cuatro folios fotocopiados, en los que el tránsfuga que impidió que el PSOE gobernase Madrid en 2003 desvela la organización del complot y anota nombres de políticos y empresarios que estarían involucrados. 

Dionisio Ramos sí reconoce mantener una amistad con el exdirigente de Renovadores por la Base, José Luis Balbás, que era el jefe de Tamayo: "Desde hace más de 30 años, todos los meses de junio, Balbás me hace la declaración de la renta y yo le invito a comer. Esa es nuestra relación", especifica este empresario.

Ramos sostiene que dentro del PSOE existía un debate tras las elecciones autonómicas de mayo de 2003 porque muchos no entendían el pacto con IU, y menos aún que le cedieran consejerías concretas. "Y ese era el problema interno", destaca. Al contrario de otras versiones, según este empresario, "en el PP no sabían que dos diputados se iban a ir. No se lo podían creer. Y por eso reaccionaron 24 horas después. Y a partir de ahí me involucran y me entero de cosas, pero hoy tengo mucha más información".

Balbás "se lo llega a comentar a Sevilla y Solchaga"

"Yo había sido secretario general técnico de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y sabía que dentro del PSOE había personas que no estaban de acuerdo con el pacto con IU", explica Ramos, quien a preguntas de este diario confiesa lo siguiente: "Sí, es verdad que yo trasladé esta impresión a gente del PP, diciéndoles que a muchos socialistas no les gustaba el pacto. Pero nada más".

"De hecho", continúa Ramos, "José Luis Balbás se lo llega a comentar a [los socialistas] Jordi Sevilla y Carlos Solchaga en un restaurante en el que coincidimos los cuatro. Esta conversación fue una simple anécdota de lo que estaba pasando dentro del PSOE. No tuvo ninguna importancia. Pero es un ejemplo de lo que estaba pasando".

En este sentido, Ramos recuerda que dirigentes socialistas criticaban la posibilidad de dejar en manos de IU una consejería como la de Educación, teniendo muchos de ellos a sus hijos en la escuela concertada o en colegios religiosos: "Ahí empieza todo, porque me transmiten una sensación de lo que estaba pasando en Madrid".

Este empresario niega que conociera de antemano la espantada de los dos tránsfugas del PSOE: "Si alguien me hubiera preguntado aquel día por la mañana si sabía que Tamayo y [María Teresa] Sáez iban a hacer lo que hicieron, yo le habría contestado que no me lo podía ni imaginar. Pero después comienzan a llamarme periodistas, y para defenderme me siento con Tamayo, y es entonces cuando paso a comprender por qué hicieron eso. Pero ni yo lo sabía ni nadie del PP. A partir de ahí comencé a tomar precauciones porque empezaron a decir de todo", concluye Ramos.

Cifuentes: "Dionisio jamás me comentó nada"

Cristina Cifuentes, actual delegada del Gobierno en Madrid, era en aquella época una diputada autonómica en la Asamblea de Madrid. En los documentos de Tamayo, el tránsfuga la sitúa como una de las dos personas del PP que recibía información de Dionisio Ramos. La otra era el secretario general del PP, Ricardo Romero de Tejada.

Cifuentes, en declaraciones a este periódico, admite que tenía una vieja amistad con Dionisio Ramos, pero niega cualquier vinculación con el tamayazo: "En 2003, hacía un par de años que prácticamente había perdido el contacto con Dionisio. Habíamos sido amigos de juventud, y es verdad que fui testigo en su boda en 1993. Yo no soy alguien que reniegue de sus amistades. Pero Dionisio jamás me comentó nada relacionado con el tamayazo, ni antes de que se produjese, ni despuéstamayazo. Entre otros motivos porque nunca he tenido el más mínimo interés en saber nada de ese asunto".

La dirigente del PP destaca que en aquella época "era una diputada rasa, sin ninguna capacidad de decisión". Y admite que le "molesta” que alguien la “sitúe en el mismo plano que a Romero de Tejada. Que era un compañero de partido, pero con quien yo no tenía nada que ver".

Ricardo Romero de Tejada, por su parte, no ha querido realizar ninguna declaración. "Fue un caso muy desagradable, y prefiero no hacer ninguna declaración al respecto", fueron sus únicas palabras.

Las relaciones de Luis Maestre con IU

Otro de los aludidos en los papeles de Tamayo, el socialista Luis Maestre, que aparece asociado con una flecha a las siglas IU, considera que sí puede saber por qué el tránsfuga le cita: "Yo tenía amigos en IU de alto nivel. Y se pusieron en contacto conmigo". Maestre recuerda que el PSOE no había ganado las elecciones, sino que lo había hecho la izquierda. "Y yo llevaba gobernando con IU en la Diputación desde el año 79. Se pusieron en contacto conmigo para buscar una solución conjunta, y con la intención de que hiciera gestiones a ver si se podía encontrar una solución que no fuera la que al final se produjo".

Al contrario que Luis Maestre, José María de la Riva Ámez no cree que Tamayo se refiera a él cuando escribe el nombre de "Chema": "No soy yo, porque no estaba en la ejecutiva ni tenía amistad con Rafael Simancas. Antonio Romero y yo estábamos en aquél momento en el consejo de Caja Madrid, pero nada más", argumenta De la Riva Ámez. "Yo tenía cierta relevancia en el guerrismo de Madrid, pero nunca tuve ninguna relación con los Renovadores por la Base de Balbás. De hecho yo me negaba a ir cuando nos citaban a reuniones. No tuve relación con ellos. Dudo de que sea yo ese Chema".

InfoLibre ha intentado, sin éxito, localizar a Eduardo Tamayo, José Luis Balbás, Fidel San Román, Pedro Artes Carpena y José Esteban Verdes para conocer su versión. En el bufete de Jesús Miana Ortega colgaron directamente el teléfono.

La Fiscalía pide seis años de cárcel para el principal acusado por la caja B de la Complutense

La Fiscalía pide seis años de cárcel para el principal acusado por la caja B de la Complutense

Más sobre este tema
stats