La portada de mañana
Ver
La tormenta perfecta del extremismo en Europa descoloca a la derecha tradicional a las puertas del 9J

La XII Legislatura

El PP se decanta por esperar hasta que el PSOE defina “una postura oficial” respecto a la investidura

El PP se decanta por esperar hasta que haya un interlocutor claro y no se mueve del argumentario

"La oferta de Gobierno del PP: moderación, estabilidad y futuro". Así titulaba este lunes, 3 de octubre, el Partido Popular el argumentario que distribuyó entre sus cargos públicos y militantes. Y esta fue, en esencia, la idea que trasladó Mariano Rajoy al Comité de Dirección a primera hora de la mañana. El jefe de los conservadores insistió una vez más a los suyos en que no deben entrar en la crisis del PSOE. Deben mantenerse al margen y ser prudentes. Ligado a esta idea, el presidente del Gobierno en funciones y su equipo se emplearán en los próximos días en destacar que su oferta para desbloquear la gobernabilidad de España sigue siendo la misma que tras al 20D o tras el 26J. A saber: Gobierno de coalición o pactos puntuales más allá de la investidura con una serie de acuerdos de mínimos que den "estabilidad". No tiene sentido, repiten, que Rajoy salga investido y que en un año tengan que volver a convocarse elecciones porque sea imposible avanzar. Por lo demás, la orden es clara: "perfil bajo".

Quienes escucharon a Rajoy este lunes a puerta cerrada en la sede nacional del PP se fueron con la idea de que el presidente del Gobierno en funciones ve todavía "prematuro" acercarse al líder de la gestora, Javier Fernández, para intentar negociar su apoyo en un eventual pleno de investidura. Señalan que, dada la "prudencia" con la que el líder de los conservadores quiere aproximarse a este tema, lo lógico es esperar a que haya un "interlocutor claro" y una "postura oficial" respecto a si el PSOE está dispuesto a moverse del "no es no" heredado de la etapa de Pedro SánchezTras estos argumentos se esconden los motivos por los que este lunes ningún miembro de la dirección nacional del partido ofreciese la tradicional rueda de prensa que se convoca cada lunes después del Comité de Dirección.

"¿Representa Fernández a todas las sensibilidades del PSOE?

PSOE ¿Cuando habla puede decirse que habla en nombre de toda la gestora?", se pregunta un miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PP en conversación con infoLibre. "Tenemos que tener la garantía de que la persona con la que hablamos puede comprometerse a algo en nombre del PSOE durante más de un cuarto de hora", responde con ironía.

En todo caso, el PSOE informó este lunes por la tarde de que Fernández y Rajoy habían mantenido una conversación telefónica "protocolaria" en la que el primero había recibido la "felicitación por su nombramiento al frente de la gestora". "Ambos dirigentes han acordado proseguir con el cauce de comunicación que siempre ha habido entre el Gobierno y el primer partido de la oposición", podía leerse en el comunicado.

Por parte del PP añaden que la llamada se produjo por la mañana pero que fue imposible que contactaran hasta después de la celebración de la reunión de la gestora, cuando el socialista le devolvió la llamada a Rajoy. "Han quedado en volver a hablar", precisan desde Génova. En la rueda de prensa, el dirigente socialista asturiano dijo estar dispuesto a reunirse con Rajoy si este se lo pedía.

Respecto a la "postura oficial" del PSOE sobre una posible investidura de Rajoy, los conservadores estuvieron muy pendientes de la rueda de prensa que ofreció Fernández tras la primera reunión de la gestora. En ella quedó claro que no hay postura oficial. Para ello habrá que esperar a un nuevo Comité Federal que se celebrará proximamente. La cita no será, no obstante, esta semana.

Corre el reloj

Los planes del PSOE de no celebrar este sábado el Comité Federal inquietan a Rajoy y a los suyos por lo que implican de paso del tiempo. Si los socialistas siguen la tradición de convocar este cónclave del partido en sábado, esto no ocurriría hasta el día 15. Ese día sólo faltarán 16 para el 31 de octubre. Si para esa fecha no hay candidato investido a la Presidencia del Gobierno, las Cortes se disolverán automáticamente y se convocarán elecciones generales. Sin la reforma para acortar la campaña en una semana en la que ha trabajado el PP los comicios serían el 25 de diciembre, día de Navidad. Lo más problable es que los Grupos lleguen a un acuerdo para que en estas circunstancias excepcionales de repetición de comicios los tiempos se acorten. Así, los españoles serían llamados a las urnas el 18 de diciembre. La reforma fue registrada por el PP en la tarde del lunes.

