Elecciones 26-J

El plazo para votar por correo se cierra entre quejas de los ciudadanos y la ausencia de respuesta administrativa

La Junta Electoral amplía hasta el 6 de junio el plazo del voto rogado para el 26-J

Este miércoles 22 de junio, a tan sólo cuatro días de la celebración de las elecciones generales, se cierra el plazo para que los electores que no se encuentran en su localidad puedan ejercer el derecho a voto.

La convocatoria de estas nuevas elecciones ha traído consigo un aumento progresivo de las peticiones de voto por correo respecto al 20-D, no sólo fuera de España, sino también dentro del propio territorio. Fuentes de Correos consultadas por infoLibre destacan que hasta la fecha ha sido gestionado "el mayor número de solicitudes de voto por correo de la historia electoral en España, más de 1.453.000". 

Este incremento de las solicitudes ha generado un grado de saturación a la hora de gestionar el reparto de las papeletas. De hecho, el pasado jueves 16 de junio, último día para solicitar el sufragio, "se recibieron más de 108.000 solicitudes que ha habido que entregar en las delegaciones provinciales de la Oficina del Censo Electoral correspondiente y esperar a que desde ella se remitiera la documentación electoral", subrayan las mismas fuentes. Parte de esa documentación ha estado en tránsito desde el lunes, de modo que el martes ha llegado a su destino y ha entrado en el circuito de entrega, a pesar de que el último día para recibir las papeletas estaba fijado el domingo pasado.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ya denunció la "imprevisión" manifestada por el Estado después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE), del que depende la Oficina de Censo Electoral, haya tenido que recurrir a los servicios de personal funcionario de otras administraciones públicas como consecuencia del incremento en la demanda de solicitudes

¿Aumento de trabas?

El aumento de solicitudes y los problemas de coordinación se han hecho más visibles gracias a las redes sociales, herramienta que los ciudadanos han aprovechado para denunciar el incumplimiento de plazos.

Pese a la movilización en las redes sociales, fuentes de la Junta Electoral Central han señalado en conversación con este diario que únicamente ha sido tramitada una queja formal de un elector que no había recibido correctamente las papeletas. La respuesta de la Junta Electoral fue remitir la incidencia a la oficina del censo correspondiente, donde el problema fue solucionado.

Por su parte, Correos ha indicado que "el número de quejas en estas elecciones no está siendo mayor que en ocasiones anteriores", y que, respecto a la tipología, "la mayoría de ellas se deben al desconocimiento de que es un proceso complejo y con plazos muy ajustados".

Pese a ello, la propia empresa ha hecho uso reiterado de las redes sociales para contestar directamente a las quejas plasmadas en las mismas.

Qué hacer frente a las incidencias

Ante las continuas quejas de los electores a través de las redes sociales, y la paradójica ausencia de denuncias formales, infoLibre ha acudido a diversos expertos para saber cuáles son las pautas de actuación en caso de no haber recibido las papeletas o de haber sufrido las consecuencias de un envío erróneo de las mismas.

Tras las consultas realizadas, este diario ha constatado que no existe ningún protocolo general establecido para ofrecer una respuesta clara y eficaz que solucione los posibles problemas derivados del proceso de solicitud de voto por correo. Fuentes de la Junta Electoral Central recomiendan, para solventarlos, dirigirse a la oficina del censo de zona o provincial –en este enlace se pueden consultar las direcciones y teléfonos–, donde los electores podrán resolver, a priori, sus dudas respecto a las incidencias.

Por otro lado, expertos próximos al Censo Electoral aconsejan a los ciudadanos consultar que su solicitud de voto ha llegado a la delegación del INE en la provincia donde está inscrito, aunque también puede consultar el estado de la misma directamente a través de la propia web del INE. Si en este punto se confirma que todos los trámites son correctos, el ciudadano deberá enfocar sus consultas en Correos.

Según fuentes de Correos, el martes se habían puesto a disposición de los ciudadanos "más de 1.222.000 documentaciones electorales", es decir, "el 84% del total", y ya se habían admitido "más de 944.000 votos". En este sentido, los carteros "tienen obligación de hacer dos intentos de entrega en mano de la documentación electoral", pero no siempre lo consiguen, en cuyo caso dejan aviso en el buzón para ir a la oficina a recogerla. El elector debería entonces acudir a la oficina indicada, donde"puede depositar el voto por el correo en el mismo momento".

No obstante, los problemas en este sentido pueden ir desde el extravío de la documentación, hasta una dirección mal indicada, pasando por un error del propio repartidor, de modo que el votante deberá acudir directamente a la oficina de Correos más cercana para resolver las posibles trabas, o consultar el estado del envío en la web de la empresa.

En cualquier caso, son los propios ciudadanos los que tendrán que afrontar las barreras burocráticas y administrativas, no sólo para aclarar sus dudas, sino también para poder solucionar los problemas originados y reclamar el ejercicio de su derecho a voto. Esta situación ocurre a tan sólo cuatro días de las elecciones, y en pleno cierre del plazo de voto por correo.

Finalmente, tal y como ha podido confirmar Correos, las personas que hayan solicitado el voto por correspondencia y no puedan emitirlo, "no podrán votar personalmente en urna", quedando en un limbo del que nadie se responsabiliza.

CSIF denuncia “imprevisión” al gestionar el aumento del voto por correo

CSIF denuncia “imprevisión” al gestionar el aumento del voto por correo

Más sobre este tema
stats