Operación Púnica

– ¿Por qué le pagó Granados 7.000 euros? – “Cositas que pedía en su casa... para alguna fiestecilla que tenía con las chicas”

Francisco Granados, en una foto de archivo.

Ibon Uría

El empresario José Luis Huerta, organizador de conciertos y fiestas populares e imputado en la Operación Púnica, declaró el pasado 30 de octubre ante el juez Eloy Velasco, que investiga esta causa en la Audiencia Nacional. A preguntas del magistrado, Huerta justificó un pago de 7.000 euros del exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, a su empresa Waiter Music en 2004, y lo hizo así: "Eso tienen que ser algunas cositas que me pedía en su casa (...) para alguna fiestecilla que tenía con las chicas".

Según consta en su declaración, a la que ha tenido acceso infoLibre, el empresario imputado por la presunta comisión de delitos de organización criminal, tráfico de influencias, cohecho, malversación, prevaricación, falsificación documental y fraude, agregó que Granados "a lo mejor pedía unos hinchables o pedía un escenario" a Waiter Music y a domicilio, y que lo hacía para fiestas "con las chicas". "Lo tendría que mirar", concluyó Huerta su respuesta. En aquel momento, Granados tenía dos hijas de corta edad. El político ahora encarcelado no sería el primer dirigente del PP que tiene problemas con las fiestas de sus hijos: a la exministra Ana Mato le ocurrió con la trama Gürtel.

Una relación lucrativa para ambos

Para el juez Velasco existen incidios de que la relación entre Granados y el empresario era lucrativa para ambos. El político del PP habría pedido a alcaldes de localidades madrileñas que contrataran con Waiter Music, la mercantil de Huerta, la organización de festejos y conciertos. A cambio, el empresario habría inflado el precio de los contratos y ese beneficio extra se habría repartido entre los primeros ediles de los municipios en cuestión, el propio Francisco Granados y el PP de Madrid. A preguntas de Velasco, Granados negó este extremo.

En la vista de la declaración de Huerta la fiscal ahondó en esa línea y preguntó a Huerta si fue Granados quien le sugirió crear Waiter Music con la promesa de facilitarle contratos a cambio de comisiones. Añadió que esas "influencias" del político madrileño habrían dado como "fruto" adjudicaciones de "contratos millonarios" a la empresa de Huerta, que inició su actividad en 2004 –año en que Granados fue elegido secretario general del PP de Madrid–, y que ya en ese primer ejercicio recibió contratos públicos por más de 750.000 euros, y de más de un millón en los siguientes.

Fiestas con descuento para Granados

Granados y Huerta reconocieron ante el juez Velasco que su relación dura ya años. El empresario afirmó que conoce al político madrileño desde su etapa como alcalde de Valdemoro (1999-2003) y que Granados siempre le pedía "alguna cosita para cumpleaños", aunque no siempre pagaba las facturas de los servicios contratados. En concreto, declaró ante la Guardia Civil que Granados le debía dinero y confirmó este extremo ante el magistrado a preguntas a la Fiscalía.

Huerta reiteró que "alguna cosa que pidió [Granados] para alguna de las fiestas que hizo se quedó ahí apuntado", pendiente de cobro, pero matizó que prefiere comentar esa deuda con el actual alcalde de Valdemoro en lugar de pedirle directamente al propio Granados que pague. "¿Por qué?", preguntó entonces la fiscal, a lo que el empresario respondió que el Ayuntamiento de la localidad le debe también "ciento y pico mil euros" y que el actual primer edil regidor ve a más Granados que él mismo, por lo que le resulta más fácil reclamar así la deuda.

"Cada vez que voy a hablar con el alcalde para preguntarle 'oye, ¿esto cuánto se va a arreglar?', le digo '¿ves a Paco?, es que tiene esta cosita aquí...'", señaló Huerta quien, a continuación, restó importancia a la deuda del político retirado del PP y admitió que le hacía descuentos porque, según dijo, organizar "cuatro fiestecitas" para el exconsejero regional "con amigas" le salía barato: "Una cosa de 6.000 euros de Paco igual me ha costado 1.500, que es lo que el final me paga Paco", dijo.

