La portada de mañana
Ver
El Gobierno pone la primera piedra para un frente común europeo que cambie la relación con Israel

El futuro del PSOE

La gestora exigirá controlar el censo del PSC para permitir a los afiliados catalanes votar al líder del PSOE

Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, este viernes en Córdoba.

Ibon Uría

El Comité Federal del PSOE aprobará este sábado, salvo sorpresa mayúscula, la propuesta de calendario de la comisión gestora para los próximos meses. Esa hoja de ruta reservará una fecha al 39º congreso del partido en el mes de junio. Las primarias a la Secretaría General se celebrarían unas semanas semanas antes, en la segunda quincena de mayo.

La dirección transitoria de Ferraz cuenta con el respaldo de la mayoría de miembros del máximo órgano entre congresos del PSOE, con lo que los distintos sectores coinciden en que la propuesta se aprobará sin dificultades. En las dos anteriores reuniones del comité –1 y 23 de octubre–, las votaciones se saldaron con resultados similares: 55% contra 45% en la primera de esas citas y 58% a 40% en la segunda.

Eso no significa que el sector crítico no vaya a mostrar su desacuerdo con los planes de la cúpula provisional del partido. En sus intervenciones incidirán en que no tiene sentido que el Comité Federal se limite a aprobar una suerte de calendario de actividades en lugar de citarse para convocar oficialmente el congreso, y subrayarán que el cónclave debería celebrarse cuanto antes.

Pero, sabiéndose en minoría, los detractores de la gestora que preside el asturiano Javier Fernández –quien por primera vez intervendrá al comienzo de un Comité Federal en calidad de líder interino– no están por la labor de iniciar una guerra. En primer lugar, porque la dan por perdida. Y en segundo término, porque hay poco más de un mes de diferencia entre las propuestas de los dos sectores del partido.

A última hora de este viernes, los dirigentes críticos preguntados por este diario mostraron diferentes opiniones sobre si era mejor abstenerse o votar en contra del calendario. Todos ellos, eso sí, coincidieron en la necesidad de mostrar su rechazo a la gestora, y también en que si el congreso no se convoca por ahora es para no cerrar el censo de las primarias a la Secretaría General.

La gran batalla pendiente

La discusión sobre cuántos militantes pueden votar al próximo líder del partido es, por tanto, el gran debate interno pendiente de cara al 39º Congreso Federal ordinario del PSOE. El censo se cierra en el mismo instante en que se convoca el cónclave, algo que ocurrirá en un Comité Federal convocado con ese único punto en el orden del día a finales de marzo o comienzos de abril, según fuentes consultadas por infoLibre.

La principal incógnita es saber si los militantes del PSC mantendrán su derecho a voto en las primarias. La cuestión no es baladí. La última cifra oficial de afiliados socialistas se facilitó hace casi un año, el 30 de enero de 2016, con motivo de la consulta sobre el pacto con Ciudadanos, y de las 189.256 altas que había entonces, 19.188 eran del PSC o sus juventudes: algo más del 10%.

La relación entre PSC y PSOE se complicó definitivamente cuando el Consell Nacional del PSC ordenó a los siete diputados catalanes en el Congreso hacer caso omiso de la orden del Comité Federal del PSOE y votar contra la investidura de Rajoy. El presidente de la comisión gestora y el primer secretario del PSC, Javier Fernández y Miquel Iceta, pactaron entonces revisar la relación entre ambos partidos en una comisión bilateral.

Ese órgano aún no ha presentado sus conclusiones, pero el debate orgánico comenzará en la tercera cita de la comisión, el 27 de enero, como avanzó este diario. Toda vez que el PSC se mantuvo fiel al ex secretario general, Pedro Sánchez, en el partido interpretan que dejar fuera de las primarias a las bases catalanas beneficiaría a la eventual candidatura de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz

Aviso a Susana Díaz

Hasta ahora la dirigente andaluza ha estado entre las más "empeñadas" en sacar del censo a los socialistas catalanes, pero voces de su círculo de confianza expresan dudas sobre la conveniencia de seguir adelante con esa operación, y cada vez son más quienes alertan de que dejar fuera al PSC no es una buena idea. Lo han hecho, entre otros, dirigentes de la federación valenciana y otros próximos a Rubalcaba.

Entre los motivos alegados está el hecho de que se convertiría en la primera líder del PSOE elegida sin un solo voto de afiliados catalanes. El equipo de la andaluza ya considera que entre sus desventajas está tener una imagen demasiado "centralista" o "españolista" y busca vías para remediarlo. Llegar al puesto de mando de Ferraz con cero apoyos provenientes de Cataluña no haría sino reforzar esa debilidad, razonan.

Estos mismos cargos admiten que el PSC "lo está haciendo muy bien" formalmente para evitar su expulsión: los socialistas catalanes han realizado múltiples gestos para remarcar que permanecerán neutrales en la batalla por el control del PSOE. El último de ellos este mismo martes, cuando aprobaron un documento que contiene una serie de medidas para evitar que la formación catalana se incline por ningún candidato.

