LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Abascal se adentra en territorio hostil: sin poder político regional y con la derecha mediática al ataque

Convención Nacional del PP

Rajoy obvia la corrupción en su encuentro con los jóvenes del PP y opta por atacar a Podemos

Rajoy obvia la corrupción en su encuentro con los jóvenes del PP y opta por atacar a Podemos

Si hubiera que hacer un balance de las palabras y los silencios de los dirigentes del Partido Popular en lo que va de convención, el concurso de los silencios lo ganaría la corrupción. Y el de la locuacidad, el de todo lo que tiene que ver con Podemos, la formación liderada por Pablo Iglesias. Este panorama es extrapolable también a la actitud del presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy.

Tras pasar el viernes sin decir una sola palabra sobre corrupción, el mismo día que Luis Bárcenas le acusó de conocer la caja B del partido, el sábado hizo lo mismo emplazando cualquier tipo de mención a este asunto a su discurso del domingo.

El presidente del Gobierno obvió este tipo de escándalos en un encuentro con los jóvenes del partido. Ni siquiera cogió el guante cuando una militante de Extremadura le mostró su preocupación y le reclamó "tolerancia cero". Había optado por atacar a Podemos. Un campo en el que él, como gran parte de sus compañeros, se siente más cómodo. No sirvieron los consejos del día anterior de José María Aznar, que insistió en que el discurso del miedo –al partido de Iglesias– no funciona. Tampoco sirvió que el expresidente se quitara del medio y mantuviera que en él, en materia de corrupción, respondía por todos sus actos.

Rajoy reclamó a las Nuevas Generaciones (NNGG) de su partido que hablen bien de España, que estén orgullosos. Y que lo hagan por encima de quienes "quieren cambiar el sistema", en clara alusión al partido de Pablo Iglesias.

"¿Qué sistema quieren cambiar?", se preguntó. "¿El sistema que les permitió estudiar toda vida en colegios públicos si quisieron? ¿El sistema que les permite ir a la medicina pública sin pagar a lo largo de toda su vida? ¿El sistema que les permite entrar en la universidad? ¿El sistema por el que tienen becas sin asistir por importe de 1.800 euros al mes? ¿Ese es el sistema que quieren cambiar?", siguió preguntándose. El tema de la beca era una alusión directa a la polémica beca de Íñigo Errejón (Podemos) en la universidad de Málaga.

Como suele ser habitual en su encuentro con los jóvenes del partido que lidera, el presidente les comentó que él empezó desde la base, "pegando carteles". "Algo sé de este partido", les dijo mientras señalaba que no acepta "la crítica brutal hacia la clase política". "Esa gente –dijo de sus compañeros de partido– ha dedicado muchas horas, no han visto ni un euros y ni pretender verlo".

Algunos de los que les escucharon vieron en esa expresión de "algo sé de este partido" una respuesta a Aznar, que el día anterior había pedido un viaje del partido a sus esencias, a los "principios y valores".

El discurso de la recuperación

Casi igual de cómodo que hablando de Podemos se le encontró insistiendo en el discurso de la recuperación. En respuesta a una joven de Nuevas Generaciones que había centrado su intervención en el futuro de España, Rajoy recordó que en 2014 se crearon 400.000 puestos de trabajo y que en 2015 se crearán entre 550.000 y 600.000 empleos más. “Habremos terminado la legislatura, después de la destrucción de empleo del gobierno socialista, con la creación de un millón de puestos de trabajo”, dijo.

“Queda mucho por hacer, pero en estos tres años al frente del gobierno hemos pasado de destruir empleo a ser el país de la Unión Europea que más puestos de trabajo ha creado en 2014”, dijo.

También encontró momento para referirse a la situación en Cataluña tras la convocatoria electoral. “Lo peor es que el objetivo de las convocatorias es meramente partidista. Se deben convocar cada cuatro años, no por la conveniencia de cada uno. Pero es aún más disparatado anunciar elecciones para dentro de nueve meses y someter a los ciudadanos a una campaña de nueve meses, en lugar de dedicarse a lo prioritario que es generar confianza y empleo”, mantuvo.

Arenas defiende a Rajoy a Floriano pide a los corruptos que dejen el PP

Tras el turno de Rajoy en el stand de Nuevas Generaciones, el foco volvió al escenario principal, donde pronunciaron su discurso los vicesecretarios de Política Autonómica y Local y el de Organización.

Carlos Floriano, director de campaña para las municipales y autonómicas, pidió la implicación de todos los cargos del partido para explicar las medidas del Gobierno de Rajoy. Llegó a pedir a los suyos que hagan "asambleas" en los barrios para contar el trabajo del partido y del Gobierno. No es esta la única apelación al espírtitu del 15-M. Esta convención está vertebrándose en torno a mesas de debate llamadas "plazas".

Las mejores frases de Pablo Iglesias: “Zapatero y Bono defendieron en la reunión a su secretario general”

Dentro de estas medidas, no esquivó las destinadas a evitar la corrupción. Según dijo, el Ejecutivo ha modificado la legislación "para hacerles la vida imposible a los corruptos". 

"Vamos a arrinconarlos, vamos a por ellos. España es una gran nación en la que quien la hace, la paga. Si hubiera alguno de esos corruptos en el PP, si hubiese alguien que pretendiese beneficiarse del dinero público para beneficio propio, que salga del partido. Que se dé de baja hoy mismo porque aquí no tiene nada que hacer". A su juicio, estos escándalos han hecho un "enorme daño" al partido, pero no le puede paralizar.

Por su parte, Arenas aseguró nada más subir al escenario que "siempre" estará orgulloso de ser el PP. Parecía una respuesta al discurso de Aznar, que reclamó al partido que sea "más PP". "Le quiero decir al presidente Rajoy que si para Merkel y Obama eres un ejemplo, para nosostros, no somos menos. Y eres un ejemplo diario", añadió.

Más sobre este tema
stats