La izquierda andaluza acuerda una coalición pero Podemos se queda fuera al no registrarse a tiempo

Inmaculada Nieto, portavoz parlamentaria de Unidas Podemos y candidata a la presidencia de la Junta.

Izquierda Unida, Podemos y Más País cerraron anoche, cerca de la medianoche, su primer acuerdo de coalición electoral para concurrir juntos en una sola candidatura a las elecciones andaluzas del 19 de junio. Inmaculada Nieto (IU) figura como candidata en el acuerdo alcanzado. Se suponía que esa tenía que ser la noticia. Pero el acuerdo fue tan in extremis que Podemos no llegó a tiempo de registrarse. Suena insólito, pero es así. La coalición presentada al filo de la medianoche no incluye a Podemos, confirman fuentes oficiales del Parlamento de Andalucía. Las fuerzas firmantes trabajan ahora en un arreglo "técnico" o "jurídico" para el problema, indica una fuente implicada en la solución. La decisión final será de la Junta Electoral Central, en caso de que se presente un recurso, afirma una fuente parlamentaria. Por lo de pronto, este sábado, la Junta Electoral de Andalucía ha acordado no aceptar la solicitud que incluye a los morados por haberse registrado fuera de plazo. Podemos, a través de dos portavoces oficiales, se muestra convencido de que el error es "subsanable".

IU, Más País, Equo e Iniciativa del Pueblo Andaluz presentaron una coalición sin el partido morado, en vista de que las firmas y los datos de Podemos para la inscripción no llegaban, señala uno de los participantes en el registro. Los papeles entraron a las 23.57, cuando el plazo acababa a las 24.00. Los datos de Podemos llegaron más tarde, pero ya no dio tiempo a presentarlos, asegura.

Un portavoz de Podemos sostiene que el partido hizo "todo correctamente". Dicho portavoz afirma que el acuerdo político tenía el "ok" de IU desde las 23.38, por lo que debió dar tiempo a su registro. Y añade: "A las 23.48 ellos [IU] nos mandan el documento sin reflejar el acuerdo político para que sumemos nuestras firmas para el registro. A las 23.57 Podemos lo devuelve con los cambios y minutos más tarde IU dice que no han podido registrarlo", señalan desde el partido morado, donde insisten en que la situación tiene solución ya que se trata de "escollos administrativos".

Ahora mismo hay acuerdo político, pero formalmente no se ha conseguido plasmar. Así lo confirma el propio Parlamento: Podemos no está en la coalición, que sólo tiene cuatro partidos. Un conocedor de la situación expone: "No va a ser fácil [de arreglar]. Esto no es un fallo técnico, no es una firma que no se ve. Esto es que Podemos no ha llegado a tiempo. Eso no se arregla con una subsanación". Las fuerzas firmantes tienen ahora la opción de presentar un recurso y que decida la Junta Electoral Central.

Este sábado, la Junta Electoral de Andalucía ya ha acordado no aceptar la solicitud de constitución de la coalición electoral que incluye a Podemos y Alianza Verde por haberse registrado fuera de plazo. En concreto, según la JEA recibió esta solicitud a las 0.14 y las 01.17 horas, con lo que se supera el plazo establecido en el artículo 44.2 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), que concluía a las 23.59 horas del viernes 6 de mayo. Esta resolución también recoge que contra dicho acuerdo cabe interponer recurso ante la Junta Electoral Central "dentro de las 24 horas siguientes a su notificación, entendiéndose que el plazo concluye el día siguiente a aquel en el que se notifique el acuerdo".

La situación ahora mismo es difícil de adjetivar. Los mensaje de felicitación se entrecruzan en los teléfonos de los dirigentes de los partidos con otros de preocupación. Uno de ellos se sincera: "Qué ridículo". Si no tuviera arreglo, quedaría la opción de meter a los candidatos de Podemos en las listas, aun sin estar en la coalición. IU insiste en que "lo importante es el acuerdo político".

Un reparto de poder

La confluencia acordada, la que debía ser noticia pero que queda en parte aguada por el problema con la presentación, se correspondía con la idea de "frente amplio" que, al menos sobre el papel, aproximaba el pacto a la pretensión de Yolanda Díaz de superar el actual espacio político de Unidas Podemos con una mayor unidad de las fuerzas progresistas.

El acuerdo político se alcanzó agónicamente. Podemos, tras presionar al límite para intentar poner a su candidato, el guardia civil Juan Antonio Delgado Ramos, y lograr una mejora de su posición en el reparto de poder, dio el sí cerca de la medianoche, poco antes de que se cerrara el plazo para registrar coaliciones. La coalición se iba a llamar Por Andalucía y la candidata sería Inmaculada Nieto (Algeciras, 1971), parlamentaria de Unidas Podemos, concretamente de IU. Y así será, pero Podemos, al menos formalmente, no está en dicha coalición.

