Rueda confirma que la Xunta investiga la residencia Mi Casa, denunciada por trabajadoras y familias

Imagen de una de las personas mayores residentes en Mi Casa, en Pazos de Borbén.

L.C.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, ha confirmado este jueves que el Gobierno gallego ha abierto "un expediente" a la residencia Mi Casa (ubicada en la localidad de Pazos de Borbén, cerca de Vigo), que se está "tramitando". La afirmación, ofrecida en la rueda de prensa posterior al Consello da Xunta, llega apenas dos días después de que infoLibre desvelase que el colectivo Traballadoras das Residencias de Galicia (Trega) y la asociación Vellez Digna habían denunciado ante las Consellerías de Política Social y de Sanidad lo que consideran un "maltrato permanente" a los usuarios del centro.

La Consellería de Política Social, de hecho, ya confirmó a infoLibre que, a raíz de una denuncia, inspeccionaron el centro el pasado día 5 de mayo, una visita en la que detectaron "varias carencias que fueron notificadas al centro, que se encuentra dentro del plazo legalmente establecido para subsanarlas". La Consellerís no especificó sin embargo cuáles son esas carencias.

Pero para Trega y Vellez Digna están claras. Las trabajadoras, que presentaron su denuncia el 3 de mayo y la ampliaron el pasado día 13, relatan que "las medidas de sujeción física utilizadas con los usuarios tienen los cierres rotos, pero se siguen utilizando anulándolos", lo que "pone en grave riesgo la salud y la vida de los usuarios, sobre todo si se produce una urgencia" como un "atragantamiento, en el que debe realizarse una maniobra específica para evitar la asfixia". "También nos consta que hay usuarios con sujeciones sin que sus familiares hayan firmado el preceptivo consentimiento informado. Lucía Suárez, en calidad de madre de la directora del centro y jubilada, es la encargada de discernir qué residente utiliza sujeciones", añade la denuncia.

En cuanto a las comidas, Trega destaca que el menú servido semanalmente no se corresponde al que se anuncia, además de que "no hay dietas especiales". "Todos comen lo mismo, ni siquiera hay galletas para diabéticos. Solamente hay dos texturas: normal y turmix", añade la denuncia. "Hay una cocinera de lunes a sábado, el domingo cocina una trabajadora con la categoría de limpiadora. [...] Los alimentos que se suministran son de escasa calidad y poca variedad, con una aportación escasa de proteínas", prosigue.

infoLibre se puso en contacto con Lucía Pedroso Suárez, administradora de Gerpesa Social S.L., compañía que gestiona el centro, para recabar su versión sobre lo expuesto. "Toda esa información es falsa", dijo. "Si fuera cierta nos cerrarían el centro", añadió, además de negar ser la directora de la residencia, a pesar de que en las denuncias interpuestas figura como tal. Consultada sobre quién realiza esa función, no ofreció ninguna respuesta. El centro tampoco respondió a los intentos de recabar la información.

Mayores con úlceras y sobre camas rotas: trabajadoras y familiares exigen retirar la licencia a una residencia gallega

Mayores con úlceras y sobre camas rotas: trabajadoras y familiares exigen retirar la licencia a una residencia gallega

Más sobre este tema
stats