Así las cosas, advierten dirigentes que apoyan a Susana Díaz, sería "muy difícil" echar al PSC sin que pareciera una maniobra con el único objetivo de ganar las primarias. De insistir en ese plan, consideran que existe un riesgo cierto de caldear nuevamente los ánimos en el partido y de dar nuevos argumentos a los críticos –que consideran que la gestora no está legitimada para decidir ningún cambio en esta cuestión– a escasas fechas de las primarias.

El control del censo

La alternativa en este escenario pasaría, según indicaron a infoLibre cuatro dirigentes del sector de la mayoría, por un acuerdo para que el PSOE controlara el censo de los socialistas catalanes. A cambio, los afiliados al PSC podrían seguir participando en la elección del líder socialista. Los actuales dirigentes de Ferraz consideran que esto es "lo mínimo" que se debe modificar. Las formas para garantizar ese control que se barajan son diversas: desde una "doble militancia" a una inscripción puntual para participar en las primarias para elegir al líder socialista. 

Cargos próximos a la gestora afirman que, por ahora, no hay ningún acuerdo en torno a este punto y no descartan ningún escenario, tampoco la exclusión del PSC de las primarias. Pero si hay un posible entendimiento, subrayan, todas las fórmulas pasan necesariamente por ese punto: el PSOE debe controlar el censo del PSC para permitirle participar en las próximas elecciones internas a la Secretaría General. "Es algo tan lógico, que lo extraño es que no se haya planteado antes. Es ilógico que un partido permita votar a los militantes de una formación asociada sin ejercer ningún tipo de control", subrayan.

Además, algunos dirigentes afines a Ferraz justifican la necesidad en la creencia de que el censo de los socialistas catalanes está "hinchado". Y recuerdan que en las últimas primarias a la Primera Secretaría de la formación catalana, donde se enfrentaron Miquel Iceta y Núria Parlon, y que ganó el primero de ellos por estrecho margen –54% contra 46%–, sólo votaron 9.000 de los 19.000 afiliados que dice tener el PSC.

De confirmarse un pacto en torno a esa vía, la situación sería similar a la que actualmente se da con las Juventudes Socialistas: como el PSC, la organización juvenil del PSOE mantiene un censo al margen del partido. Pero, a diferencia de los socialistas catalanes, JSE remite a Ferraz los datos de los afiliados cuando se convocan primarias, de modo que el partido puede comprobar que todo esté en orden y depurar posibles errores.

Bajas por impago

El sector crítico del PSOE, por su parte, denuncia que la gestora tiene una segunda vía de "purgar" la base de afiliados y conseguir un "censo a medida" que beneficie a Susana Díaz: eliminar a quienes no estén al corriente del pago de sus cuotas. Estas voces argumentan que devuelven los recibos principalmente los afiliados descontentos, que respaldarían mayoritariamente al candidato crítico frente a la presidenta andaluza.

Según las fuentes consultadas por este diario, los pagos de los afiliados al PSOE tienen periodicidad semestral y el grueso de los correspondientes al primer semestre de este año se emiten durante las dos primeras semanas de enero. Quienes devuelven el cargo son dados de baja pasadas ocho semanas, en palabras de de un cargo regional, y "salvo que se concedan prórrogas extraordinarias por algún motivo".

Si el Congreso Federal se celebra en junio, razona esta fuente, la convocatoria oficial podría retrasarse hasta abril, pues los estatutos indican que son necesarios al menos 60 días de antelación. Para entonces ya habrían transcurrido las citadas ocho semanas desde la emisión de la mayor parte de cuotas de afiliación del primer semestre, añade, por lo que es posible que se produzca un número importante de bajas por impago.

Es complejo calcular cuántos de los actuales militantes podrían quedarse fuera de las primarias por este motivo pero, a modo de referencia, fuentes consultadas por infoLibre cifran en 7.000 los casos de impago ocurridos con las cuotas del primer semestre del año pasado, según datos a 1 de octubre de 2016. "Desde entonces se han cobrado las cuotas del segundo semestre de 2016 y ahora las del primer semestre de 2017, así que el goteo habrá seguido. Y si la gestora quiere, puede dar de baja a toda esa gente", concluye uno de los dirigentes preguntados por este diario, perteneciente a una federación crítica con la dirección interina de Ferraz.

 

infoLibre remitió al PSOE preguntas sobre el censo y su gestión antes de la publicación de esta información. Ferraz no respondió a las siguientes cuestiones:

¿Cuántos militantes tiene el PSOE?

¿Son semestrales las cuotas de los afiliados? ¿Se cobra el grueso de las cuotas del primer semestre durante las dos primeras semanas de enero?

El censo definitivo del PSOE para las primarias es de 187.949 militantes

El censo definitivo del PSOE para las primarias es de 187.949 militantes

¿Se da de baja a los militantes que no pagan las cuotas transcurridas ocho semanas desde el impago? ¿La baja es automática, o puede concederse alguna prórroga? ¿Si es así, quién la decide?

¿Existían a 1 de octubre de 2016 unos 7.000 casos de impago de cuotas del primer semestre de 2016? ¿A cuántos afiliados se expulsó finalmente?

¿Cuántos casos de impago hubo en el segundo semestre de 2016? ¿A cuántos afiliados se expulsó finalmente?

Más sobre este tema
stats