La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

Los efectos del 24-M

El PP acusa al PSOE de pactar con “radicales”, “extremistas” y “proetarras”

Este sábado se consumará una de las peores noticias para el partido de Mariano Rajoy: la pérdida de 2,4 millones de votos en las municipales del 24-M. Una pérdida que lleva aparejado que gran parte de los más de 8.100 ayuntamientos que hay en España cambien de manos, de manos conservadoras a manos de coaliciones de izquierda. "Pactos de perdedores" como los ha bautizado el Partido Popular. En las últimas semanas, los conservadores han hecho del ataque a los socialistas por permitir muchos de estos acuerdos uno de los ejes de su discurso político. Y este viernes, a 24 horas de la constitución de los ayuntamientos, elevaron el tono con un comunicado en el que vierten graves acusaciones contra el partido liderado por Pedro Sánchez. Sirvan como ejemplos los siguientes adjetivos dedicados al comportamiento de principal partido de la oposición: "sectario", "excluyente. Y otros dos dedicados a los partidos con los que ha llegado a acuerdos: "radicales", "extremistas", "proetarras".

"El Partido Popular, que ha sido el partido más votado por los españoles en las pasadas elecciones del 24 de mayo, denuncia el comportamiento sectario y excluyente PSOE en las negociaciones previas a la constitución de los ayuntamientos en España", arranca el citado comunicado.

A juicio del partido de Gobierno, los socialistas "no sólo no están respetando el principio democrático de respeto a la lista más votada, que tanto han reclamado los socialistas para sí en el caso de Andalucía, sino que se han lanzado a una carrera desenfrenada de acuerdos con partidos radicales y extremistas sin más objetivo que impedir el gobierno de los candidatos del Partido Popular"

"Una triste sombra de sí mismo"

Los conservadores mantienen que el PSOE de Sánchez se ha apartado de la esencia de los socialistas, que ha perdido el norte y que ha dejado de ser un partido destinado a alternarse en el poder en España. "El PSOE, que hace tiempo fue la formación política alternativa al Partido Popular, hoy se presenta ante los ciudadanos como una triste sombra de sí mismo: dispuesto a ceder el gobierno a cualquier grupo radical, extremista, populista o independentista , con el único fin de impedir el gobierno de la lista más votada si ésta es del PP".

Ejemplos concretos

El comunicado cita, además, ejemplos concretos de ciudades en las que los conservadores creían que iban a gobernar pero al final no lo han logrado porque la suma de otros partidos han terminado por dejarles en deventaja. Es el caso de Marbella, Almería, Badalona o Vitoria.

"Esta práctica, que puede ser legal pero es mezquina y cortoplacista, ha llegado a límites de auténtico desprecio a la voluntad popular cuando estos acuerdos de perdedores impiden la gobernación de candidaturas que han llegado a superar el 40% del apoyo popular, como es el caso de Marbella o Almería. En otros casos, el sectarismo socialista va a dar la alcaldía a grupos independentistas como es el caso de Badalona, frente a la candidatura del PP que dobló en votos y concejales a la segunda fuerza en la ciudad", añade el comunicado del partido.

Pero lo que realmente escuece en Génova es el caso de Vitoria. Esta misma tarde, las opciones de Javier Maroto como alcalde desaparecían después de que el PNV anunciara que aceptaba la propuesta que una semana antes le había lanzado EH Bildu: sus votos a cambi de echar al PP. En base a este pacto, el candidato del PNV gobernará la ciudad alavesa más importante en coalición con el PSE.

"Mas indigno aún es que los socialistas hayan decidido sumar sus cuatro concejales a los de Bildu y el PNV para arrebatar al Partido Popular la alcaldía de Vitoria, después de que el candidato popular, Javier Maroto, haya sacado una diferencia de más de 10 puntos respecto a los proetarras de Bildu", añade.

Explicaciones a Pedro Sánchez

El texto finaliza pidiendo explicaciones a Sánchez: "Con esta decisión, el secretario general socialista, Pedro Sánchez, se desautoriza a sí mismo como líder de un partido nacional. Hace semanas dijo que no pactaría ni con PP ni con Bildu, una declaración de intenciones que ya resultó indigna de un dirigente político democrático; hoy vemos que sus hechos han resultado ser aún peores: ha preferido pactar con Bildu si es para excluir al Partido Popular. Sánchez tiene que explicar a todos los españoles que pacta con Bildu para echar al PP. Muchos socialistas se sentirán ofendidos por la decisión de su secretario general y por su sectarismo, que no tiene límite".

Más sobre este tema
stats