Investigación | 'Caso Gürtel'

Hacienda descubre en Panamá el rastro de 458 millones cuyos beneficiarios oculta el Banco Popular

Francisco Correa y Pablo Crespo, en el banquillo de los acusados en la segunda sesión del juicio de la 'Gürtel' en Valencia, este 1 de abril de 2015.

La Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria confirma que una parte importante de los 458 millones cuyo destino no facilita el Banco Popular, y que se transfirieron desde cuatro cuentas en España entre 2003 y 2011 utilizando los servicios de una empresa investigada en Gürtel, acabaron en empresas radicadas en Panamá, según constata en un informe denominado Operación Arganda del Rey,  fechado el 1 de junio, y que ha sido remitido al juez que instruye el caso, José de la Mata.

Hacienda no ha conseguido saber en los dos últimos años dónde están los casi 460 millones que las empresas Belfast Link y EVES transfirieron desde España, sin pagar impuestos. Sin embargo, el funcionario plasma en un documento que muchos de los destinatarios del dinero, "únicamente identificados por su nombre",  reciben gran cantidad de transferencias por importes elevados, "y según la información disponible en la web son sociedades con residencia en Panamá".

El redactor del dossier resalta también que en la mayor parte de los casos tambien se desconoce el origen del dinero, que no ha tributado en España y reafirma las conclusiones anteriores: "Belfast Link es una sociedad interpuesta con la finalidad de dificultar que se conozcan las razones de determinados pagos y quién es el verdadero destinatario de los mismos".

Dos años sin aportar datos

Tal y como adelantó infoLibre, el motivo por el que la inspección de Hacienda permanece paralizada es porque el Banco Popular, que es el heredero del negocio financiero del Banco Pastor en el que operaban las empresas investigadas, lleva más de dos años sin aportar la información bancaria reclamada tanto por el juez como por la Fiscalía Anticorrupción y la propia Agencia Tributaria.

Este diario se ha puesto en contacto con un portavoz del Banco Popular, que ha asegurado que desconocía el contenido del informe de Hacienda, al mismo tiempo que ha negado que el banco no haya colaborado en la instrucción: "Siempre hemos aportado la documentación que nos ha pedido". El portavoz del banco se ha negado a suministrar a infoLibre más información sobre el destino del dinero, que según el estracto al que ha tenido acceso este diario incluye además de Panamá a sociedades radicadas en las Islas Caimán y otros paraísos fiscales.

En concreto, las divisiones del Banco Santander en las Islas Bahamas y el BBVA de Uruguay también utilizaron los servicios de Belfast Link. En el caso de Santander Trust, esta firma realiza varias transferencias de clientes suyos argentinos, que reciben en dólares el dinero. También aparecen empresas de paraísos fiscales como por ejemplo las Antillas Holandesas. De esta colonia antigua holandesa destaca el caso de la firma Jacksonport Corporation NV, cuyo nombre aparece en una de las denuncias del caso en el que se investiga el expolio de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

El anterior instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, fue alertado por las autoridades suizas de que Amando Mayo, uno de los imputados, había utilizado los servicios de Belfast Link para enviar 200.000 euros a un destino conocido. Fue entonces cuando el magistrado reclamó en agosto de 2013, por primera vez, toda la información referente a las cuentas de Belfast Link y EVES con la intención de bloquear ese dinero.

No pagaban impuestos

La Agencia Tributaria había elaborado cuatro meses antes, el 25 de abril de 2013, un informe en el que alertaba al juez de que las dos firmas podrían haber sido creadas para esconder la identidad de las personas que transferían el dinero y de los receptores. Y los funcionarios de Hacienda destacaban que los supuestos dueños de las sociedades eran ciudadanos que vivían fuera de España, por lo que ninguno había abonado sus impuestos en España.

El 13 de agosto de 2013 fue la fecha concreta en la que el juez Ruz reclamó al Banco Popular que identificara a los auténticos dueños de las cuatro cuentas bancarias desde las que se transfirieron los 458 millones de euros. En el auto del juez especificaba también que la documentación que debe enviar la entidad financiera deberá contener, según indica el juez en su auto, "la identificación de los beneficiarios de todas las operaciones de cargo en dicha cuenta y el origen de los abonos. En el caso de cheques, se deberá aportar fotocopia de los mismos".

Pero dos años después, la Agencia Tributaria todavía desconoce quiénes son los auténticos propietarios de las dos empresas investigadas, ya que el Banco Popular solo ha identificado a los fundadores de la empresa y a los representantes legales: "Por tanto, se desconoce la identidad del actual accionista único de la entidad", explica el funcionario de Hacienda en relación a Belfast Link en la página 165 del informe de 262 páginas.

"No se conoce la entidad, la oficina ni el número de cuenta beneficiaria de la transferencia en 9.056 operaciones por importe total de 571 millones de dólares. Por lo tanto, la entidad bancaria, en la mayor parte de las transferencias emitidas, solo facilita el nombre del beneficiario sin indicar su NIF ni número de cuenta o entidad destinataria de los fondos”, completa el informe de la Agencia Tributaria.

Además de las transferencias, la Agencia Tributaria tampoco tiene información sobre los 212 cheques que se ingresaron en la cuenta de Belfast Link que operaba en dólares. "En ningún caso se indica la cuenta ni se identifica con ningún otro dato la procedencia de los fondos, por lo que no es posible la identificación completa del origen de los mismos".

Otras cuentas sin identificar

El informe de Hacienda analiza una a una las cuatro cuentas conocidas que están vinculadas a Belfast Link y EVES, y llega a la conclusión de que estas dos sociedades podrían disponer de más cuentas, por lo que el montante transferido podría ser más elevado que los 458 millones conocidos hasta el momento.

Como la Agencia Tributaria no puede determinar el destino de todo el dinero, tampoco puede saber qué fue lo que pasó con los 200.000 euros transferidos por la trama Gürtel: "Por lo que no es posible la identificación completa del origen o destino de los fondos". Entre estos importes sin determinar se encuentran las transferencias realizadas el 14 de enero de 2008 y el 2 de junio de 2008 procedentes de una cuenta suiza del banco Coutts Bank, cuyo titular es la entidad Zorak Associated (Amando Mayo) y que dieron origen a la primera solicitud de información al Banco Pastor en relación a Belfast Link.

Pero el informe alerta también de que el dinero transferido por la red Gürtel podría ser mayor, habida cuenta de que en las dos transferencias figura la palabra "Guillermo": "Por ello se revisó si existían más operaciones con la misma referencia", localizándose otros 12 movimientos de ocho empresas en las cuentas por un valor superior a los 1,2 millones.

Además, el funcionario de Hacienda deja constancia de que algunas de estas ocho empresas recibieron un total 690.000 euros desde la cuenta de Zorak Associated. "Amando Mayo debería indicar el motivo por el que ha realizado las transferencias a esta cuenta e identificar al destinatario final del dinero", completa el informe de la ONIF fechado el pasado 1 de junio.

Banco Popular pierde 3.485 millones en 2016

Popular pierde 3.485 millones en 2016, cubiertos con la ampliación y con su exceso de capital

Más sobre este tema
stats