La XII Legislatura

El 'plan B' de Rajoy

El 'plan B' de Rajoy para desbloquear la investidura

A las 17.00 horas de este jueves, el rey recibirá a Mariano Rajoy en el Palacio de la Zarzuela. Con el presidente del Gobierno en funciones, en calidad de representante del PP, Felipe VI cerrará la primera ronda de contactos con las formaciones con representación parlamentaria de cara a la investidura de un jefe del Ejecutivo y a la posterior formación de Gobierno. Salvo sorpresas de última hora, motivadas por un improbable cambio de postura del PSOE y de Ciudadanos, Rajoy acude a este encuentro con los únicos apoyos de los 137 diputados del Grupo Parlamentario Popular y la garantía del que el partido de Albert Rivera se abstendría en la segunda votación de su investidura, en la que al candidato le basta con obtener mayoría simple. En este escenario, fuentes del PP y del Gobierno consultadas por infoLibre consideran que Rajoy repetirá el esquema de las elecciones del 20D y comunicará al monarca que no tiene los apoyos para someterse a la confianza de la Cámara baja.

¿Tiene Rajoy un plan B para el día después? En su partido recuerdan que él mismo dijo que si no veía forma de que se desbloquease la situación abriría "un periodo de reflexión" al que sumaría al resto de partidos. Similares términos habría empleado esta misma semana el rey ante los políticos a los que ha ido recibiendo.

Gran parte de los focos están puestos ahora en la decisión que tomará Felipe VI. En la dirección del PP y del PSOE creen que, lejos de proponer a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, a un candidato a la investidura, pondrá de manifiesto que no hay todavía los mimbres para este debate e invitará a los grupos a seguir negociando. Otras fuentes conservadoras creen que el rey, "que ha tomado muy buena nota de todo lo que ocurrió tras el 20D y de los posibles errores", propondrá a Rajoy. Su misión constitucional, insisten, estará cumplida y será el candidato el que tenga que seguir buscando apoyos.

En efecto, el artículo 99 de la Constitución sostiene que "después de cada renovación del Congreso de los DiputadosCongreso de los Diputados, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno". La pelota, pues, quedaría en el tejado de Mariano Rajoy, que en las últimas semanas ha admitido varias veces en público que su intención es no ir a la investidura mientras no tenga los apoyos suficientes.

¿Más presión a PSOE y Ciudadanos?

Hay en el PP quien cree que Rajoy no va a poder negarse a someterse al criterio del arco parlamentario y que con las declaraciones en las que manifiesta su decisión de no prestarse al citado debate se está marcando un farol con la intención de trasladar más presión a PSOE y a Ciudadanos. En las próximas horas este escenario quedará algo más despejado.

En todo caso, a lo que sí se ha comprometido es a abrir ese "periodo de reflexión". ¿Cómo interpretan los suyos los pasos que podría dar si decide abrir esa fase?

Hay sectores en el Partido Popular que cren que bajo la expresión "periodo de reflexión" se esconde la intención de Rajoy de "ganar tiempo", de buscar que sus adversarios políticos cambien sus posiciones. A saber: que Ciudadanos vire primero al 'sí' para que los socialistas se muevan hacia la abstención. Es lo que puertas adentro del PP ha sido bautizado como el 'método Rajoy': no hacer nada y acabar con sus rivales por el agotamiento de estos.

Quienes interpretan en este sentido las declaraciones de Rajoy creen que el líder del PP ha acabado de convencerse de que "es demasiado pronto" para que Pedro Sánchez y Albert Rivera preparen a sus respectivos partidos para un cambio en el sentido del voto anunciado originalmente.

Acelerar el proceso de disolución de las Cortes

Otras fuentes conservadoras creen que Rajoy podría hacer "un último llamamiento a la responsabilidad" al resto de partidos y, si no surte efecto, intentar buscar una forma de acelerar la convocatoria de terceras elecciones sin necesidad de que se celebre un debate de investidura. En España, la cuenta atrás hasta los comicios no se activa mientras el Congreso no celebre un debate de investidura. Así queda consagrado también en el artículo 99 de la Constitución. "Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso", puede leerse en el citado artículo.

Se trataría, pues, según interpretan las fuentes consultadas, de buscar un acuerdo con el resto de grupos para modificar este artículo poniendo en otro punto la puesta en marcha del reloj parlamentario. ¿Cuándo? "Se habla de en el momento de la constitución de las Cámaras o una vez que inicie el rey la ronda de consultas", valora un diputado.

La modificación de este artículo de la Constitución requería el apoyo de 3/5 de los diputados de la Cámara.

El PP cree que, en el supuesto de nueva convocatoria electoral, no sería el PP el partido más perjudicado.

Concretar las propuestas

No es un secreto, así lo confirman desde los otros partidos, que Rajoy no ha hecho propuestas concretas a sus interlocutores.

En este contexto, algunos de los dirigentes del PP consultados por este diario precisan que la concreción y las ofertas puede ser parte importante de ese periodo de reflexión.

Rajoy parece resignado a gobernar en minoría. La actitud de PSOE y Ciudadanos le han llevado a desterrar la idea de la gran coalición, su opción favorita de Gobierno por la estabilidad que ello implicaría. Pero hay en el PP quienes creen que podría llegar a ofrecer a PSOE y a Ciudadanos puestos concretos en un gobierno liderado por él mismo. Y puntos concretos de debate en materia de reforma laboral, ley de seguridad ciudadana, política fiscal y regeneración.

Ni un paso atrás

En todo caso, sobre la mesa nunca estaría su cabeza. Ni él está dispuesto, ni su partido se lo va a pedir, a echarse a un lado para que el PP pueda gobernar. En esto no hay una sola fisura en el PP. Él, justifican, no sólo lideró la candidatura más votada, sino que mejoró en 14 escaños los resultados del 20D. En parte, por esto Rajoy no quiere ir a una investidura sin apoyos. Su previsible fracaso abriría de nuevo un debate sobre su liderazgo que ahora cree cerrado.

Garzón traslada al rey que IU está dispuesta a apoyar un Gobierno de Sánchez para evitar otro mandato de Rajoy

Garzón traslada al rey que IU está dispuesta a apoyar un Gobierno de Sánchez para evitar otro mandato de Rajoy

Más sobre este tema
stats