En los términos finales del acuerdo político, Podemos logra cuatro cabezas de lista (Cádiz, Granada, Córdoba y Huelva), frente a tres de IU (Málaga, Jaén y Almería) y una de Más País (Sevilla). El acuerdo final, por escrito, son dos folios sumamente prosaicos. Un reparto de poder entre Podemos e IU. El portavoz del grupo parlamentario es de IU. El portavoz adjunto, de Podemos, que también tiene la secretaría del grupo y el 60% de los recursos parlamentarios. El acuerdo incluye el reparto de nombramientos para los órganos de extracción parlamentaria, como RTVA y el Consejo Audiovisual.

Una negociación al límite

Fue un viernes de pulsaciones desatadas. De un lado, estuvieron IU, Más País, Equo e Iniciativa del Pueblo Andaluz. Del otro, Podemos y Alianza Verde. Los primeros cuatro partidos respaldaban a Nieto como candidata; Podemos, al guardia civil y diputado morado por Cádiz Delgado Ramos, que finalmente no lo será. Ese era el problema formal. El empeño de Podemos en no ceder esa pieza demoró el acuerdo, coinciden fuentes de IU y Más País. De fondo, había más. Las mismas fuentes mostraban su convencimiento de que el partido morado en Andalucía ha tenido escaso margen de autonomía y que se había impuesto el criterio de la dirección estatal, que habría visto las autonómicas como una oportunidad de marcar posición frente a Yolanda Díaz. Esa interpretación alimentaba la idea de que no había acuerdo.

Finalmente, Podemos sí entró en acuerdo, aunque ya no como fuerza claramente dominante del espacio, como sí hizo en 2018 cuando la candidata fue Teresa Rodríguez. El acuerdo es en parte expresión de la pérdida de fuerza del partido morado, que ha vivido una legislatura traumática, con la salida del anterior núcleo dirigente de anticapitalistas y quedándose sin parlamentarios.

Un proceso lleno de sobresaltos

La jornada cierra con un acuerdo político y un despropósito formal el tumultuoso proceso de recomposición de la izquierda –PSOE al margen– que ha tenido lugar durante la legislatura en Andalucía. Podemos e IU se presentaron juntos en diciembre de 2018 bajo la marca de Adelante Andalucía, obteniendo 17 diputados. El grupo resultante se rompió. Nueve de los 11 diputados afines a Teresa Rodríguez fueron expulsados bajo acusación de transfuguismo. Dos se salieron después. Podemos, con su dirección renovada y con Martina Velarde al frente tratando de levantar un partido herido, se quedó sin representación parlamentaria. Los afines a Rodríguez lanzaron su propia coalición, Adelante Andalucía. Parecía que el panorama iba a quedar así: Unidas Podemos por un lado, Adelante Andalucía por otro. Pero las cosas se enrevesaron.

Bajo los auspicios de un pequeño grupo de académicos, activistas y políticos alejados de la primera línea, Podemos, IU y Adelante Andalucía volvieron a sentarse en enero de este año para buscar una confluencia. La idea era reunir a estas tres fuerzas políticas, Más País, Equo, Alianza Verde y pequeños partidos andalucistas como Iniciativa del Pueblo Andaluz y Andalucía x Sí. Adelante Andalucía, tras exigir como requisito una reparación por su expulsión, se bajó del barco en febrero. Rodríguez está convencida de que hay espacio en Andalucía para un partido soberanista. El resto de fuerzas siguieron intentándolo. Y llegaron a encarrilar su unidad como una foto conjunta a finales de febrero.

Quedaba pendiente el nombre, el candidato y las listas. Pero la voluntad estaba ahí. Lo más difícil a priori parecía atraer a Más País, que insistía en un candidato independiente –idea a la que acabó renunciando, tras los noes de al menos cuatro hombres y una mujer– y una "marca blanca". Mientras Más País acababa entrando, Podemos ha celebrado su propio proceso de primarias, que concluyó el miércoles, a dos días para terminar el plazo de registro de coaliciones, con la elección de Delgado Ramos, que en su primer discurso afirmó que trabajaría por un "frente amplio" con Teresa Rodríguez y ni mencionó al partido de Íñigo Errejón. Saltaron todas las alarmas en IU, que empezó a temer que en Podemos hubiera falta de voluntad. Una ruptura hubiera impactado de lleno en Unidas Podemos y, por lo tanto, en el Gobierno de España. Finalmente, sí ha habido acuerdo. Se suponía que, tras el mismo, tocaba celebración. Pero hay inquietud. Podemos no está en la coalición y toca intentar arreglarlo.

Qué dicen las encuestas ante el adelanto en Andalucía: Moreno lo tiene de cara (pero sólo con Vox)

Qué dicen las encuestas ante el adelanto en Andalucía: Moreno lo tiene de cara (pero sólo con Vox)

Más sobre este tema
stats