Gobierno

El mutismo de Rajoy sobre Cataluña provoca inquietud en el PP

El mutismo de Rajoy sobre Cataluña provoca inquietud en el Partido Popular

El desafío soberanista de Artur Mas ya es una realidad y aguarda su turno en el Congreso de los Diputados para que la cámara vote la petición del Parlament de autorizar la cesión de competencias sobre los referendos. Pese a este paso sustancial, el Gobierno de Mariano Rajoy no ha variado sus mensajes respecto a esta cuestión. Son los mismos que hace unos meses, esos que apuntaban a que el referéndum no va a producirse porque es ilegal y porque excede lo reflejado en la Constitución Española.

A diferencia de temas que dividen al Partido Popular como la reforma de la ley del aborto impulsada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, el asunto territorial genera un amplio consenso dentro de las filas conservadoras.

Con matices sobre la dureza de los mensajes que deben lanzarse, nadie en esta formación duda de que la propuesta de Artur Mas no tiene encaje en el ordenamiento constitucional. El problema está en la hoja de ruta marcada para hacer frente a este proceso. Un camino que Rajoy se resiste a revelar. Y que en algunos círculos del PP ha sido interpretado como que el presidente no tiene todavía del todo claro cómo va a proceder.

En este contexto, dirigentes conservadores consultados por infoLibre coinciden en mostrar su inquietud por el hecho de que Mariano Rajoy se resista a trazar un plan claro para frenar a Artur Mas. Estos cargos públicos subrayan que, a diario, los ciudadanos de sus correspondientes territorios y los medios de comunicación les cuestionan sobre las líneas generales de la estrategia de Rajoy frente a Mas y carecen de respuestas concretas.

Esta inquietud fue alimentada en la noche del lunes en una entrevista que el presidente del Gobierno concedió a Antena 3.

Sin adelantar acontecimientos

La periodista, Gloria Lomana, fue insistente a la hora de reclamar a Rajoy pistas sobre su hoja de ruta para Cataluña. “Dígame que sabe lo que va a hacer”, llegó a pedir. Pero el líder del Ejecutivo permaneció inalterable señalando que su “plan” para Cataluña es velar para que se cumpla la ley y la Constitución y que ahora no cabe adelantar acontecimientos. “El Estado está preparado para cualquier escenario que se pueda producir, pero no voy a adelantar acontecimientos”, repitió.

Con esta estrategia, Rajoy evitó responder sobre si entre sus planes figura la suspensión de la autonomía, la cesión de competencias o la impugnación de un eventual referéndum. “Hay que dar tranquilidad a los ciudadanos”, justificó su nula concreción. Sólo dio conclusiones: “Mientras yo sea presidente del Gobierno de España no habrá independencia de ningún territorio español”.

El desafío de Artur Mas es un tema que preocupa enormemente a Mariano Rajoy. De hecho, es, junto a la economía, una de las cuestiones que más tiempo consume tanto las reuniones de Gobierno como en las de la dirección nacional del PP.

Los que conocen los contenidos de estos encuentros señalan que, en esta cuestión, el presidente del Gobierno es igual de poco concreto en público que en privado. A saber: el referéndum no se va a producir porque es ilegal y porque sobrepasa los límites de la Constitución.

Uno de los nombres que más está saliendo a relucir en estas semanas en círculos conservadores es el de José María Aznar. En el círculo más próximo a Rajoy critican que el expresidente, una de las voces que más clama ahora a favor de la firmeza del Gobierno respecto al desafío soberanista catalán, fuese en sus gobiernos responsable de "cesiones" a esta comunidad sobre todo, citan, en cuestiones competenciales.

Preocupación por la percepción en el exterior

En el Ejecutivo defienden que en esta cuestión, como en todas, el presidente tiene la obligación de trasmitir “serenidad” y “altura de miras” porque gobierna “para todos los españoles” y que los planes irán siendo desvelados a raíz de que empiecen a darse los primeros pasos. “Si le dijera lo que voy a hacer, probablemente estaría tres o cuatro meses sin poder tomar ni rectificar una decisión”, llegó a decir Rajoy en una ocasión a Lomana.

Fuentes del partido del Gobierno interpretan la “excesiva prudencia de Rajoy” en un contexto que trasciende las fronteras españolas. Ahora que el Ejecutivo cree que ha empezado a calar el mensaje de la recuperación, y que en la UE y el resto del mundo se mira a España con más optimismo –cuentan las mencionadas fuentes– el presidente del Gobierno quiere evitar que se traslade la idea de España de un país inestable políticamente. 

En este sentido, la cuestión se torna todavía más complicada puesto que estamos a las puertas de unas elecciones europeas. El PP asume que el desafío independentista será uno de los ejes de la campaña. Y eso preocupa por el peligro de que oculte el verdadero mensaje que quieren vender: el de la recuperación. De ahí, que ahora se sostenga desde la formación conservadora que cuanto antes se vote en el Congreso la petición de delegación de la competencia en el Parlament para celebrar referendos, mejor.

Si se espera al turno de propuestas de parlamentos autonómicos, la petición del Parlament tendría que esperar al otoño, salvo que alguna comunidad ceda su turno (hay cinco propuestas en cola). Pero si se debate la Proposición de Ley que CiU, ERC e ICV estudian presentar con el texto calcado al del Parlament, ésta podría ser votada en marzo o abril.

El Congreso rechaza por primera vez el derecho a decidir de Cataluña

El Congreso rechaza por primera vez el derecho a decidir de Cataluña

Más sobre este tema
stats