Preguntado nuevamente por la fiscal sobre por qué organizaba esos eventos a precio de coste para Granados, Huerta no se extendió y dijo que, si cobraba 1.500 euros a Granados, era porque a él no le suponía un gran desembolso, y sugirió que hacía lo propio con algún otro cliente. El empresario tampoco aclaró algunos movimientos llamativos en sus cuentas corrientes, como la retirada en efectivo de 50.000 euros que realizó el 4 de octubre de 2011. "Me extraña, tiene que tener una explicación, pero no sé para qué sería", se limitó a decir.

Paellas e inauguraciones bajo sospecha

El juez Velasco se interesó en el interrogatorio por varios contratos de Waiter Music y otras dos empresas de Huerta con organismos que dependían de Granados de forma directa o indirecta. Velasco llegó a afirmar que considera al empresario "el hombre de Granados para estas cosas" y que cuando el político llegaba a un determinado puesto era, precisamente, cuando las sociedades investigadas "empezaban a facturar": "Da la sensación de que se han ayudado ustedes", añadió el magistrado. 

Entre los acuerdos bajo lupa figuran contratos del Patronato Madrileño de Áreas de Montaña con Saranais SL, otra sociedad de Huerta. Los pagos se produjeron entre 2006 y 2009, cuando Granados era el consejero regional del que dependía ese organismo, y el empresario los definió como "cositas pequeñas", actos como "una comida para 100 señores que iban a hacer una visita: una paella, mesas, sillas y una carpa".

También le preguntó Velasco por qué Waiter recibió en 2004, su primer año de actividad, pagos de constructoras como FCC, Acciona, Ferrovial, Sacyr y Dragados, ante la que Huerta sostuvo que fueron facturas por actos de inauguración de Metro de Madrid y que, "por mediación" de "gente que estaba con Paco Granados", –que desde finales de 2013 y durante un año fue responsables de Transportes e Infraestructuras de la región– supo de la posibilidad de organizar eventos para ellas.

"Cuando una empresa hace un tramo de Metro en contrato con la Comunidad, firma que paga la fiesta de inauguración", añadió. Siempre según el relato del empresario, dos trabajadores de la Consejería que encabezaba Granados le informaron de próximas inaguraciones de la red del suburbano madrileño y finalmente Waiter Music se adjudicó esos contratos. 

"Te damos una subvención si te falta dinero"

Finalmente, Huerta tuvo que responder por pagos recibidos del Instituto Madrileño de Desarrollo y de Arpegio, que contaba con Granados como uno de sus administradores. El empresario dijo que ambos fueron patrocinadores de un concierto que fusionaba música pop y clásica y que obtuvo buenos resultados en ciudades europeas. Entonces pensó enimportarlo a Madrid y contactó con Granados quien, tras estudiar la cuestión, dio el visto bueno a que la Comunidad patrocinara uno de estos eventos.

Pero el concierto no tuvo el éxito esperado y, según Huerta, surgieron "problemas" cuando ya tenía contratados a los artistas. Fue entonces cuando recurrió nuevamente a Granados: "Le digo 'no me dejes vendido' y él me dice 'te damos una subvención en la medida en que te falte dinero, vamos a darte una subvención'". El empresario agregó que recibió 180.000 euros de dinero público de la Comunidad de Madrid, aunque fue insuficiente para enjuagar las pérdidas, "porque no se vendían entradas" en taquilla.

Huerta, en sus propias palabras ante el juez, pidió "socorro" a Granados y este le respondió: "Aunque pierdas algo de dinero, ya hablaremos". El empresario sostiene que en ese evento perdió 75.000 euros y que ni la Comunidad ni Granados le han pagado, y que tampoco ha recibido compensación alguna por ello. De hecho, en su declaración, Huerta negó en todo momento haber pagado comisiones, haber pedido a Granados que intermediara para obtener contratos o haber participado en la financiación irregular del PP de Madrid. "Nunca he hecho amaños", aseguró.

Nuevo intento de incorporar los correos de Blesa al caso de las preferentes en la Audiencia

Audio: José Luis Huerta explica al juez por qué Granados le pagó 7.000 euros

Más sobre este tema
stats