10N | Elecciones Generales

El PSOE reivindica como propia la decisión de sacar a Franco del Valle de los Caídos y la lleva a la campaña

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un acto de precampaña en Teruel.

El PSOE puso en marcha este viernes, coincidiendo con la decisión del Consejo de Ministros de aprobar el último trámite administrativo que faltaba para sacar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, una campaña reivindicativa para atribuirse la decisión en nombre de la memoria histórica y de la democracia española.

El calendario diseñado por el Gobierno facilitará además a los socialistas ajustar el calendario temporal para que el traslado no quede tapado por otros acontecimientos como el fallo del Tribunal Supremo sobre el procés y las movilizaciones que presumiblemente pondrán en marcha los independentistas en los días sucesivos.

De ahí que el Ejecutivo no haya fijado la fecha —sólo un horizonte temporal: tendrá que ser el 25 de octubre como muy tarde— y disponga todavía de dos piezas más que jugar en el tablero de la precampaña en relación con los restos del dictador: el anuncio del día en que se producirá el traslado y la jornada de la exhumación, que previsiblemente se convertirá en el centro de atención de medios españoles y de todo el mundo. De hecho, la vicepresidenta Carmen Calvo invocó el derecho a la información para anunciar que facilitará la presencia de los periodistas en el Valle y en Mingorrubio, aunque no al lugar en que está enterrado el dictador ni al panteón al que se van a llevar sus restos.

Pero aunque no lo haya hecho público, en el Gobierno tienen un calendarioA día de hoy, el Gobierno prevé que el traslado se produzca "entre el 19 y el 22 de octubre", indicaron a infoLibre fuentes de Moncloa.

Evitar la desmovilización

Hace tiempo que los estrategas socialistas de campaña situaron la exhumación de Franco en la lista de eventos a los que otorgan especial relevancia para remover a sus votantes y agitar una de sus banderas, la de la memoria histórica. El PSOE sabe que sus posibilidades de mejorar el resultado electoral de abril pasan en gran medida por evitar la desmovilización de los ciudadanos que votaron por Sánchez en las últimas elecciones.

Nada más hacerse pública la decisión del Gobierno, en rueda de prensa desde la Moncloa, el PSOE distribuyó a través de redes sociales un vídeo de dos minutos de duración en el que el partido de Pedro Sánchez reivindica la exhumación de Franco 40 años después del final de la dictadura.

El vídeo muestra a Pedro Sánchez en un mítin del partido hablando de la decisión entre aplausos de los asistentes. Con una música épica de fondo, la vicesecretaria general, Adriana Lastra, aparece celebrando la sentencia del Supremo desde la sede del partido y la vicepresidenta Carmen Calvo, la misma que anunció la medida desde la Moncloa, sale reivindicando el acuerdo del Gobierno.

 

Un texto subraya que es “el momento de celebrar juntos la victoria de una sociedad libre y democrática”. Y da paso a declaraciones de militantes del partido: “Me alegra que haya sido un gobierno socialista el que haya sacado los restos de Franco del Valle de los Caídos”, dice uno. “Se lo debíamos a todos los españoles, a todos los ciudadanos”, explica otro.

Una joven celebra que el PSOE sea “el único partido político que después de cuarenta años de democracia ha tenido valor para sacar al dictador del Valle de los Caídos”. Un compañero añade, antes de que el vídeo concluya con el lema de campaña del PSOE: “Estamos satisfechos de que un Gobierno socialista haya cerrado una página de indignidad”.

En la misma línea, y en una acto de precampaña organizado en Toledo, Adriana Lastra sacó pecho de que haya sido el PSOE el que haya completado el proceso para sacar a Franco de Cuelgamuros “gracias al empeño y al empuje de Pedro Sánchez”, dijo, y al de todos los militantes socialistas.

Críticas de la oposición

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se mostró crítico ante el posible uso electoral de la decisión de trasladar los restos del dictador. Una iniciativa que apoya, declaró en un mitin celebrado en Murcia, pero no como una herramienta de cara a las elecciones del 10 de noviembre.

También Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos, cree que hay una utilización política del traslado de los restos, una decisión a la que siempre trata de restar relevancia diciendo que Sánchez sólo quiere hablar “de huesos” para no abordar otros asuntos. Una opinión muy próxima a la de Santiago Abascal, el líder de Vox, quien ha precisado que el Gobierno sólo busca hacer campaña electoral “con un muerto”.

El PP ha optado por un perfil bajo. Su líder, Pablo Casado, evitó hablar del asunto. Sólo su portavoz económico en el Congreso, Mario Garcés, respondió a los periodistas. Lo hizo, eso sí, no para respaldar la exhumación sino para para pedir al Ejecutivo “menos electoralismo” y “menos regusto por las dos Españas”.

El prior del Valle de los Caídos denuncia ante el juez el "acceso inconsentido de la Guardia Civil" a la basílica

Más sobre este tema
stats