LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

El debate sobre la crisis

Feijóo pasa del “timo” del tope del gas a pedir límites para el precio de la nuclear, hidroeléctrica y renovable

Alberto Núñez Feijóo se fotografía con dos seguidores durante una visita a Tarragona.

Las propuestas energéticas del PP, que según Alberto Núñez Feijóo ya estaban listas el pasado martes para ser remitidas al Gobierno de España —él mismo exhibió un documento desde la tribuna de oradores para demostrarlo—, no estarán terminadas hasta el próximo lunes. Serán entonces, casi una semana después, cuando el PP haga públicas las iniciativas con las que pretende resolver la crisis energética que sufre España en un contexto en el que, como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania, la economía de toda Europa se ha visto sacudida por el encarecimiento del gas y su efecto sobre los precios de la electricidad.

Muchas de las soluciones que defiende el PP las han ido adelantando sus dirigentes en las últimas semanas y Feijóo aprovechó una comparecencia desde Tarragona para anunciar una nueva: “Buscar un precio máximo para la energía hidroeléctrica, nuclear y para las renovables”. 

“En este momento de crisis debemos de pactar con el sector un precio máximo de estas energías”, una iniciativa que, según explicó el líder de la oposición en un acto de partido en Tarragona, es “justamente lo contrario de lo que ha hecho el Gobierno, que ha topado el precio del gas”. Con “un precio máximo de las tecnologías como renovables, nucleares y hidráulicas”, afirmó Feijóo sin dar más detalles, “podremos bajar los precios y dejaremos de hacer especulación con el precio del gas”.

La limitación del precio de gas, adoptada en el marco de la llamada excepción ibérica, está permitiendo desde hace meses que España tenga los precios de la energía más baratos de Europa, pero el PP sigue considerándolo un “timo” porque, en virtud del mercado único, Francia también se beneficia. “Al final lo que ha producido”, repitió este viernes, “es que estemos financiando a nuestros vecinos franceses en más de mil millones de euros”.

Este asunto fue uno de los asuntos que salió en el debate sobre la energía que le enfrentó el martes con Pedro Sánchez en el Senado. El presidente le replicó diciendo: “Usted viene a decir que si los franceses vienen a España a comprar alimentos o bebidas porque están más baratos, lo que tenemos que hacer es subir los precios de esos productos en España para que no se beneficien los franceses”.

Sin “ideología“

Como ya hizo con las propuestas para luchar contra la inflación que presentó en abril, Feijóo quiere enmarcar su plan energético como una iniciativa inspirada por “especialistas”, sin color político. “Las soluciones para la energía pasan por la tecnología y no por la ideología”, subrayó este viernes.

Entre ellas, prometió, habrá respuestas para los hogares y las empresas, medidas relacionadas con los impuestos y con la capacidad energética instalada en España, que según él “está desaprovechada en parte”. 

La principal medida que propone para los hogares ya es conocida. Incentivar el ahorro energético premiando a los consumidores —familias y empresas— que reduzcan su consumo bonificando su recibo. “Los hogares y las empresas que tengan ahorros en el consumo de luz y de gas deben de tener descuentos en sus facturas” de entre el 3 al 20%. Esa rebaja se financiaría “con la disminución de gasto público que supone el incremento de la inflación”, según palabras textuales de Núñez Feijóo. 

Otra de las propuestas ya conocidas que el líder del PP reiteró este viernes es la concesión de ayudas directas a las empresas. Pero Feijóo no precisó las cuantías ni cómo afectarían a las que ya ha puesto en marcha el Gobierno, especialmente para las empresas electrointensivas. 

Lo único que dijo al respecto es que “debemos de mantener los puestos de trabajo y que las empresas no cierren como consecuencia de que no pueden seguir funcionando a los precios energéticos actuales. Necesitamos, como han hecho los alemanes, establecer un plan de choque para que las empresas que producen hierro, acero y aluminio, para que las empresas intensivas en la utilización de energía no se vean abocadas a los expedientes de regulación de empleo”. 

Dar ejemplo

También mencionó el plan de ahorro “con obligaciones muy serias” que quiere implantar en el sector público, dirigido a espacios que están entre los mayores consumidores de energía, como los aeropuertos, las estaciones de ferrocarril o las oficinas públicas. “Debemos dar ejemplo desde el sector público antes de imponer ahorros y obligaciones como rebajar y apagar los escaparates en las tiendas ”, alegó. 

En el plan también estará una propuesta para “desburocratizar” los permisos y autorizaciones que según Feijóo están dificultado la adopción de energías renovables en España. Y también la ya conocida iniciativa destinada a reabrir las centrales de carbón, una de las actividades que más contribuyen a la crisis climática, y prolongar la vida útil de la centrales nucleares, aunque ninguna de ellas tiene previsto cerrar antes de cinco años.

Feijóo lleva al extremo su estrategia de boicot institucional para conservar el control del TC y el CGPJ

Feijóo lleva al extremo su estrategia de boicot institucional para conservar el control del TC y el CGPJ

Habrá más medidas, aseguró Feijóo, pero se las reserva para el lunes. Entretanto, el PP sigue pidiendo que el Gobierno rebaje el IRPF a las familias que ingresen menos ese 40.000 euros al año, su propuesta estrella para luchar contra la inflación. El próximo martes el Congreso debatirá una proposición no de ley, una iniciativa sin consecuencias jurídicas, en la que el PP planteará de nuevo esta cuestión, que lleva defendiendo desde el mes de abril.

En las últimas semanas, coincidiendo con el reinicio del curso político, Feijóo no ha parado de hacer propuestas, casi una por comparecencia pública. Desde que lo recaudado por el futuro impuesto a las eléctricas —al que el PP se opone— se destine íntegramente a rebajar la factura de los consumidores (se supone que es otra de las medidas incluidas en el plan que presentará el lunes) a la entrega a cada familia de un cheque de 200 euros por hijo para hacer frente al nuevo curso escolar. Esta última iniciativa la hizo pública apenas unos días después de acusar al Gobierno en una entrevista de “cambiar cheques por votos”. 

El líder de la oposición también ha pedido al Gobierno que extienda a todo el invierno la rebaja del IVA del gas y de la electricidad, dos medidas cuya paternidad Feijóo reclama para sí pero que no respaldó con los votos del PP cuando se debatieron en el Congreso de los Diputados. 

Más sobre este tema
stats