PSOE

Sánchez acusa al “sector financiero” de atacarle a través de 'El País' para evitar que pactase con Podemos

Pedro Sánchez: “Lo que tiene que haber es más entendimiento y colaboración entre PSOE y Podemos”

infoLibre

Un día después de abandonar su escaño en el Congreso de los Diputados, el ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez se sometió este domingo a una entrevista con Jordi Évole para el programa Salvados. Con el conflicto interno dentro de su formación como telón de fondo, Sánchez aseguró durante la conversación que "tiene que haber más entendimiento y colaboración entre Podemos y el PSOE". 

Pero, sin duda, las declaraciones que levantarán mayor polémica son las relacionadas con algunos medios de comunicación, y en especial con El País. Sánchez calificó la línea editorial de este periódico de "abusiva e insultante en lo personal" y señaló que "ha habido medios de comunicación" que le dijeron que "si pactaba con Podemos" se pondrían en su contra. "El País ha sido uno de ellos", desveló, antes de añadir: "Me dijeron que si había entendimiento PSOE-Podemos, lo criticarían e irían en contra".

En este sentido, señaló que se había reunido "con responsables" de ese periódico y que le habían dicho que "o Rajoy, o no iba a ir su línea editorial en un entendimiento de izquierdas". Sánchez destacó que algunos medios "están en manos de unas empresas que poco tienen que ver con los medios". 

En ese contexto, denunció que determinados empresarios (entre los que citó a César Alierta) y el "sector financiero" presionaron para que volviera a gobernar Mariano Rajoy. Y aseguró que la posición de esos poderes se expresaba a través de algunos medios, entre ellos El País.

Podemos y el populismo

Pedro Sánchez afirmó que había cometido un error en su primer Comite Federal como líder socialista, en septiembre de 2014, al tachar a Podemos "de populista". "No sabía exactamente qué era Podemos. No supe entender la cantidad de gente que quiere renovar la política detrás de Pablo Iglesias", apostilló durante la entrevista.

Preguntado sobre la segunda votación de investidura, volvió a recordar que la gestora puso a los diputados socialistas ante un "dilema innecesario", y agregó que respeta "mucho" a los parlamentarios del Grupo Socialista que se abstuvieron. Al ser cuestionado sobre el órgano que dirige la formación desde su dimisión, el exlíder socialista señaló que no comparte "el cuestionamiento de la democracia directa" que ha hecho la gestora.

El ex secretario general del PSOE también se pronunció sobre su decisión de dejar el escaño. En este sentido, afirmó que la gestora trató de situarle "ante una situación imposible" y señaló que, como no iba a abstenerse para facilitar la investidura de Rajoy pero tampoco iba a desobedecer el mandato del Comité Federal, "la única opción que tenía era salir del Congreso". Además, añadió que había algunas personas a las que les interesaba que tuviera los "menores recursos posibles contra los aparatos del partido en los procesos de primarias".

El exlíder de los socialistas apuntó que "al principio" dudó "mucho" sobre si abstenerse. Pero añadió que "el punto de inflexión" para decidir ese "no es no" fue "una conversación con Rajoy en la que me dijo que no sólo nos necesitaba para la investidura sino para gobernar".

"Celebración del congreso"

Sánchez también pidió a la gestora "que reflexione" y señaló que "el mandato es la celebración del congreso" en "cuatro, cinco o seis meses, los que considere la gestora". En este sentido, apuntó que tiene "ganas, voluntad y fuerza" para volver a ser secretario general y que le gustaría presentarse al proceso de primarias. "Pero antes lo consultaré con la militancia", añadió.

También se pronunció sobre la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y sobre la posibilidad de que se presente a la carrera para liderar la formación socialista. "Si Susana Díaz quiere gobernar el partido tiene que dar un paso al frente y presentarse al congreso", aseveró, y añadió que "el socialismo andaluz tiene que reflexionar sobre su papel en el partido a nivel nacional". En los últimos tiempos, en su opinión, no ha sido un factor "estabilizador".

Antonio Hernando y Felipe González

Pedro Sánchez también se refirió al papel de Antonio Hernando, una de las personas de su máxima confianza durante años y gran defensor del no a Rajoy, que aceptó seguir como portavoz del Grupo Socialista y pasó a defender la abstención en el debate de investidura. El ex secretario general del PSOE consideró estos hechos "una decepción personal. Me da lástima que tomara esa decisión".

Además, negó que engañase a Felipe González al prometerle que se abstendría en la investidura, tal y como denunció el expresidente del Gobierno pocos días antes del Comité Federal que terminó con la derrota de Sánchez. "Yo hablé con él de la abstención, pero no en esos términos", indicó Sánchez. Tras admitir que González es probablemente el político con el que más veces ha hablado desde que fue elegido secretario general del PSOE en 2014, negó que fuese "dios" y destacó que tanto él como muchos otros militantes socialistas no se reconocen en el Felipe González de 2016, pero sí en el que ganó las elecciones en 1982.

Cataluña y los independentistas

Además, Sánchez defendió que los socialistas deben negociar con los independentistas catalanes y definió a Cataluña como "nación", de forma que consideró necesario una reforma constitucional que permita a Cataluña sentirse "integrada dentro de España" como "nación que es".

No obstante, aseguró que él "nunca" incumplió el mandato del Comité Federal que le impedía negociar un Gobierno con los partidos independentistas.

"España es una nación de naciones. Cataluña es una nación dentro de otra nación que es España, como lo es también el País Vasco, y esto es algo de lo que tenemos que hablar y reconocer", concluyó Sánchez.

Carlota Merchán sustituirá a Pedro Sánchez en el Congreso

Carlota Merchán sustituirá a Pedro Sánchez en el Congreso

Más sobre este tema
stats