El camino a las elecciones municipales

Sevilla y Málaga, cara y cruz de la unidad en la izquierda andaluza tras el fiasco de las autonómicas

Ismael Sánchez, candidato de IU a la alcaldía de Sevilla, y Susana Hornillo, candidata de Podemos a la alcaldía de Sevilla.

La izquierda andaluza –al margen del PSOE– puede compararse tras las elecciones autonómicas de junio con un animal salvaje. No por su fuerza, que ha quedado menguada, sino por la dificultad para fotografiarla. No es fácil obtener una imagen de alta precisión porque en cada provincia, en cada ciudad, en cada pueblo, la situación es diferente. Haciendo un mosaico de distintas instantáneas se acaba componiendo la panorámica de un espacio donde la división parece dominar sobre la unidad. No obstante, esta semana se ha producido un cambio relevante. Sigue habiendo división, pero menos.

IU, Podemos, Más País Andalucía, Equo, Iniciativa del Pueblo Andaluz y Alianza Verde, las seis fuerzas políticas que acordaron presentarse juntas a las autonómicas de junio en la coalición Por Andalucía, han llegado a un acuerdo preliminar de confluencia para la provincia de Sevilla, la más poblada de la comunidad. Los partidos acuerdan trabajar en la presentación de candidaturas conjuntas en todos los municipios para "evitar la atomización del electorado". El preacuerdo no implica que necesariamente vaya a haber candidaturas conjuntas en cada municipio, tampoco en Sevilla, pero sí supone la formalización de una voluntad. No hay un acuerdo similar –con IU, Podemos y Más País dentro– en ninguna otra provincia, confirman fuentes de Por Andalucía.

Así que Sevilla se erige –sin dar por hecho que la cosa no descarrile– en ejemplo de integración. No en todas partes se está recorriendo este camino. En Málaga el rumbo es de colisión.

El difícil camino de Por Andalucía

El acuerdo sevillano es visto con optimismo por quienes en ese espacio político aspiran a reconducir la crisis de Por Andalucía, cuya trayectoria está marcada por el despropósito. Primero Podemos y Alianza Verde se quedaron fuera por llegar su inscripción tarde al registro tras una negociación al límite. Los candidatos de Podemos, con Juan Antonio Delgado al frente, debieron ser integrados como independientes en una candidatura liderada por Inmaculada Nieto (IU), que tuvo que hacer campaña en un ambiente enrarecido. Por Andalucía obtuvo cinco escaños, frente a 17 que sacó en 2018 como Adelante Andalucía, que entonces era la coalición de Podemos e IU.

La situación desde entonces es tensa. Tras una grave crisis en septiembre que amenazó con partir en dos el grupo –los tres parlamentarios de Podemos por un lado; las dos de IU y Más por otro–, finalmente Por Andalucía ha permanecido unido, pero las relaciones políticas en su seno son difíciles, coinciden todos los conocedores de sus interioridades. Las decisiones que adopta el grupo se toman en una mesa de partidos a la que no asiste Podemos, que quiere que el poder resida en el propio grupo, donde es mayoría, señala una fuente parlamentaria.

En ese clima –marcado además por el alejamiento a nivel estatal entre Podemos y Yolanda Díaz– se desarrolla el difícil día a día del que en rigor es el primer grupo parlamentario salido de la confluencia electoral entre el partido morado, IU y Más País. Y en ese clima las distintas organizaciones ponen rumbo a las municipales, donde hay una fuerza política que se juega más que el resto: Izquierda Unida, que tiene 63 alcaldías y una implantación local superior. Hay municipios donde IU, su marca y su candidato son fuertes y el partido ya ha elegido a su alcaldable, sin esperar a nadie, aunque siempre se deja la puerta abierta a la confluencia.

"Un alcalde que aspira a repetir no está para esperar a ver si se ponen de acuerdo los partidos por arriba", señala un miembro de IU en Cádiz. IU prevé presentarse en más de 400 municipios, de 785 que hay en la comunidad. Podemos no precisa una cifra, pero en su ronda de elección de candidatos ha llegado a 81 –entre ellos, a las ocho capitales de provincia–, si bien formará parte también de confluencias en municipios pequeños. La implantación de Más País es menor.

Sevilla vs Málaga

En cada provincia, en cada ciudad, la historia es distinta. En Málaga capital IU, Más País, Equo e Iniciativa del Pueblo Andaluz han alcanzado un acuerdo para una candidatura conjunta que incluye primarias conjuntas. Podemos va por su cuenta y ha elegido candidato a Nico Sguiglia, portavoz de Unidas Podemos en el Ayuntamiento. El partido morado exige que Sguiglia sea cabeza de lista para una integración. En IU hay voces que atribuyen esta posición a un "toque de corneta" de la dirección estatal de Podemos, que ven como parte de una estrategia de marcar territorio de cara al proceso de integración –o desintegración– del espacio político en comunidades autónomas, grandes municipios y especialmente de cara a las generales. "En Málaga es difícil una integración a estas alturas. Si finalmente la hay, tendría que ser con unas primarias entre su candidato y la de IU", señala un conocedor de la situación.

