Asociaciones ultras

Los ingresos de Hazte Oír aumentaron un 69% desde que el Gobierno del PP la declaró de utilidad pública

Ignacio Arsuaga, presidente de Hazte Oír.

Ibon Uría

Los ingresos de la organización ultracatólica Hazte Oír, que esta semana puso en marcha una campaña protagonizada por un autobús rotulado con mensajes contra los menores trans, aumentaron un 69% desde que el Gobierno del PP la declaró de utilidad pública en mayo de 2013. En concreto, pasó de unos ingresos de 1,5 millones de euros en 2012 a 2,6 millones en 2015, último ejercicio del que constan datos.

Esa decisión, adoptada por el Ministerio del Interior que entonces dirigía Jorge Fernández Díaz, supuso que los socios y donantes de la asociación comenzaran a tener beneficios fiscales. Según recuerda la propia organización, pueden desgravarse hasta un 75% de sus aportaciones. "Por ejemplo, si donas 200 euros Hacienda te devolverá 127,5 euros en 2017", dice Hazte Oír en su web.

En concreto, los socios y donantes pueden desgravarse en el IRPF un 75% de los primeros 150 euros que aporten a la organización que preside Ignacio Arsuaga. A partir de esa cifra pueden desgravarse el 30% si es el primer año en el que donan, y el 35% en los sucesivos ejercicios. También hay ventajas para las empresas: pueden desgravarse en el Impuesto de Sociedades un 35% de lo donado el primer año y el 40% en los siguientes.

La asociación declaraba en 2015 que tenía a seis personas en plantilla. infoLibre preguntó a una portavoz de Hazte Oir si alguno de los miembros de la directiva está contratado, pero no obtuvo respuesta. Dicha portavoz tampoco aclaró si la organización mantiene algún tipo de relación comercial con Grass Communications SL, empresa de la que Arsuaga es socio único y que se dedica a la publicidad y las relaciones públicas (ver La caja negra, al final de esta información).

Utilidad pública

La ley establece que, para ser declarada de utilidad pública, una asociación debe contemplar en sus estatutos la promoción del interés general, que la actividad no beneficie sólo a los asociados y que los miembros de los órganos de representación que perciban retribuciones no lo hagan con cargo a fondos públicos. El Gobierno del PP consideró que Hazte Oír cumple esos requisitos, como publicó el BOE del 24 de mayo de 2013.

De acuerdo con los estatutos que la propia Hazte Oír tiene publicados en su web [ver en PDF], entre sus fines están la "defensa y promoción de la dignidad de la persona, la familia y el valor de la vida humana", la promoción "del bien común, la defensa de los valores constitucionales y los principios democráticos" y la "formación y promoción de líderes comprometidos con la difusión de la verdad, la justicia y la solidaridad"

La declaración de utilidad pública no es necesariamente permanente: ha habido ocasiones en las que se le ha quitado a una determinada asociación. En mayo de 2016, por ejemplo, Interior se la retiró a la Federación de Planificación Familiar Estatal sólo 25 días después de concedérsela y tras un recurso de la Asociación de Abogados Cristianos, otro colectivo ultracatólico que acusó a la citada entidad de "promover el aborto" y de financiación irregular.

Hazte Oír, en los últimos años, ha protagonizado campañas contra la investigación con células embrionarias con fines terapéuticos, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la ley de educación de Cataluña, la práctica del nudismo en las playas, la asignatura de Educación para la Ciudadanía y el aumento de la financiación pública a los partidos políticos, entre otras causas.

También ha apoyado protestas de otras plataformas contra el límite de 110 kilómetros por hora en las autopistas o el canon digital, y movilizaciones en favor de la unidad de España. En 2010 expresó su "respaldo" a los monjes del Valle de los Caídos y exigió al Gobierno de Zapatero que no los "acosara". "S.O.S. Valle de Los Caídos: paremos el destrozo del monumento", publicó la asociación en su web.

En 2004, la organización fue premiada por la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid con el galardón Juventud 2004. El Gobierno regional estaba entonces en manos de Esperanza Aguirre, y pese a las protestas de los grupos de la oposición, decidió mantener el premio al colectivo ultracatólico.

Más de 2,6 millones de ingresos

De acuerdo con las memorias anuales publicadas por la asociación, Hazte Oír ingresó en concepto de cuotas de socios y donativos un total de 1.562.737 euros en 2012, último ejercicio en que sus donantes no pudieron recuperar parte de sus aportaciones en la declaración de la renta. El 96% de esos recursos, siempre según la información que suministra la organización, provenía de "cuotas de socios y donativos".

Sólo tres años después, en 2015 –último ejercicio del que Hazte Oír ha difundido su información económica–, los ingresos superaban ya los 2,6 millones de euros. Fueron en concreto 2.639.910 euros, de los que el 99% tenía su origen en cuotas y donativos. Es decir, que en apenas tres años los ingresos de la organización se incrementaron en un 69%.

