La nueva corriente favorable a la recuperación de la gestión municipal directa –es decir, sin empresas privadas de por medio– de algunas prestaciones esenciales como el agua, la recogida de basuras, la limpieza... que ha generado el cambio de mayorías en algunos ayuntamientos ha reabierto el debate sobre la pertinencia de uno u otro modelo.