LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ábalos complica a Sánchez la gestión política del 'caso Koldo' al aferrarse al escaño en el Grupo Mixto

PROTESTAS

Multa de 1.620 euros por protestar en 2012 contra los recortes de Bauzá

infoLibre

La titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Palma condenó el pago de una multa de 1.620 euros, por un delito de desobediencia grave, a cada uno de los cuatro acusados que, según la sentencia, incitaron a la violencia y arremetieron contra el expresidente del Govern, José Ramón Bauzá, durante una protesta llevada a cabo el 28 de mayo de 2012 en el municipio mallorquín de Bunyola en contra de los recortes impulsados por el Ejecutivo autonómico.

La jueza absolvió además a uno de ellos de la falta de lesiones por la que fue juzgado. Durante el juicio, celebrado la pasada semana, los inculpados aseguraron que su actitud fue pacífica y que "en ningún momento" su intención fue la de "plantar cara" a los agentes de la Guardia Civil que actuaron para evitar incidentes.

Industria califica de “irresponsable” la posición de Bauzá y sus senadores contra las prospecciones

Industria califica de “irresponsable” la posición de Bauzá y sus senadores contra las prospecciones

El pasado 28 de mayo de 2012 tuvo lugar una concentración, en la que la Fiscalía mantiene que Bauzá se topó a su llegada con una numerosa concentración de personas que protestaban por las medidas adoptadas por el Govern y que, al ver aparecer a la comitiva –compuesta por cinco vehículos todoterreno de la Guardia Civil y una furgoneta para garantizar la seguridad del presidente–, impidieron continuar su paso y comenzaron a insultar los agentes.  

Según la acusación, uno de los acusados se resistió "mediante patadas", llegando a morder en el brazo a uno de los guardias civiles. Sobre esto, el propio acusado de este hecho llegó a asegurar durante la instrucción de la causa que no hizo tal cosa mordió a los agentes allí presentes como tampoco vio a ninguno con mordedura alguna, después de que uno de los efectivos presentase un parte de lesiones y acusase a uno de los detenidos de haberle mordido en el antebrazo.

 Por otro lado, los detenidos lamentaron ante la jueza, tras pasar a disposición judicial, lamentaron el trato que les infligieron los agentes de la Guardia Civil que les arrestaron y, en el caso de uno de ellos, cómo le "alzaron, me tiraron del pelo repetidas veces y antes de entrar en el coche me tumbaron de cara y uno de ellos me puso la rodilla encima de la cara", afirmó.

Más sobre este tema
stats