LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

Consulta catalana 2014

Susana Díaz alerta de que Cataluña está “atrapada” entre los “intereses de las derechas” de PP y CiU

Susana Díaz y Pere Navarro se abrazan en el mitin de L'Hospitalet, este domingo 2 de febrero de 2014.

J. R.

El PSC dejó atrás el tren soberanista, pero eso no le iguala al PP y Ciutadans. Los socialistas están en medio del sándwich, como Cataluña, víctima del "choque de trenes" entre los que quieren "enfrentar España con Cataluña" y los que quieren dejar a "Cataluña aislada" y "en soledad". 

Susana Díaz trasladó este domingo ese mensaje a sus compañeros del PSC en un mitin en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Una imagen de respaldo al primer secretario, Pere Navarro, y a su discurso impulsada por la mujer con más poder de todo el socialismo, la presidenta de la Junta. Ella ha sido la que más ha trabajado, junto a Alfredo Pérez Rubalcaba, para alejar el espantajo de la ruptura y apuntalar el modelo de España federal parido en Granada el pasado julio. 

La jefa del Gobierno regional y secretaria general del PSOE andaluz quería mantener un acto de partido con Navarro un día antes de su reunión con Artur Mas, con la idea de evidenciar su apoyo en medio de la mayor crisis interna desde su fundación, en 1978. Y para ello pensaron en L'Hospitalet, un bastión de la izquierda y una de las pocas ciudades en las que el PSC conserva el poder, en manos de Núria Marín desde 2008. Precisamente por ahí Díaz ensambló su discurso, recordando cómo los ayuntamientos catalanes –el granero de votos histórico para el partido, arruinado en las últimas municipales, en 2011– se convirtieron en un ejemplo de "integración" y "convivencia", los que ayudaron a "tejer" la Cataluña de hoy, suturando las fracturas entre los emigrantes y los catalanes de origen. "Ahí estaba el origen de la igualdad de oportunidades", la "seña de identidad" de los socialistas, reivindicó. 

Pero PSOE y PSC trabajaron, a la vez, por la recuperación de la autonomía y el autogobierno, según recordó Díaz. "Esa autonomía es lo que a algunos molesta, por un lado y por otro". "Estamos atrapados entre separadores y separatistas. En medio de un choque de trenes" entre los que quieren "llevar a Cataluña a la soledad", los independentistas, y los que "quieren enfrentar a España con Cataluña". "Los socialistas de toda España no vamos a permitirlo. Por eso estamos junto a Pere Navarro y al PSC. Porque no somos ni separadores ni separatistas", proclamó.

Revisar la Constitución para que todos estén "a gusto"

La presidenta se preguntó qué está pasando, por qué hay "tanto ruido". Se debe, dijo, a que "los intereses de determinadas derechas, en España y en Cataluña se impone al interés de los ciudadanos". Unos, el PP, porque tienen un modelo, "el centralista", que quiere "quitar competencias" a las comunidades, robándoles autogobierno, como también hacen con Andalucía, para que no se vea que "otra política es posible". Otros, CiU, porque buscan dejar "aislada a Cataluña", mientras no han "usado su autogobierno" para "atender a quien más lo necesita", que es su prioridad. 

Como es habitual en sus discursos, Díaz asumió que hay "cosas que no se han hecho bien", como el "desarrollo y tramitación del Estatut". Pero, a diferencia de otras formaciones, PSOE y PSC sí tienen "un plan", "público", una "hoja de ruta", que es el modelo federal, la reforma de una Constitución que se ha quedado "pequeña" tras 35 años, aunque haya dado "mucho de sí". Se trata de "encontrar lo que une" a catalanes y españoles, buscar una fórmula en la que todo el mundo esté "más a gusto y juntos", que respete las "singularidades" de Cataluña y preserve la "igualdad" entre los ciudadanos. 

"Y necesitamos al PSC, y a Pere Navarro", culminó Díaz. La secretaria general del PSOE-A le agradeció el "esfuerzo" que está haciendo al defender su discurso, a veces "mal entendido" y "con dolor", pues el riesgo cierto de escisión interna está ahí después de la desobediencia de tres diputados en el Parlament el pasado 16 de enero, y sobre los que pesa la amenaza de expulsión. 

"Tras provocar tanto daño, empiezan a descomponerse"

La segunda parte del parlamento de Díaz estuvo centrada en el PP. En Mariano Rajoy y en su Convención Nacional en Valladolid –el "cónclave", se mofó–, que el presidente clausuró hoy. Los conservadores, dijo, "llevan tres días intentando explicar que no están peleados entre ellos". Con Jaime Mayor Oreja, que ha dado un portazo y no repetirá en las europeas. Con José María Aznar, que ni pisó la convención. Con Alejo Vidal-Quadras, que se ha marchado a Vox. Y con el PP andaluz, que "es como una obra de teatro, cuyos personajes están en busca de autor". Díaz argumentó que están "cabreados" entre ellos porque su proyecto está construido "desde la mentira, desde intereses dispares y desde el engaño". "Tras provocar tanto daño, empiezan a descomponerse". 

La líder del PSOE andaluz, contestando a Rajoy, le dijo que está haciendo "demasiado daño" a los ciudadanos. A los parados y los que están con trabajo, mermándoles sus derechos, a profesores y estudiantes, a los pensionistas, a los dependientes. "Y ahora, de nuevo, a las mujeres", con su contrarreforma del aborto. "Lo de ahora ha sido una crueldad, desigualdad y vergüenza bochornosas. De nuevo somos una vergüenza fuera de nuestra tierra", en Europa. 

Díaz apenas se refirió a su gestión en la Junta, más que para subrayar que es posible otra política. Sí anunció que, el pasado viernes, comunicó al Gobierno central que Andalucía cumplió los objetivos de déficit (1,58% era el techo fijado para 2013), "protegiendo a los que más lo necesitan", y eso que Rajoy no hace más que poner "piedras en el camino" al Ejecutivo regional. 

Por último, la secretaria general llamó a los socialistas a concentrarse en las elecciones europeas de mayo, en la que debe defenderse una UE diferente, "solidaria", y en la que España se juega mucho. 

El Congreso rechaza por primera vez el derecho a decidir de Cataluña

El Congreso rechaza por primera vez el derecho a decidir de Cataluña

Navarro defiende Granada

Después de Díaz, subió al escenario Navarro, quien elogió que la presidenta "hable de España federal, del derecho a la diversidad, de vivir juntos", un discurso muy diferente al del PP. "Ese es el país que defiende el PSC en Cataluña y en toda España, una España que quiere vivir en libertad y en paz", proclamó el primer secretario. Frente a los socialistas, PP y CiU, que comparten modelo social aunque estén enfrascados en una guerra de banderas. 

Navarro defendió asimismo la Declaración de Granada, "un único proyecto para toda España" que se llama reforma de la Constitución, respeto a las singularidades, arquitectura federal y "financiación justa y solidaria". 

Más sobre este tema
stats