La cifra de ingresos de 2015 es la más elevada de la serie histórica de la organización. Para encontrar un incremento comparable hay que retroceder hasta 2011, cuando Hazte Oír obtuvo ingresos por valor de 1,4 millones de euros frente a los 827.000 euros de 2010 (+71%). Entre 2008 y 2009 también registró un aumento considerable –de 357.000 a 808.000 euros–, aunque las cifras totales eran entonces mucho más modestas.

En relación con el salto registrado en 2011 hay que tener en cuenta que 2010 fue el año en que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó definitivamente la ley de plazos en materia de aborto, contra la que Hazte Oír fue especialmente combativa. Además, la organización desarrolló una intensa actividad durante 2011 para publicitar su décimo aniversario y captar más recursos económicos.

"El año 2011 fue muy intenso para todos nosotros (...). Sometimos a una particular campaña de presión al Gobierno socialista y recibimos al Ejecutivo del PP con esperanzas, pero también con mucha exigencia. En 2011 difundimos el libro Proyecto Zapatero: teníamos que darle el empujón final al peor presidente de nuestro país", escribió el líder de la organización, Ignacio Arsuaga, en la memoria de 2011.

La organización ultracatólica sostiene que dedica en torno a un 85% de sus ingresos a campañas como la que esta semana ha puesto en marcha contra los menores trans. Tras registrar pérdidas de entre 19.000 y 170.000 euros anuales entre 2010 y 2012, ha cerrado los últimos ejercicios con saldos positivos: ganó 4.966 euros en 2013, 169.794 euros en 2014 y 32.839 euros en 2015.

Las cuentas de Hazte Oír

De acuerdo con los datos de la organización que constan en el Registro Mercantil consultados por infoLibre, Hazte Oír declaró en 2015 tener seis empleados. Sus gastos de personal ascendieron a 227.901 euros –a razón de unos 38.000 euros por cada uno de ellos–. El colectivo ultracatólico no aclaró, a preguntas de este diario, si su presidente o algún miembro de la Junta Directiva está contratado por la asociación.

En la cúpula de la organización, además del presidente Ignacio Arsuaga, hay otros siete miembros: Gádor Joya –vicepresidenta–, Blanca Escobar –secretaria–, y los vocales Alberto López Navarro, Walter Hintz, Olga Cuquerella, Francisco José Contreras y Luis del Pino. A nombre de la asociación, que tiene sede en el Paseo de la Habana de Madrid, no consta ningún inmueble en propiedad.

Los negocios de Arsuaga

Arsuaga, líder de Hazte Oír desde su fundación en 2001, es además socio único y administrador único de Grass Communications SL, dedicada a las relaciones públicas y la publicidad. Arsuaga ha ocupado ambos cargos ininterrumpidamente desde la constitución de la sociedad en octubre de 2008 salvo entre mayo de 2009 y mayo de 2012, cuando su hermano José Pío Arsuaga asumió el puesto de administrador único.

Según la información del Registro Mercantil, esta firma de relaciones públicas y publicidad declaró en 2015 una cifra neta de negocio de 56.743 euros –unos 9.000 menos que un año atrás, cuando superó los 65.000 euros– y unos beneficios de 10.236 euros –un 16% más que en 2014, cuando ganó unos 8.800 euros–.

Grass Communications SL depende por completo de Ignacio Arsuaga, presidente de Hazte Oír: él es su único socio, su único administrador y, además, la única persona que trabaja para la firma, puesto que no tiene ningún empleado de acuerdo con las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Hazte Oír, a preguntas de infoLibre, no aclaró si mantiene alguna relación comercial con la compañía de su presidente.

  HAZTE OIR NO RESPONDE

infoLibre se puso este miércoles en contacto con la portavoz de Hazte Oír y remitió a la asociación las siguientes preguntas:

1) Según datos del registro mercantil Hazte Oír tenía en 2015 seis empleados. ¿Cuántos empleados tiene ahora?

2) ¿Qué labores desempeñan esos empleados? ¿Están entre ellos el sr. Ignacio Arsuaga o cualquiera de los otros miembros de la Junta Directiva?

3) Según datos del registro mercantil los gastos de personal de Hazte Oír ascendieron a 227.901 euros en 2015. ¿A cuánto ascendió ese importe en 2016?

4) ¿Mantiene actualmente o ha mantenido en el pasado Hazte Oír algún tipo de relación comercial con Grass Comunications SL, la empresa de la que es socio único el sr. Ignacio Arsuaga? En caso afirmativo, ¿de qué tipo de relación comercial se trata?

Hazte Oír no respondió a ninguna de las preguntas planteadas por este diario.

Los expertos no ven delito de odio en el autobús de Hazte Oír aunque el mensaje sea "denigrante"

Más sobre este tema
stats