PORTADA MAÑANA
Ver
El PP carga contra "la PAC de Planas" que los populares europeos defendieron y avalaron en Bruselas

Congreso de los Diputados

Rajoy y Catalá defienden la "independencia" de Moix y señalan que su fiscalía "funciona de manera brillante"

El presidente Mariano Rajoy responde a una pregunta del líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias.

El pleno del control al Gobierno en el Congreso de los Diputados de este miércoles fue casi un monográfico de los escándalos de corrupción que afectan al Partido Popular. Superada la primera fase de los Presupuestos Generales del Estado, la oposición sacudió fuerte a Mariano Rajoy y al ministro de Justicia a cuenta de la operación Lezo y la forma en el que el Ejecutivo ha gestionado este caso que mantiene en prisión al expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. Con el fiscal anticorrupción, Manuel Moix, en el punto de mira por la forma en la que ha llevado las riendas de esta operación, el presidente del Gobierno y Rafael Catalá cerraron filas con él.

"Es un profesional con una amplia trayectoria que actúa con independencia y personalidad", defendió Rajoy en respuesta a Pablo Iglesias (Unidos Podemos). Por su parte, Catalá puso también el énfasis en los "30 años" de carrera de Moix. "Funciona con eficacia cada día. Está actuando cada vez más", subrayó el ministro de Justicia. Después, en una interpelación urgente del PSOE fue más contundente todavía al señalar que "la fiscalía anticorrupción funciona de manera brillante".

El pleno de este miércoles vino cargado de preguntas al Ejecutivo relacionadas con la operación Lezo. En total, siete preguntas dirigidas a Rajoy, Catalá y al titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, y una interpelación al titular de Justicia sobre las actuaciones del Ministerio Fiscal.

El presidente del Gobierno consideró que el líder de Podemos "debería alegrarse" de funcionamiento de la Fiscalía Anticorrupción y subrayó que postura es la de "independencia absoluta" de esta para la "persecución del delito".

Pablo Iglesias recordó la campaña de 2009 del Partido Popular, entonces en la oposición, para que dimitiese el ministro Bermejo tras conocerse que había estado de cacería con el juez Garzón en plena operación Gürtel. Y Rajoy le respondió recordándole que su programa del "Gobierno del cambio", que quiso consensuar con el socialista Pedro Sánchez, pretendía "jueces y fiscales" comprometidos con ese Ejecutivo.

"Yo creo que los jueces y fiscales no tienen que estar comprometidos ni con el Gobierno del cambio, ni del recambio, ni por el mismo. Creo que deben estar comprometidos con el Estado de Derecho", sostuvo el presidente de los conservadores.

Antes había sido el turno del socialista Antonio Hernando, que se había interesado por qué piensa hacer el Gobierno para "recuperar la confianza de los ciudadanos" en medio de los escándalos de corrupción que afectan al PP.

Rajoy respondió que el Ejecutivo está en "mejorar los controles", "apoyar a quienes persiguen el delito" y en "endurecer" las sanciones.

A Hernando no le satisfizo la respuesta: "Ustedes no son vistos como luchadores contra la corrupción, sino como cómplices". Además, le recordó cómo en su día creyó al extesorero del PP, Luis Bárcenas citándole literales de su comparecencia parlamentaria en el Senado en la que pidió perdón por haber creído "a un falso inocente".

No entrar en el "juego del PSOE"

"No voy a entrar en su juego", espetó Rajoy a Hernando al tiempo que presumió del "sinfín" de iniciativas que el PP ha aprobado contra la corrupción en la Cámara. Además, le dijo que no iba a enumerar los escándalos del corrupción del PSOE porque se le iba a acabar el tiempo.

Apuntando, sin mencionarlo, al proceso abierto de renovación de liderazgo del PSOE, Rajoy achacó la intervención de Hernando "a un problema interno". 

"Le animo a aprobar los Presupuestos", sostuvo. Donde, señaló, se incluyen los "refuerzos" planteados por las Fiscalía.

"Lo que ha hecho usted hoy sólo sirve para consumo interno", zanjó Rajoy.

El 'bloqueo' de Moix

Tal y como ha publicado infoLibre, Manuel Moix, que fue fiscal superior de Madrid entre julio de 2003 y septiembre de 2015, impidió hasta en tres ocasiones que se investigase la trama societaria creada por Ignacio González y su familia para lucrarse con la construcción y explotación del campo de golf del Canal de Isabel II. 

En 2007, archivó de plano una primera denuncia de los vecinos del barrio de Chamberí donde se construyó el campo de golf. El entonces fiscal jefe de Madrid decretó el archivo en tres días hábiles, sin practicar ni una diligencia y en un escrito de 11 líneas que se apoyaba en un argumento que no era cierto.

Después vino el archivo de la denuncia de Parque Sí en Chamberí en 2009, realizada a través de un decreto en el que se afirmaba que no existía ni "indicio", ni "rastro", ni "la más leve sospecha" de irregularidad por parte de Ignacio González.

Rajoy niega "tajantemente" haber sido chantajeado

Rajoy niega "tajantemente" haber sido chantajeado

Y un año después, en 2010, la Fiscalía de Madrid que dirigía Moix se opuso a la admisión a trámite de una querella, presentada también por la asociación Parque Sí en Chamberí, en la que se acusaba al entonces vicepresidente madrileño de cuatro delitos, entre ellos prevaricación y fraude.

Comparecencias

Catalá, y el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, comparecerán en la tarde de este miércoles ante la Comisión de Justicia para dar explicaciones de la operación Lezo y las discrepancias nacidas en el seno de la Fiscalía Anticorrupción, tras las últimas decisiones tomadas por el fiscal jefe de este departamento, Manuel Moix, relacionadas con la mencionada investigación o la sustitución de los fiscales de la presunta financiación ilegal de Convergència, informa Europa Press.

Más sobre este tema
stats