Aborto

Exdiputados del PP que recurrieron la ley del aborto vuelven a la carga diez años después para que España sea como Polonia

Manifestación en favor del derecho al aborto.

Junio de 2010. El Tribunal Constitucional acababa de admitir a trámite un recurso contra la ley del aborto impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Los artífices: diputados del Partido Popular. Concretamente 50, entre ellos Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. A las puertas del tribunal, Federico Trillo, entonces coordinador de Justicia del Partido Popular, prometía llevar la derogación de la norma en el programa electoral de la formación. Han pasado diez años de aquello, pero los magistrados siguen sin pronunciarse. Este miércoles, varios exdiputados conservadores reclamarán una sentencia inmediata y recuperan así un debate que parecía soterrado.

Los firmantes del escrito que se presenta ahora no llegan a la treintena. Entre ellos, el exconsejero Luis Peral y los exdiputados Eva Durán, José Eugenio Azpiroz y Ángel Pintado, entre otros, harán entrega de la petición al tribunal. Hace algo más de diez años, los conservadores cargaron contra la posibilidad de abortar durante las primeras catorce semanas de gestación, sin que mediase ninguna causa objetiva. Según argumentaron entonces, no proteger la vida del nasciturus nasciturus iba en contra de la Constitución, que en su artículo 15 blinda el "derecho a la vida".

El tesón de los conservadores, reflexionan las expertas consultadas, está desfasado y no encaja en la tendencia general de los países del entorno. "Es una etapa ya pasada en nuestro país y si el PP se quiere distanciar de Vox debería desistir legalmente del recurso". Así lo entiende Altamira Gonzalo, vicepresidenta de Themis Mujeres Juristas. La interrupción voluntaria del embarazo, entiende la jurista, está "completamente normalizada en nuestro país" y hace una década "nos igualó con todos los países del entorno europeo".

Para Gonzalo, ni siquiera el Partido Popular "de hoy" quiere retomar aquel debate. "Son conservadores, pero en ese sentido son respetuosos con la legislación, comprenden que ha reducido el número de abortos y ha servido para salvar vidas de mujeres". Lo cierto es que el debate en torno a la interrupción voluntaria del embarazo divide al partido, que el pasado año ya afrontó un cisma interno a raíz de una polémicas declaraciones de Adolfo Suárez Illana. "Eso también lo hacían los neandertales", llegó a decir el hijo de Adolfo Suárez.

Lucía Avilés, magistrada y socia fundadora de la Asociación de Mujeres Juezas, sí entiende la necesidad de dar una respuesta al recurso: desde un punto de vista estrictamente jurídico pero también por una cuestión de justicia. El Constitucional "tendría que haberse pronunciado ya", razona la magistrada. Hacerlo ahora, completa, servirá también para abrir un debate respecto a su composición: introducir la perspectiva de género conlleva además una composición equitativa, especialmente en lo que respecta a las decisiones sobre los derechos de las mujeres.

En ese sentido, continúa Avilés, "es necesario que se resuelva el recurso planteado", esencialmente porque en su día "se acordó que se iba a tramitar de manera urgente". En un plano social y político, las mujeres merecen igualmente "una respuesta" precisamente para acallar "las voces que se alzan y que tienen que ver con las reminiscencias religiosas que todavía hay". En ese sentido, el Tribunal Constitucional "tiene en sus manos la resolución del recurso" mediante una respuesta que "ponga los puntos sobre las íes", como ya hizo en 2008 en relación a las voces que se oponían a la Ley contra la violencia de género. Avilés defiende la necesidad de abordar un debate que progrese hacia la igualdad y que aplaque los discursos regresivos.

