Elecciones 20-D

El PSOE achaca a “intereses empresariales y mediáticos” el impulso a Ciudadanos en las encuestas

¿Puede Ciudadanos impedir que Pedro Sánchez llegue a la Moncloa?

Ibon Uría

En el Partido Socialista miran con desconfianza varias de las últimas encuestas publicadas. Las observan, las analizan, las estudian "con curiosidad científica". Aseguran que se ocupan de ellas, pero sin obsesionarse con las cifras que arrojan. Y es que en Ferraz no creen que el escenario que dibujan algunos de estos sondeos –un triple empate entre PP, PSOE y Ciudadanos– se corresponda con la realidad, y menos aún, que los de Rivera estén en disposición de arrebatarles una segunda plaza que consideran casi garantizada en la carrera hacia la Moncloa.

Esa hipótesis, la del sorpasso naranja a Pedro Sánchez, es la que han sostenido hasta tres encuestas. La primera la publicó el pasado viernes El Confidencial. El estudio difundido por ese digital colocó a los conservadores en cabeza y a Ciudadanos segundo (20,3%) por delante del PSOE (18,2%). El domingo fue el turno de El País. El sondeo de Metroscopia para el diario de PRISA habló de empate técnico a tres entre PP (23,5%), Ciudadanos (22,5%) y PSOE (21%). Este lunes, Antena 3 pronosticó un 26,7% de los votos para el PP, un 19,8% para C's y un 19,3% para el PSOE.

"Cabe pensar que hay cierta sobredimensión de Ciudadanos. Un sorpasso no parece probable", señala una fuente de la dirección del partido. Más contundente es un senador socialista, que no duda en afirmar que tras esas predicciones electorales hay "intereses económicos" que apuestan por "generar estados de opinión que no existen" –"el triple empate no existe o es muy lejano", reitera– y por aupar a Ciudadanos para que "consolide" el poder del PP tras el 20-D. "Hay intereses de empresarios y medios de comunicación para que cristalice esa idea", coincide un hombre próximo al presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page.

Muleta de la derecha

Lo que sí se admite en el partido es que los de Rivera son una fuerza "pujante" a la que probablemente beneficia el escenario de tensión en Cataluña. En ese terreno, reconocen en el PSC, C's tiene un discurso "claro" y que cala entre los electores. Así lo reflejan también las restantes encuestas publicadas estos días: la del periódico Abc, por ejemplo, dejó a Ciudadanos (17,5%) a unos de cuatro puntos del PSOE (22,1%). Y según la Cadena SER, el partido naranja se haría con un 18,6% de los votos en las próximas generales, muy cerca de la segunda posición que retendría por la mínima la candidatura encabezada por Pedro Sánchez (21,6%).

Un cargo del PSOE andaluz se muestra, en primer lugar, "sorprendido" por "tal cantidad de encuestas". Y considera que la trayectoria ascendente de Ciudadanos ha despertado el interés de determinados poderes empresariales y mediáticos por allanar el camino a un acuerdo PP-Ciudadanos tras el 20-D. "Hay un interés desmedido en ese pacto –dice–: toda la gente que tiene verdadero poder en los medios lo quiere, porque desean que siga gobernando la derecha". "Están haciendo política con las encuestas", resume.

Rivera lleva "un montón de años" y "de pronto" su intención de voto se ha "duplicado o triplicado", dicen los socialistas desde Andalucía. "Me cuesta mucho trabajo creer en ese triple empate", coincide por su parte un miembro de la dirección del PSC, que ve "claro" que el partido naranja "puede ser determinante" y que "tendrá fuerza" en campaña y tras las generales, pero que descarta que se haga con la segunda posición.

Lo que sucede en realidad, en opinión de un miembro del PSOE de Susana Díaz, es que un nuevo Ejecutivo del PP en solitario generaría mucha "tensión social". Por eso, explica, la apuesta de los empresarios es que Ciudadanos se convierta en el apoyo de los conservadores. "El gran perjudicado de esa operación es el PSOE", lamenta. "Ciudadanos se ha convertido en un instrumento que poderes económicos quieren potenciar para consolidar al PP", denuncia igualmente el senador socialista, que resume la situación muy gráficamente: "Algunos creemos en la democracia y otros creen en la sondeocracia".