"El que quiere trasladar que está en ello, en el desbloqueo, y que no apuesta por terceras elecciones no deja pasar dos semanas para tomar una decisión. Pero hay que respetar los tiempos de cada cual. Nosotros seguimos insistiendo: la última opción sigue siendo que tengamos que volver a votar", lamenta un miembro de la dirección del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso.

El PP asegura no querer elecciones, pero también admite que, de ser convocadas, no serían la fuerza que saldría peor parada. Así lo corroboran todas las encuentas publicadas en los últimos días. Otra cosa, matizan, es que el día después de los comicios la situación fuese a estar clara. "Tendríamos más votos, pero la cosa no se iba a resolver de la noche a la mañana. Harían falta nuevas rondas, nuevas reuniones, nuevos pactos. Un año de Gobierno en funciones es dolorosísimo. Un lujo asiático. Tenemos a Bruselas pendiente, tenemos nombramientos y renovaciones paradas...", valora un diputado en conversación con este diario.

Tras la prudencia que Rajoy pide a los suyos está el miedo a que se pueda trasladar la idea de que el PP quiere ir a terceras elecciones para aprovecharse de un PSOE descabezado y dividido en dos sectores y de un Grupo Parlamentario en el que también se esperan fricciones. "Las terceras elecciones no son buenas para nadie. Ni para el PP, ni para el PSOE, ni para los españoles", señala un dirigente con despacho en la sede nacional del partido. "De no querer terceras elecciones a ejercer una presión brutal sobre el PSOE hay un abismo. Tienen que hablar, que sólo sea válida una voz y a partir de ahí tomar una decisión. No somos como Podemos. No vamos a buscar beneficio de esta situación", completa un dirigente regional.

Gobernabilidad en las comunidades y revisar todas las reformas

Los conservadores cuentan con que cualquier apoyo tendría un precio. "Así debe ser. Nunca nos hemos opuesto a nada desde el 20D. Diálogo y mano tendida", asegura una de las fuentes consultadas. En este sentido, recuerdan que sigue sobre la mesa "y muy vigente" el compromiso de apoyar al PSOE en todas aquellas comunidades y ayuntamientos en los que un eventual apoyo a Rajoy podría suponer la ruptura como Podemos o sus sociosPodemos . Este mismo lunes la secretaria general, María Dolores de Cospedal, insistió en su ofrecimiento al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

Tampoco se opondrán, señalan, a "mejorar" la legislación llevada a cabo por el PP en la X Legislatura. Y en esa disposición a mejorar se incluye desde la reforma laboral a la ley de seguridad ciudadana, más conocida como ley mordaza. El PP sabe que tendría que hacer cesiones a cambio de esa estabilidad en los grandes asuntos de Estado, Presupuestos Generales del Estado incluidos, que reclamaría además del voto o la abstención para su investidura. 

Los "tres principios" de Rajoy

En la dirección nacional del PP recuerdan que para formar un nuevo Gobierno Rajoy parte de tres principios básicos. Estos son: "respeto escrupuloso a la voluntad de los españoles [en alusión al resultado de las elecciones del 20D y el 26J], unidad en torno a los grandes valores de la Constitución y la capacidad del próximo Ejecutivo de ofrecer a todos los ciudadanos un marca de estabilidad".

Los diputados del PSOE rechazan ir a terceras elecciones pero sin alegatos a favor de la abstención

Los diputados del PSOE rechazan ir a terceras elecciones pero sin alegatos a favor de la abstención

Sobre la cuestión territorial y la relación con Cataluña el PP no se mueve mucho: "No vamos a consentir que la soberanía del pueblo español y la capacidad de decisión que tenemos todos esté en manos de quien solo ve su interés personal, partidista o particular", refleja un documento interno del partido.

En el PP están convencidos de que hasta el 31 de octubre se volverá a hablar de la conveniencia de que Mariano Rajoy deje de ser candidato y pase el testigo a otro dirigente conservador. La consigna es defender a su jefe de filas como "un líder en el que se puede confiar". Así insistía el partido en su último argumentario en el que, además, aprovechaba para recordar que España lleva "287 días sin Gobierno"

"Es un líder sólido y experimentado. El único que ha demostrado sobradamente preparación, capacidad y experiencia para dirigir un gran país que es la cuarta economía de la zona euro. Su dilatada trayectoria política lo avala: ha sacado a España de la crisis y dirige con mano segura la recuperación de España. Tiene un proyecto claro de futuro para todos los españoles y una meta ilusionante: 20 millones de españoles trabajando en 2020", puede leerse en el argumentario.

Más sobre este tema
stats