LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así camuflan los diputados los datos sobre sus intereses económicos y esconden su agenda de reuniones

OTAN

De entrada, abstención: Unidas Podemos y los socios del Gobierno no apoyan el ingreso de Finlandia y Suecia en la OTAN

Reunión extraordinaria de la OTAN.

Antes de la invasión rusa sobre Ucrania, la Alianza Atlántica atravesaba uno de los momentos de mayor debilidad de su historia. Tras el estallido de la guerra y con las implicaciones geopolíticas que ello suponía, Suecia y Finlandia dieron un giro histórico en la política que hasta ahora habían seguido y solicitaron el acceso a la OTAN.

Más de dos tercios (21) de los 30 países que forman parte de la alianza ya han ratificado el protocolo de adhesión, a la espera de territorios como España, Portugal, Croacia, República Checa y Turquía, entre otros. Tras parón estival, este jueves el Congreso dará luz verde a la propuesta con los votos favorables del PSOE (120), PP (89), Vox (52) y Ciudadanos (9) y el PNV (6), entre otras formaciones. Un acuerdo que también requiere la autorización del Senado. 

Sin embargo, la formación minoritaria del Ejecutivo, Unidas Podemos (UP), tiene previsto abstenerse en la Cámara Baja, al igual que otros de los socios habituales del Ejecutivo como Esquerra Republicana (ERC), EH Bildu, Más País o Compromís. Fuentes de estas formaciones han confirmado a infoLibre el sentido del voto, mientras que otros partidos como la CUP o BNG votarán en contra.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha justificado este martes la decisión de abstenerse en dos motivos: la oposición a la Alianza Atlántica (lo que les llevaría a votar en contra) y el respeto a la soberanía de ambos países nórdicos (lo que les llevaría a votar a favor). "Estos dos motivos definen el voto. Nos impiden que sea a favor y que sea en contra", ha explicado en rueda de prensa.

En este contexto Izquierda Unida (IU), integrada en UP, quiere negociar hasta el día de la votación y no se descarta que los cinco diputados de la formación voten en contra, amparándose en la posición histórica del partido. La fundación de Izquierda Unida, en abril del año 1986, se produjo precisamente al calor de las movilizaciones contra la entrada de España en la OTAN. En 2013, el actual ministro de Consumo y coordinador de IU, Alberto Garzón, calificó a la OTAN como una "organización de terrorismo legal".

Tanto Unidas Podemos como los socios del Ejecutivo se han opuesto en los últimos meses a las decisiones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el envío de armas a Ucrania o el aumento del Presupuesto dedicado en Defensa hasta el 2%. Un compromiso adquirido precisamente en el seno de la OTAN, lo que equivaldría a gastar unos 24.000 millones de euros anualmente.

Turquía utiliza su poder de veto a cambio de contrapartidas

La propuesta de adhesión de Finlandia y Suecia en la OTAN no ha contado con resistencias en los gobiernos de los países que forman parte de la alianza, a excepción de Hungría y Turquía. La ratificación es la etapa más larga en el proceso de adhesión a la organización militar, con el procedimiento burocrático de todos los aliados que, a su vez, cuentan con distintos sistemas de validación e implica, en muchos, casos votaciones parlamentarias.

En el caso de Turquía, Ankara estuvo bloqueando durante varias semanas el proceso de negociaciones ya que, como miembro de pleno derecho de la OTAN, tiene capacidad de veto. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, alegaba una supuesta connivencia de ambos países nórdicos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía, considerada terrorista por la Unión Europea y EEUU.

A juicio de Pablo del Amo, analista de Descifrando la Guerra, "Turquía sabe que tiene un poder de veto" y "quiere utilizarlo lo máximo posible". Del Amo señala que "el principal enemigo" de Erdogan y su gobierno es el PKK y la población kurda, algunos de los cuales han recalado precisamente en Suecia y Finlandia.

"Lo que quiere Turquía es que estos dos países extraditen a todos los que ellos consideran terroristas, cosa que ya han hecho. Como a priori no hay un plazo impuesto para el ingreso, Erdogan puede alargar el proceso lo máximo que pueda. Aunque también corre el riesgo de que Estados Unidos les pegue un toque", sintetiza en conversación con infoLibre.

"Estar bajo el paraguas de la OTAN da seguridad a Finlandia y Suecia"

Qué defiende (y qué no) Unidas Podemos sobre España y la OTAN más allá del plantón a Sánchez

Qué defiende (y qué no) Unidas Podemos sobre España y la OTAN más allá del plantón a Sánchez

Para el analista, a Suecia y Finlandia "no les corre tanta prisa" por integrarse en la OTAN porque ya son socios de la Unión Europea y "tienen un mecanismo de defensa mutuo". A esto se le añade que ambos ejércitos están integrados en la OTAN a través de maniobras, ejercicios militares e inteligencia. "No son al uso países neutrales, pero se adhieren a la OTAN porque perciben una amenaza en Rusia y estar bajo el paraguas de la alianza les da bastante seguridad", expone del Amo.

Cuando todos los miembros de la alianza y los candidatos han aprobado estos protocolos, el siguiente paso lleva a Washington, donde los documentos se depositan ante el Gobierno de Estados Unidos, en concreto en el Departamento de Estado.

Desde la organización atlántica han destacado la diligencia del proceso, el más rápido en la historia de la Alianza. Sin embargo, cuando ambos países solicitaron conjuntamente su entrada en la OTAN el pasado 18 de mayo, el organismo apostaba porque su adhesión fuera aun más ágil y estuviera lista para la cumbre de Madrid de finales de junio, un escenario que finalmente no se dio.

Más sobre este tema
stats