2D | Elecciones en Andalucía

El PP acaricia la Junta de Andalucía

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, valora los resultados.

Pablo Casado, el nuevo líder del PP, puede apuntarse la primera victoria política de su etapa al frente del partido. Con el 99,9% de los votos escrutados, la suma de escaños de PP, Ciudadanos y Vox supera la mayoría absoluta -55- con 59 escaños. "Un resultado histórico", resumían fuentes de la dirección nacional.

Con 26 diputados, siete menos que en 2015 y perdiendo más de 316.000 votos, el partido de Casado esquiva el sorpasso (Ciudadanos, 21 escaños, no les supera). Juanma Moreno podría ser investido presidente de la Junta de Andalucía acabando con 36 años de gobiernos socialistas. El balance en Génova 13 es muy positivo y ya hablan de la "euforia del cambio". Creen en la dirección del partido que Cs y Vox no podrán dar la espalda a un pacto que eche a los socialistas de Andalucía. "Son ellos los que se tienen que retratar", afirman.

En las últimas elecciones, las de 2015, los conservadores obtuvieron 33 escaños. Un considerable bajón si se tiene en cuenta que en 2012, con Javier Arenas como candidato, había logrado su mejor resultado de la historia autonómica: 50 escaños. Ahora, tras tres bajadas consecutivas de apoyos en Andalucía, el PP acaricia el Gobierno regional.

Por provincias, en 2015, el reparto fue el siguiente: 5 escaños en Almería, 4 en Cádiz, 4 en Córdoba, 4 en Granada, 3 en Huelva, 4 en Jaén, 5 en Málaga y 4 en Sevilla. Ahora pierden un diputado por cada una de las provincias, salvo en Huelva, donde se mantienen. 

En la dirección del partido prefieren no fijarse en los apoyos que pierden y optaron por poner el foco en que el PP, con Casado al frente, "ha vuelto". Y que este es sólo el primer "éxito" de un largo ciclo electoral, pronostican.

"Nosotros garantizamos el cambio, Andalucía quiere cambio y nosotros tenemos el cambio", arrancó Moreno su intervención para valorar los resultados. "Voy a presentar mi candidatura a la investidura", dijo, lanzando un mensaje a Ciudadanos. Minutos antes de comparecer el candidato del PP ya lo había hecho su rival del partido naranja, Juan Marín. Mantuvo que sólo el partido que crece puede liderar el cambio. De 9 a 21 escaños han subido en Cs.

En el PP no dieron importancia al anuncio de Marín. No ven otra opción posible que la de que Moreno sea investido presidente. Las fuentes consultadas no entienden cómo Cs no intentó la investidura en Cataluña siendo la primera fuerza y quiere hacerlo ahora en Andalucía siendo la tercera.

"Ya es hora de que el PP gobierne San Telmo después de 40 años", señaló el presidente del PP en declaraciones a los medios de comunicación arropado por toda la cúpula del partido.

Liderar "todo lo que está a la derecha del PSOE"

Casado, que sabía que se jugaba mucho en esta campaña por todo lo que se ha implicado, sacó pecho de su gestión estos meses. Dijo que tras el Congreso Nacional, el proyecto que el PP tenía que reivindicar era el de "sus principios y valores sin complejos". "Esta es la casa común del centro-derecha y el partido que aspira a liderar todo lo que está a la derecha del PSOE", añadió.

En cuanto los resultados se dieron por definitivos, Casado llamó por teléfono a Juan Manuel Moreno para trasladarle "la necesidad de liderar el cambio histórico".

Durante toda la tarde, desde el PP se insistió en que estaban ante la "oportunidad histórica de cambiar" lo que no se había podido cambiar en 36 años. También intentaban quitar hierro al ascenso de Vox en las encuestas señalando que el partido de extrema derecha había "pescado mucho" no sólo en el caladero del PP, sino en el de PSOE, Podemos y Ciudadanos. "Ha sido algo transversal", defendían.

En este contexto, la pregunta era: ¿pactaría el PP con Vox? "Los que tienen que posicionarse son los que tienen que prestar apoyo", subrayaban en el PP. Horas después, al ver que la suma daba, en Génova no tenían ninguna duda. La respuesta era "sí".

El líder del PP, Pablo Casado, llegó a la sede nacional de su partido minutos antes de las 19.00 horas para seguir el recuento de votos junto al secretario general, Teodoro García Egea, y el vicesecretario de Organización, Javier Maroto.

La de estas andaluzas ha sido la primera campaña de Pablo Casado como líder del Partido Popular. Consciente de que una derrota de Juan Manuel Moreno podría arrastrarle a él también, el jefe de los conservadores se la jugó implicándose hasta el punto de protagonizar una especie de campaña paralela: más de 9.000 kilómetros recorridos y más de 60 actos en 15 días.

Casado hizo una campaña muy en clave nacional dejando la política autonómica para Moreno. Sus principales propuestas han sido la de recuperar las competencias educativas para el Estado, logrando enfadar a los barones de su partido. Y la promesa de aplicar el 155 en Cataluña nada más llegar a la Moncloa. Son iniciativas que no se entenderían si no hubiese existido un contexto de máxima competencia con Vox, la formación liderada por el exmilitante del PP Santiago Abascal.

La estrategia de Casado de evitar calificar a Vox como partido de extrema derecha y de señalar que ambas formaciones tienen cuestiones en común no fue acogida con buenos ojos por todo el PP. Sectores de la formación conservadora no comparten esta estrategia. Señalan que el propio PP tiene mucha culpa de haber metido al partido de Abascal en campaña.haber metido al partido de Abascal en campaña.

Comité Ejecutivo para analizar los datos

El Partido Popular ha convocado para este lunes una reunión del Comité Ejecutivo Nacional. En esta cita, Casado analizará los resultados de las andaluzas junto a sus barones. En Génova son conscientes de que también puertas adentro del PP estos resultados van a ser un examen para el líder, que lleva poco más de cuatro meses en su nuevo puesto tras haber vencido a Soraya Sáenz de Santamaría en el congreso de sucesión de Mariano Rajoy.

Tras el comité, Casado comerá con los presidentes regionales de su partido. A partir de ahora y hasta mediados de enero, cuando celebrarán la convención nacional, los conservadores tendrán que ir desvelando quiénes van a ser los principales cabezas de lista para las autonómicas y municipales de mayo de 2019.

Cs reclama la presidencia en un pacto sin Vox pero admite de entrada que no tiene líneas rojas

Cs reclama la presidencia en un pacto sin Vox pero admite de entrada que no tiene líneas rojas

Más sobre este tema
stats