Desde IU y Más País son precavidos sobre el acuerdo en Sevilla y, aunque destacan el paso al frente de Podemos, no descartan que la cosa acabe torciéndose en función del imprevisible curso de los acontecimientos a nivel nacional. En la capital tanto IU como Podemos tienen elegido ya a un candidato cada uno: el maestro y exparlamentario andaluz Ismael Sánchez por IU; la ingeniera y portavoz de Podemos Sevilla, Susana Hornillo, por el partido morado. Quién será finalmente el cabeza de lista es una incógnita. Si no hay figura de consenso, queda la opción de unas primarias, aunque en IU preocupa el impacto que eso puede tener en la cohesión de las bases, sobre todo con el ambiente crispado que ya existe tras la desagradable experiencia de las autonómicas. El comunicado con el que las seis fuerzas anunciaron su acuerdo el jueves no menciona nada al respecto [ver aquí].

El de Sevilla es un acuerdo políticamente relevante. La capital de Andalucía es la ciudad más poblada de España con el PSOE en la alcaldía, concretamente con Antonio Muñoz, que aspira a seguir y ante la descomposición de Cs se queda con las formaciones a su izquierda como únicas aliadas posibles. En las filas socialistas preocupa una atomización en ese espacio. No sólo, pero sí especialmente, en Sevilla. El acuerdo a nivel provincial, cuya concreción facilitaría además la elección de representantes en la Diputación de Sevilla, parece un paso hacia la unidad, pero no conviene extraer de él conclusiones precipitadas. Como recalcan desde Podemos, es resultado de la autonomía de las bases locales, bajo coordinación provincial, para trabajar en posibles confluencias. Lo anunciado el jueves implica una "disposición", pero no que vaya a haber listas conjuntas en todos los municipios ni que vaya a replicarse algo así en el resto de provincias –aunque la operación haya suscitado e interés en alguna, como Granada–. Eso sí, señalan los morados, es obvio que hay una voluntad de acuerdo. Un detalle no menor: las fuerzas han decidido no salir aún en una foto conjunta. Señal de precaución.

Acuerdos pendientes

Tanto IU como Más País coinciden en el mensaje: la voluntad es llegar a acuerdos lo más amplios posibles allá donde sea posible. Ahora bien, no en todas partes cuaja. En Málaga las posiciones parecen enconadas. En Granada IU, Más País, Equo e Iniciativa del Pueblo Andaluz han cerrado una alianza en la que no está Podemos. De modo que en Granada ahora mismo hay dos espacios: esta alianza de cuatro partidos y otra llamada Granada se Encuentra, que es la confluencia previa de IU, Podemos e independientes. Está por ver si hay una síntesis.

Tampoco hay todavía un acuerdo entre IU y Podemos en Córdoba, donde está radicada la secretaria general de la formación morada en Andalucía, Martina Velarde. Una encuesta de junio de la Universidad de Córdoba daba a IU cuatro concejales y situaba a Podemos en riesgo de desaparición. En IU confían en que la debilidad de Podemos en algunas capitales, como la propia Córdoba o Huelva, empuje al partido a sumarse a la confluencia. En Almería no hay aún acuerdo entre Podemos e IU. En Jaén un partido local, Jaén Sentido y Común (JSyC), ha llegado a acuerdos con Podemos y con IU.

Cádiz y Adelante Andalucía

Cádiz es otra historia. Allí hay un acuerdo de Podemos, IU, Ganar Cádiz, Equo y Alternativa Republicana, a la espera de la incorporación de Más País. La gran incógnita es si habrá confluencia con Adelante Cádiz, que afronta el relevo del alcalde desde 2015, José María González Kichi. Su sucesor como candidato será David de la Cruz, portavoz de Adelante Cádiz. Ahora mismo no hay cerrada una confluencia entre el grupo de Podemos-IU y Adelante Cádiz. El tiempo dirá si se produce.

En cuanto a los planes a nivel municipal de Adelante Andalucía, el partido de Teresa Rodríguez da por hecho que presentará candidaturas como mínimo –pero no sólo– en todas las capitales como siguiente paso de cara a su objeto de obtener representación en las generales. Adelante obtuvo dos escaños en las autonómicas. Su conformación como una fuerza aparte del espacio Podemos-IU-Más País tiene difícil marcha atrás, dado que Adelante pone el énfasis en el carácter de partido sin ataduras con "Madrid".

Nombres y marcas

El proceso de confluencia se enfrenta a diversas incógnitas. Una de ellas son los nombres. El de Por Andalucía salió trasquilado de las autonómicas. Podemos ha solemnizado que su nombre debe formar parte de la "marca". Esto puede ser un problema si implica llamar a la candidatura Unidas Podemos, porque Más País no quiere esta fórmula. No obstante, ello no es imprescindible. Tal y como está enunciado por Podemos, podría valer con que el nombre y el logo aparezcan en la papeleta, no necesariamente en el nombre de la candidatura. Es más que probable que haya soluciones diferentes según los municipios, aunque las soluciones provinciales deben ser homogéneas para optimizar resultados en las diputaciones, que también se eligen el 28 de mayo.

La cuestión del nombre preocupa, porque como demostraron las elecciones de junio de 2022 la marca importa, sobre todo si induce a lío. El análisis de los principales integrantes de la coalición Por Andalucía tras las elecciones coincidía en que había parte del electorado que se perdió por la confusión entre su confluencia, que no llevaba el nombre ni el círculo de Podemos en la papeleta, por haberse inscrito tarde, y Adelante Andalucía, que es el nombre que tenía antes la unidad de Podemos e IU en Andalucía y que además llevaba el nombre y la cara de la antigua candidata, Teresa Rodríguez.

Belarra reaparece tras su baja maternal con más retos que nunca por la colisión entre Podemos y Sumar

Belarra reaparece tras su baja maternal con más retos que nunca por la colisión entre Podemos y Sumar

Más sobre este tema
stats