informe pisa

España mejora levemente en el informe PISA y se sitúa en la media de la OCDE por el retroceso de otros países

Alumnos de un instituto público de Castilla-La Mancha.

El ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, se abonó este lunes al discurso triunfalista en la presentación ante los medios de la última edición del informe PISA (Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos) al calificar los resultados de "muy satisfactorios". Y es cierto que ese estudio sitúa por primera vez a España al nivel de la media de los países de la OCDE, es decir, de las economías más desarrolladas del mundo, en los conocimientos y destrezas que mide este informe cada tres años a través de pruebas realizadas a alumnos de 15 años.

Sin embargo, la observación de los datos y su comparación con el informe de 2012 evidencia que España se mantiene prácticamente en los mismos niveles competenciales que hace tres años y que es el descenso del resto de países lo que le hace acercarse a la media de la OCDE, que desciende en las tres destrezas analizadas (ciencias, lectura y matemáticas) respecto a hace tres años. La principal mejora española tiene lugar en lectura –semide la capacidad para entender, usar y analizar textos– donde los alumnos tuvieron una media de 496 puntos, ocho por encima del resultado logrado en 2012. La media de la OCDE se sitúa en 493 puntos, tres menos que hace un trienio (496). Educación califica de "histórico" este resultado. 

Aunque con un leve aumento, el rendimiento en matemáticas no ha variado sensiblemente –ha pasado de 484 a 486– por lo que no se considera significativo estadísticamente. En esta destreza la media de la OCDE ha bajado cuatro puntos desde 2012 al pasar de 494 a 490, por lo que España sigue estando por debajo aunque a muy poca distancia. El Ministerio subraya que se trata de la menor distancia que ha habido entre ambos desde que se comenzó a realizar este estudio en el año 2000. Sin embargo, los resultados españoles en competencia matemática de 2015 son similares a los de ejercicios anteriores: 2003 (485), 2006 (480), 2009 (483) y 2012 (484).

En ciencias –competencia en la que se centra en esta ocasión el informe– el rendimiento de España se sitúa justo en la media de la OCDE, con 493 puntos. Sin embargo, esta la única destreza en la que los alumnos españoles empeoran su resultado respecto a 2012, cuando obtuvieron 496 puntos (-3). La caída en la media de la OCDE, sin embargo, es de ocho puntos en este período (de 501 a 493), lo que acerca a España a esa media a pesar de su caída. 

Preguntado por las causas de estos resultados, el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, aseguró que las políticas educativas dirigidas desde el Gobierno desde 2012 han reforzado "cuestiones clave" que "han permitido esta mejora". "Me refiero a la autonomía de los centros, al liderazgo pedagógico, a la atención a la diversidad y a la evaluación del sistema", explicó. La alusión a la evaluación resulta especialmente llamativa teniendo en cuenta que el ministerio acaba de acceder a sacrificar sus polémicas reválidas tras las quejas de las comunidades autónomas, la oposición parlamentaria y buena parte de la comunidad educativa. 

Repetidores 

Leves mejoras aparte, el estudio de referencia sobre los sistemas educativos del mundo desarrollado también arroja otros resultados preocupantes para España. Entre ellos, los altos porcentajes de repetición que Educación admite que suponen un "problema", pues los resultados que obtienen en años posteriores los repetidores suelen ser negativos y suponen una brecha en los resultados. En España, prácticamente uno de cada tres alumnos de 15 años (31%) está repitiendo curso. Este porcentaje supera hasta en 20 puntos porcentuales a la media europea. Además, la comparación con 2012 tampoco es muy alentadora, pues hace tres años este porcentaje estaba en el 34%. Es decir, apenas ha habido variación. 

Por otro lado, Educación también presumió este lunes de que el nivel de alumnos rezagados en España es inferior a la OCDE en las tres áreas analizadas, una circunstancia que nunca se había producido desde que se realiza este informe. En lectura, los alumnos españoles rezagados representan el 16% respecto al 20% de la OCDE, en matemáticas el 22% frente al 23% del resto de países y en ciencias el 18% frente al 22%. Para el ministerio este hecho es sinónimo de "una mayor equidad" en el sistema educativo. 

Precisamente, la tendencia hacia la inequidad fue uno de los aspectos que más llamó la atención del informe de hace tres años. Ese informe reveló que los alumnos con un nivel socioeconómico favorecido superaron a los alumnos menos favorecidos en 34 puntos en matemáticas. Se trataba de una diferencia superior de seis puntos respecto a la observada en 2003. En este punto el informe también apunta hacia cierta mejoría, pues hay una cierta reducción de esa brecha. En 2015, los alumnos de entornos más favorables superaron a los menos favorecidos en ciencias en 27 puntos

Comunidades 

Este último informe refleja también grandes diferencias entre comunidades autónomas, con los alumnos de Castilla y León como los más aventajados y los de Canarias, como los que menos. Las diferencias máximas entre comunidades se han producido en este estudio en matemáticas, donde los alumnos navarros obtuvieron 66 puntos más que los canarios (10 puntos más que en 2012). En lectura, la diferencia es de 47 puntos (siete menos que en 2012) entre Castilla y León y Extremadura; y en ciencias, de 46 puntos (seis más que en 2012) entre Castilla y León y Andalucía. 

Muy llamativos son en esta ocasión los resultados de Euskadi, que es la que comunidad que más empeora respecto a 2012 en las tres destrezas analizadas. En ciencias desciende 23 puntos al pasar de 506 a 483, quedándose a diez puntos de la media de la OCDE y obteniendo el cuarto peor resultado por detrás de Andalucía, Extremadura y Canarias; en matemáticas baja 13 (de 505 a 492), aunque en este caso logra estar justo por encima de la media del resto de países; y en lectura cae siete puntos (de 498 a 491), con una puntuación que también le hace quedar por debajo de la media de la OCDE. 

El fiasco del 'Doing Business' sobre Chile: la ideología y los intereses que guían los informes del FMI y el Banco Mundial

El fiasco del 'Doing Business' sobre Chile: la ideología y los intereses que guían los informes del FMI y el Banco Mundial

Más sobre este tema
stats