De Argentina a Polonia

Quienes este miércoles llaman a las puertas del Tribunal Constitucional lo hacen con el eco de las protestas multitudinarias en países como Argentina y Polonia. En el país latinoamericano, con la vista puesta en la despenalización del aborto. En suelo polaco, las mujeres se movilizan precisamente para impedir un retroceso en sus derechos. Las voces que reafirman su convicción de que la ley española es anticonstitucional lo hacen con el modelo polaco en el horizonte. El propio Luis Peral celebraba en redes sociales, a finales de octubre, que el Tribunal Constitucional de Polonia hubiera determinado que "el aborto eugenésico vulnera la Constitución polaca, abrogando la regulación de la Ley polaca del aborto de 1993 que lo permitía".

El economista no recogió, sin embargo, los pasos que se dieron después. Al fallo del tribunal le siguieron toda una serie de protestas masivas, la última este domingo, para cargar contra el Gobierno bajo el lema "vamos por la libertad". En el punto de mira de los manifestantes, el líder del partido de extrema derecha en el poder, Ley y Justicia (PiS). Los ciudadanos se concentraron este domingo frente a su residencia, custodiada por efectivos de las fuerzas de seguridad. Desde que en octubre el Tribunal Constitucional dictara la sentencia que prohíbe el aborto en caso de malformaciones severas del feto, los polacos se han echado a la calle llegando a frenar las aspiraciones del Gobierno. Actualmente, la ley polaca sólo permite la interrupción del embarazo en tres situaciones: malformación del feto, en caso de violación o si la vida de la madre está en riesgo. Cientos de miles de personas ocuparon las calles para tratar de impedir que la decisión se implementara. Hasta hoy, el Gobierno no ha publicado oficialmente el dictamen judicial, por lo que de momento la decisión no se ha hecho efectiva.

Manifestación en Polonia contra el fallo del Tribunal Constitución sobre el aborto.

Mientras las mujeres se manifiestan en Polonia para impedir que sus derechos reproductivos retrocedieran, sus compañeras argentinas clamaban por la despenalización del aborto. Una vez más, parecen próximas a conseguirlo. El 29 de diciembre, el Senado de Argentina votará la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, como parte del proyecto de ley aprobado el pasado viernes por la Cámara de Diputados. De nuevo, el movimiento feminista se mantuvo no sólo vigilante, sino artífice del impulso necesario para sacar adelante la futura ley.

Mujeres argentinas por la despenalización del aborto.

"Las movilizaciones argentinas y polacas" forman parte de un "movimiento feminista internacional que tiene sus conquistas", expone Altamira Gonzalo. España no es ajena a él. "Hay un hecho claro y objetivo, las movilizaciones de 2014 impidieron una reforma de la ley e impulsaron la dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, porque había quedado en ridículo". Toma la palabra Ada Santana, presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes. Recuerda el conocido como Tren de la Libertad que hace seis años llenó las calles de feminismo en favor de los derechos reproductivos de las mujeres. "En 2014 la sociedad habló y se posicionó".

A juicio de la activista, lo cierto es que "el aborto sigue siendo una cuestión conflictiva para muchos sectores de la sociedad, arraigados a valores católicos". Santana celebra, por un lado, los éxitos al otro lado del charco, pero también lamenta el envés representado por un "sector reaccionario que quiere volver atrás". En tiempos de crisis, lamenta, "acaba surgiendo una extrema derecha que no comparte valores de progreso".

Avilés recuerda además que existen hitos a la espera, como la ratificación por parte de la Unión Europea del Convenio de Estambul. Polonia y otros países europeos "están haciendo una tensión en contra, lo que supone un retroceso no sólo en los derechos de las mujeres, sino en el solo planteamiento de los debates en torno a ellos". La oposición a los avances en igualdad, por tanto, "no es solo un hecho puntual de España". En frente, el movimiento feminista se impone como barrera para evitar cualquier paso atrás en los derechos conquistados.

La salida del TC del ponente de la ley del aborto abre la puerta a lograr una sentencia 11 años después

La salida del TC del ponente de la ley del aborto abre la puerta a lograr una sentencia 11 años después

Más sobre este tema
stats