En opinión de este parlamentario, inicialmente el IBEX apostó por "disolver al PSOE" con la irrupción de un competidor electoral a su izquierda: Podemos. "Pero viendo que el PSOE resiste y que la marca PP acumula un desgaste espectacular", razona, la estrategia de quienes tienen "el poder del dinero y los medios" es ahora impulsar a C's para "sostener la mayoría del PP". Desde el PSC opinan que a Ciudadanos "tampoco le vendría mal" ser tercera fuerza, apoyar al PP si los conservadores aventajaran claramente a los socialistas, y hacer de Rivera un vicepresidente fuerte que rivalizara de tú a tú con los conservadores en las siguientes generales.

Más tensión en campaña

Así las cosas, ¿qué opciones baraja el PSOE para frenar el ascenso de Ciudadanos? Los cargos consultados en el partido admiten, en primer lugar, que no hay mucho margen para impedir que las encuestas favorezcan a los de Rivera. "Con eso tenemos poco que hacer", dicen desde Castilla-La Mancha. Recuerdan que ya ocurrió en las semanas previas a las autonómicas y municipales de mayo, en las que el partido naranja obtuvo finalmente unos resultados peores que los que le auguraban la mayoría de sondeos.

Pero sí hay estrategia para combatir a Rivera y los suyos. "Hay que meterle mucha más tensión a la campaña", dicen estas mismas voces próximas a García-Page. "Hay que salir del tono habitual y transmitir más sentimientos". "Ya se ha visto algo en esa línea", comenta el miembro de la dirección del partido en Murcia en referencia a la entrevista este lunes a Pedro Sánchez en TVE, donde definió a C's como "las Nuevas Generaciones del PP" y afirmó que España "no necesita más derechas".

Esa misma fuente reclama al partido a nivel federal que deje claro en su discurso que Ciudadanos "es el aliado natural del PP", mientras que apoya al PSOE únicamente cuanto no le queda otro remedio porque resulta imposible conformar una mayoría alternativa. Un cargo del PSC se felicita igualmente por el giro de Sánchez, pues cree que Ciudadanos ha empezado a pescar electores en el caladero socialista y que la táctica de evitar mencionar a C's no da resultado: "Hasta ahora les hemos obviado, y así nos ha ido", expresa.

"Tenemos que mostrar nuestras propuestas y ponerles cifras", pide un parlamentario madrileño que apuesta por resaltar las "contradicciones" que a su juicio encierra Ciudadanos. "Hay que decir en voz alta qué es C's y cuál es su programa". Los de Rivera, opina un dirigente del PSC, se han presentado a menudo con "un discurso casi socialdemócrata" al que los socialistas deben hacer frente "incidiendo en sus políticas". "Las naranjas con el tiempo se vuelven azules", subraya, y denuncia que C's cuela cuestiones como los copagos en Sanidad entre sus propuestas. En ese sentido, espera que cuando presenten el programa completo "se destapen" y sean más vulnerables. "Su programa será nuevo, pero será de derechas", zanja.

"Vamos a tener que dedicarles más atención en nuestros discursos", admite el dirigente murciano, también partidario de subrayar las contradicciones de Ciudadanos. Sin embargo, aunque los ataques a Albert Rivera y los suyos vayan a ser más frecuentes a partir de ahora, no se modificará la gran línea argumental de la campaña del PSOE: que las generales son un duelo entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez donde este último es la única alternativa a la continuidad de los conservadores en el poder. "Los dos únicos presidentes son Pedro [Sánchez] o Rajoy. Ni a Iglesias ni a Rivera se les contempla como posible presidentes, son actores secundarios que están ahí, pero nosotros no competimos a tres", insisten desde Ferraz.

Desde el PSOE andaluz, además, se matiza que Susana Díaz no participará de forma activa en los ataques a Ciudadanos. Y no lo hará, creen algunos cargos del PSOE-A, por dos motivos: el primero, que hay interés tanto de la líder socialista como de Ciudadanos en que el Gobierno regional siga adelante en sus actuales términos. Y el segundo, que estos dirigentes creen que Díaz no desea realmente una victoria de Pedro Sánchez en las elecciones generales. "Desde Andalucía –resumen estas voces– no va a haber ataques a Ciudadanos".

El PSOE busca un “acuerdo interno” sobre la derogación de la reforma laboral

El PSOE busca un “acuerdo interno” sobre la derogación de la reforma laboral

Más sobre este tema
stats